Guillermo Francos, presidente de Wilobank  (Lihue Althabe)
Guillermo Francos, presidente de Wilobank  (Lihue Althabe)

El Wilobank es desde el  30 de junio pasado el primer banco 100% digital de la Argentina. Esta institución es la única en su tipo autorizada hasta ahora por el Banco Central de la República Argentina (BCRA). El banco propiedad de la Corporación América, el holding de Eduardo Eurnekian, ya logró superar los 6.700 clientes y su meta es conseguir unos 50.000 en el primer año de operación.

"Entre las  principales ventajas de operar con un banco digital se destaca que no hay que ir a ninguna sucursal ni perder tiempo haciendo colas, pero entre los servicios que ofrecemos hay una diferencia con respecto al resto de la banca ya que a nuestros clientes le pagamos  un 20% anual por los depósitos en caja de ahorro. Un banco cualquiera hoy en la Argentina paga menos del 1% anual y alguno no paga nada directamente por el dinero que puede dejar un cliente que tiene una cuenta sueldo en ese banco. Nosotros nos presentamos para las personas que están bancarizadas como un banco alternativo, como un banco complementario", comenta a Infobae el presidente de Wilobank, Guilermo Francos, y agrega que "como el banco no tiene sucursales físicas nos  comunicamos a través de la cuenta de email personal del cliente; y estamos presentes tanto para el bancarizado como para el que no está bancarizado".

Desde la empresa explican que el banco funciona las 24 horas los 365 días del año y para ser cliente hay que bajarse la aplicación de Wilobank, que está disponible para Android en Google Play. 

El trámite es bastante rápido y de acuerdo a la experiencia con distintos clientes el tiempo para hacerse cliente va de 5 y a 10 minutos. En 10 minutos se puede abrir una caja de ahorros, sacar una tarjeta de crédito, se obtiene un préstamo personal que se acredita en la cuenta en ese mismo momento, y una tarjeta Mastercard con tecnología contactless.

 

Una vez descargada la aplicación, el segundo paso es la validación del DNI de la persona con un escaneo, tanto el anverso como el reverso. Luego se pasa a una filmación, en modo selfie, donde se le pide al cliente algunos gestos y movimientos para demostrar que está vivo.

Durante ese proceso la aplicación va obteniendo algunas fotografías que, con biometría, compara con el DNI. Entonces se tiene la validación del documento, la prueba de vida y la comprobación de que quien está realizando ese proceso es quien dice ser. El banco hace el scoring mientras se toman las fotos. Luego, el cliente carga sus datos personales, selecciona los productos que quiere y el proceso finaliza cuando se crean un usuario y contraseña para operar.

El banco ofrece también créditos personales que van de los $ 5.000 a los 100.000 y en el futuro también proyecta otorgar créditos hipotecarios y para empresas. Una vez que la persona es cliente, la disponibilidad del préstamo queda vigente por 30 días. En general la banca tradicional pone penalidades para la precancelación de los préstamos; en tanto este banco no cobra ninguna penalidad.

Seguí Leyendo: