La directora del FMI, Christine Lagarde, junto al presidente Macri y el ministro Dujovne.
La directora del FMI, Christine Lagarde, junto al presidente Macri y el ministro Dujovne.

La deuda pública de Argentina exhibió un importante crecimiento de casi 8% en el último trimestre de 2018, en un período en el que el Fondo Monetario Internacional (FMI) giró unos 13.000 millones de dólares.

A la par, el retroceso de 8,6% del valor del dólar en el período, de $41,25 a fin de septiembre a $37,70 para diciembre, según la cotización mayorista, contribuyó a amortiguar el peso de la deuda pública respecto del PBI, que cedió del 95,4% en septiembre de 2018 al 86,2% en diciembre último.

Desde que Macri asumió la Presidencia la deuda pública aumentó en casi 92.000 millones de dólares

Esa suma de factores llevó a la deuda pública total, que incluye los Cupones atados al PBI, a USD 345.384,7 millones, con un alza de 7,6% respecto del tercer trimestre de 2018 y de un 3% en el último año, desde los USD 334.707 millones del cierre de 2017.

Si se considera solo la deuda pública bruta, según la definición de la Secretaría de Finanzas y sin contabilizar los USD 13.192,9 millones de los Cupones PBI –pues estos devengan intereses solo cuando la actividad económica crece más de 3%-, ésta asciende a USD 332.191,8 millones, con un aumento de 8% en el último trimestre de 2018, y un incremento interanual de 3,5% en los últimos doce meses.

De esta forma, la deuda pública bruta, excluido el Cupón PBI, representó a fin de 2018 el 86,2% del Producto, estimado por esta base en 385.373 millones de dólares. Desde que Mauricio Macri asumió la Presidencia, la deuda pública bruta trepó en casi 92.000 millones de dólares.

Si se toma en cuenta el Cupón PBI, la deuda pública total equivale al 89,6% del PBI.

En el último trimestre del año pasado se efectuaron dos desembolsos del FMI, en el marco de un acuerdo stand by por unos USD 57.000 millones. El 30 octubre pasado ingresó un tramo por USD 5.631 millones, mientras que el 21 de diciembre llegaron otros 7.619 millones de dólares. En junio ya habían llegado unos USD 15.000 millones, mientras que en todo 2018 el FMI aportó poco más de USD 28.000 millones, la mitad de lo pactado.

Un reporte de Ecolatina indicó que "el total de pasivos del Sector Público Nacional pasó de USD 321.000 millones a fines de 2017 a USD 332.000 millones en 2018. De este modo, se observa que los pasivos totales crecieron poco más de USD 10.000 millones el año pasado, lo que implica un avance anual de solo 3%. Sin embargo, el ratio deuda-PBI escaló de una manera significativa: este cociente saltó casi 30 puntos porcentuales el año pasado producto de que más del 75% de los pasivos totales están nominados en moneda extranjera".

La deuda de la administración central contraída en el exterior alcanzó el 48,9% del total, unos USD 161,2 millones de dólares, la tasa más alta desde el primer trimestre de 2005, cuando se concretó el canje de deuda tras el default de 2001 y se situó en el 58% del total. Si se contempla la deuda en moneda extranjera, emitida a nivel nacional y en el exterior, significa el 76,2% del total.

Ecolatina enfatizó que "el stock de deuda relevante pasó de USD 165.000 millones en 2017 a más de USD 200.000 millones en 2018, marcando un avance anual de 25%".

El tamaño de la deuda en relación al PBI ascendió al nivel más alto desde la reestructuración de 2005

Para el Gobierno, la deuda "relevante" es aquella contraída con organismos internacionales (como el FMI) y acreedores privados, sin contabilizar los bonos soberanos en poder de organismos estatales.

En igual sentido, Ecolatina consignó que "el ratio deuda pública relevante sobre PBI escaló 24 puntos porcentuales, cerrando 2018 alrededor de 53%. Esta dinámica obedece a que los primeros desembolsos del FMI se usaron, en parte, para cancelar deuda con ANSeS y el Banco Central".

SEGUÍ LEYENDO: