La economía que viene: qué les promete Kulfas a las economías regionales en materia de retenciones

El economista del equipo de Alberto Fernández recibió días atrás a los industriales bodegueros, entre otros sectores. Dólar, exportaciones y derechos, en la agenda

ndonato@infobae.com
La industria vitivinícola en crisis, con un mercado interno y exportaciones planchadas
La industria vitivinícola en crisis, con un mercado interno y exportaciones planchadas

El equipo del presidente electo, Alberto Fernández, dejó entrever en varias oportunidades que estaba trabajando en un aumento de las retenciones para el sector agropecuario, lo cual genera en todos los sectores productivos una señal de alerta. ¿Será para todos? ¿Qué productos se verán afectados? El gobierno de Mauricio Macri comenzó su gestión reduciendo los derechos, pero finalmente las necesidades fiscales lo forzaron a volver a subirlas y, en muchos casos, directamente a reinstalarlas. Los sectores industriales, y especialmente las economías regionales, sufrieron también la reducción de los reintegros a las exportaciones, que sumados que la fuerte caída de la actividad generaron un combo explosivo.

El gobierno que llegará el 10 de diciembre tiene una idea clara: las retenciones a la industria deben ser eliminadas. Lo dijo el propio Fernández en declaraciones públicas. “Las retenciones sólo se podían concebir para la producción primaria a la que no se le agrega valor y que opera como un commodity en el mundo, pero para el producto industrializado ponerle retenciones es un disparate magnífico”, dijo el mandatario electo en plena campaña electoral, antes de las PASO. Y este mensaje es repetido por todo su equipo en cada reunión que mantiene con el sector productivo.

Quien se está reuniendo desde hace varios meses con los representantes de varios sectores industriales es el economista Matías Kulfas, el referente del Frente de Todos para ocupar la cartera de Producción. Días atrás, recibió en las oficinas de Puerto Madero a los representantes de la industria bodeguera, quienes le mostraron las cifras del sector y le transmitieron la necesidad de que el próximo gobierno tome medidas para ayudar a reactivar la industria. Participaron del encuentro directivos de la cámara Bodegas de Argentina, encabezada por Patricia Ortiz, y Kulfas tenía previsto asistir junto a Santiago Cafiero, quien finalmente no estuvo presente.

Luego de que la entidad le mostrara una presentación con los números de la industria y las perspectivas hacia adelante, Kulfas tomó nota y luego les dejó, aunque sin demasiadas precisiones, algunos datos en claro: con una fuerte necesidad de dólares, el próximo gobierno hará foco en las exportaciones; apuntarán a un dólar competitivo y la gran batalla será la inflación. En materia de retenciones, no les prometió eliminarlas ni bien asuma el gobierno, pero sí les transmitió que “pueden licuarse con la devaluación”, en referencia a que son un valor fijo y va perdiendo peso si sube el tipo de cambio.

El economista Matías Kulfas es el referente con los sectores productivos
El economista Matías Kulfas es el referente con los sectores productivos

De hecho, esos $ 3 por dólar exportado representan 5%, cuando los reintegros son apenas por encima de 3%, por lo que “todavía queda una diferencia, pero no es tan importante”, remarcó Alberto Arizu, de Luigi Bosca, durante el evento de fin de año organizado por la cámara.

Estas palabras de Kulfas generaron alivio en el sector, que por lo menos espera que no suban los derechos de exportación y que, por el contrario, puedan ir bajando en la medida de lo posible. Sin embargo, si el nuevo gobierno deja subir el dólar y no toca las retenciones, cada vez se sentirá menos.

Durante el evento de Bodegas de Argentina, Ortiz expresó en su discurso que la situación de la vitivinicultura aún sigue crítica, con un mercado interno amesetado luego de años de caída y un mercado externo con potencial, pero que requiere inversión del Estado. La directiva comentó que el consumo en el mercado interno cayó el 20% en los últimos diez años y hoy se ubica en 18 litros por habitante por año.

En cuanto al mercado externo, remarcó que es esencial la promoción del vino argentino en el exterior para incrementar las exportaciones, de manera de revertir la caída del 15% sufrida en la última década. Esta falta de exportación y un mercado interno deprimido se traduce en excedentes que impactarán en la próxima cosecha, "excedentes que afectan a las bodegas y a los productores por igual”, apuntó Ortiz.

En este sentido, señaló que para aliviar al sector es clave avanzar con medidas tendientes a reducir retenciones e incrementar los reintegros a la exportación. “También es necesario que las provincias que aún no han avanzando con el acuerdo del consenso fiscal de 2017, cumplan con la reducción de la alícuota de ingresos brutos que tanto impacta a las bodegas”, dijo.

Seguí leyendo:

Empeora el pronóstico oficial sobre la economía: la recesión sería del 1,5% en 2020

MAS NOTICIAS
COTIZACIÓN PRINCIPALES MONEDAS