El precio del dólar oficial suma un incremento de 58,4% en 2019. (Luciano González)
El precio del dólar oficial suma un incremento de 58,4% en 2019. (Luciano González)

En la cuarta rueda de vigencia del control de cambios reforzado, las cotizaciones formales del dólar se mantuvieron con mínimas variantes, mientras que las alternativas, como el dólar libre o el bursátil, no pudieron escapar de un sesgo volátil también alcista.

El volumen operado en el mercado mayorista permaneció en niveles mínimos, cercanos a USD 300 millones diarios, un monto con el que el Banco Central se siente cómodo para regular la liquidez y arbitrar en el nivel del tipo de cambio. Incluso en algunas jornadas llegó a adquirir divisas para sumar a las debilitadas reservas internacionales.

En ese aspecto, el BCRA informó un saldo neto negativo de USD 7.460 millones por su participación en el mercado de cambios entre el 12 de agosto y el 25 de octubre, lo que significa que entre las PASO y las elecciones presidenciales la entidad vendió casi USD 7.500 millones para tener frenado al dólar debajo de los 60 pesos en el segmento mayorista.

En las sucursales del Banco Nación el precio de la divisa permaneció inamovible, a $63,50 para la venta al público. En el promedio de bancos del microcentro porteño se ofreció al cierre a 63,23 pesos.

En la plaza mayorista finalizó a $59,67, con baja de cinco centavos. El monto operado en el segmento de contado (spot) fue de unos USD 346,8 millones, mientras que en futuros se negociaron contratos por USD 370,9 millones, donde las posturas para diciembre de 2019 concluyeron a 70,45 pesos.

En las ruedas de esta semana es usual que transcurra cerca de una hora desde la apertura de los negocios para que se conforme un precio y se concreten operaciones.

A partir de las elecciones primarias los depósitos en dólares en efectivo del sector privado restaron unos USD 13.000 millones

Tras la confirmación de la victoria electoral de Alberto Fernández, candidato a Presidente del Frente de Todos, el BCRA endureció los controles cambiaros y redujo de USD 10.000 a USD 200 el límite mensual a personas físicas a la compra de divisas para atesoramiento. Asimismo, los pagos de importaciones entre empresas no vinculadas y los gastos con tarjeta de crédito en el exterior continúan operando sin restricciones.

“El mencionado endurecimiento del 'cepo’ permite conciliar los dos pedidos que realizó en campaña el flamante presidente electo: controlar la depreciación del tipo de cambio oficial y no perder reservas”, puntualizó Ecolatina.

El dólar libre gana dos pesos, a 69 pesos en el reducido mercado paralelo de “cuevas” y “arbolitos” que abundan en el microcentro porteño. La paridad bursátil del “contado con liquidación” volvió a superar los 80 pesos en la referencia operaciones con bonos y acciones, con una brecha de 34,4% con el mayorista.

Gustavo Ber, economista del Estudio Ber, precisó que “las brechas estuvieron más volátiles al ritmo de la pulseada entre los agentes económicos que todavía dolarizan y aquellos con necesidades de pesos por el fin de mes”.

Vale recordar que la brecha cambiaria todavía no llega a la registrada en el último día de gobierno de Cristina Kirchner. El 9 de diciembre de 2015, con un control de cambios aún más rígido que el presente, la brecha entre el dólar oficial mayorista ($9,74) y el “contado con liqui” ($15,40) alcanzó el 58%, mientras que entre el minorista ($9,82 en promedio) y el “blue” (en $14,73) se ubicó en el 50 por ciento.

Mientras tanto, las reservas continuaron el miércoles con su caída por 66° rueda consecutiva y se ubicaron en niveles de USD 43.269 millones, según datos sujetos a ajuste, al monto más bajo desde el 25 de enero de 2017. Desde las PASO los activos restan USD 23.040 millones (-34,7%), y unos USD 22.537 millones desde el inicio de 2019.

“Se monitorea la dinámica de las reservas, ya que otras fuentes de drenaje de divisas siguen abiertas, y ello se combinará con la decisión de ir desarmando la ‘bola’ de Leliq que implicará una reducción en las tasas”, expresó Gustavo Ber.

Por su parte, los depósitos privados en dólares en efectivo del lunes 28 (último dato disponible) presentaron un retroceso de USD 312 millones (-1,6%), para alcanzar los USD 19.553 millones, la cifra más baja desde el 18 de noviembre de 2016. Desde las PASO la salida de estos depósitos del sistema financiero fue de USD 12.946 millones o 39,8 por ciento.

Asimismo, el Comité de Política Monetaria del Banco Central (CoPoM) redujo este miércoles en cinco puntos porcentuales el límite inferior de la de Letras de Liquidez (Leliq) para noviembre, para ubicarla en el 63% anual.

Según sostuvo el organismo que preside Guido Sandleris, esto es “consistente con las proyecciones de mercado de desaceleración en la tasa de inflación”. Y remarcó que la meta de Base Monetaria resultante para noviembre se estima en $1.584 mil millones (1,58 billón), neta de las operaciones cambiarias del mes.

Además, el Banco Central dispuso que a partir del 1º de noviembre no se admitirá la integración con Letras de la exigencia para los bancos de efectivo mínimo en pesos provenientes de las obligaciones a la vista alcanzadas, es decir, encajes. Según cálculos privados, por esta normativa el stock de Leliq podría ceder unos $148.000 millones aproximadamente, un 19% del total.

El Banco Central dejó este jueves sin cambios la tasa de política monetaria en la licitación de Leliq a siete días de plazo, en 68,002% anual.

La entidad absorbió poco menos de $40.000 millones, con la colocación de Leliq en dos tramos por 198.010 millones de pesos. La entidad que preside Guido Sandleris cuenta ahora con un stock de Leliq de 796.759 millones de pesos.


SEGUÍ LEYENDO: