“No me gusta ir al FMI pero cuando se incendia la casa hay que usar el matafuegos”
“No me gusta ir al FMI pero cuando se incendia la casa hay que usar el matafuegos”

Enviado especial a Mendoza: En el panel más esperado en la primera jornada de la 39 Convención Anual del Instituto Argentino de Ejecutivo de Finanzas, Carlos Melconian destacó "los rápidos reflejos del Presidente para acudir al FMI, aunque  no me gusta, primero en junio, y después en agosto".

En apenas 20 minutos de exposición frente a la atenta expectativa de más de 200 ejecutivos de finanzas de las principales empresas del país, y con el desafío previo de responder al final ¿qué pasó en el encuentro con el presidente Mauricio Macri el último sábado en Olivos?, Melconian sintetizó su visión de por qué fracasó el Acuerdo I con el FMI, porque se atendió a la urgencia de las necesidades de financiamiento de USD 30.000 millones de la deuda pública, hasta 2019; pero, agregó, "había otros dos 30.000 millones que cubrir:

1. Los USD 30.000 millones del desarme de las Lebac; y

2. Los USD 30.000 millones de déficit de la cuenta corriente de la balanza de pagos: por el rojo comercial, del turismo internacional y de la demanda para ahorro del sector privado.

Después de repetir su disidencia con lo hecho en la primera etapa del Gobierno de Macri, "no por si era gradualismo o shock", sino por "las inconsistencias entre una política fiscal relajada, con alto déficit, y una política monetaria dura; y de explicar que "no me gustó ir al FMI, pero cuando se incendia la casa hay que usar el matafuego".

En los últimos dos años de Gobierno había una inconsistencia entre una política fiscal relajada y una política monetaria dura

Y, agregó: "cuando fracasó el primer acuerdo, que se manifestó en la devaluación, la suba del índice de riesgo país, se aceleró la inflación y cayó el nivel de actividad, el Presidente volvió a ser rápido de reflejos, y acudió al FMI en busca de un nuevo acuerdo".

Ahí, dijo Melconian, "lo importante es ver cómo piensa el FMI, hay una necesidad de financiamiento de USD 18.000 millones, los adelanto, y restan unos 8.000 a 9.000 millones de dólares, porque nunca financia todo;  los USD 30.000 millones de cancelación anticipada se arregla con la suba de los encajes bancarios y la devaluación; y los otros USD 30.000 millones de cuenta corriente, se corrige con un dólar de $40 o $38, con más exportaciones y menos importaciones, y menos salidas por turismo".

Claro que para acceder a ese acuerdo, completó el análisis, "la Argentina tuvo que adelantar el objetivo del déficit primario cero para 2019; y poner retenciones a todas las exportaciones, que como al Presidente, no me gusta", dijo el economista.

Y, supuso el ahora director de Macroview que "el Gobierno va elaborar unas nuevas metas de inflación, pero con otros niveles, hasta que venga un plan económico".

Expectativa de baja de la demanda de dólares

"Si bien en una Argentina donde la demanda de dólares es genética, es difícil predecir qué pasará", aclaró Melconian, observó que "pocas veces el tipo de cambio en valores ajustados tuvo el valor de hoy, en torno a $40, es equivalente a $43 de la época de Roberto Lavagna; y muy lejos de los $9 de Axel Kicillof, de ahí que acomodar esta cosa loca de las últimas semanas es posible, sobre todo porque este Acuerdo al FMI le tiene que salir bien".

Sobre esa base, concluyó que "si el Fondo está dispuesto a adelantarle a la Argentina USD 18.000 millones, que se estire un poco más y que le agregue los USD 8.000 a 9.000 millones que falta, y listo".

Es importante que el Congreso ‘no joda’, que apruebe el déficit cero, el aumento de emergencia de las retenciones, y el Presupuesto 2019, porque hay que terminar con el capítulo del financiamiento del déficit con Lebac y Letes

Claro, "para eso", cerró Melconian, "es importante que el Congreso 'no joda', que apruebe el déficit cero, el aumento de emergencia de las retenciones, y el Presupuesto 2019, porque hay que terminar con el capítulo del financiamiento del déficit con Lebac y Letes que son una bomba de tiempo, y domar al mercado cambiario, y luego atender la situación de la actividad y el empleo".

Diálogo fluido con el Presidente

Respecto al confuso episodio del último sábado, donde muchas versiones le habían calzado a Carlos Melconian el traje de ministro de Economía, el ex presidente del Banco Nación y "amigo" del Presidente dijo: "concurrí a verlo a Olivos, como otras 20 veces en diversos lugares, en público y a solas, y nunca había trascendido, como tampoco los temas que conversamos. Siempre los dos cumplimos en los términos de lo que son los códigos".

"Lo del  sábado fue una cosa como una vez más. Acá, salvo que me esté perdiendo algo, es diferenciar el sábado el domingo, porque se dice 'el fin de semana', pero el sábado no escuché nada. El domingo fue lo del cambio de Ministerios y demás; pero yo siempre he hablado con el Presidente lo que ve y lo que veo, qué harías que no harías, con un stock acumulado de las cosas que venimos hablando, en el caso de este Presidente, previo al 10 de diciembre de 2015″.

Lo del  sábado fue una cosa como una vez más. Acá, salvo que me esté perdiendo algo, es diferenciar el sábado el domingo, porque se dice ‘el fin de semana’, pero el sábado no escuché nada

Carlos Melconian consideró esos encuentros como algo natural: "He tenido diálogo con los últimos presidentes, menos con Raúl Alfonsín y con Cristina Kirchner, estuve 6 veces con Néstor Kirchner".

Seguí leyendo: