Las recientes reuniones con economistas que realizaron el presidente del Banco Central de la República Argentina (BCRA), Federico Sturzenegger, con los llamados economistas digitales o 4.0, y el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, con economistas a los que el mercado denomina históricos o conservadores ha generado un fuerte polémica. En particular los economistas definidos por el Gobierno como revolucionarios o talibanes anti Cambiemos que no han sido convocados a estas reuniones de acercamiento, como las llaman desde el ministerio de Hacienda, se muestran molestos por haber quedado afuera de las convocatorias de ambos funcionarios.

El viernes pasado, luego del supermartes financiero del 15 de mayo, con un desayuno muy frugal Sturzenegger recibió en su despacho a varios colegas jóvenes, críticos y "estrellas" de Twitter. Allí se dio cita un grupo de de jóvenes economistas que tiene un pensamiento económico más cercano al Gobierno y que tiene un común denominador.

Son los llamados economistas digitales o 4.0 y son muy influyentes en las redes sociales. En ese grupo se encuentran los economistas Ramiro Castiñeira (Econométrica); Santiago Bulat, (Orlando Ferreres & Asociados); Gabriel Zelpo (Elypsis); Federico Furiase (EcoGo); Nery Persichini (GMA Capital); Diego Martínez Burzaco (MB Inversiones); Matías Carugati (Management & Fit), Martín Kalos (EPyCA), Cristian Buteler (Buteler Servicios Financieros). Las edades de estos economistas están entre los 28 y 35 años.

"En esa reunión Sturzenegger  mostró un interés especial en explicarnos los pasos que siguió el BCRA en la crisis cambiaria para tratar de controlarla. Y nos repitió varios de los conceptos que manifestó en la reciente reunión del IAEF donde dio por superadas las turbulencias de mercado. Pero varios de los que fuimos a esa reunión consideramos que el BCRA actuó bien a lo largo de la crisis cambiaria e hizo lo que tenía que hacer", manifestó a Infobae uno de los participantes de esa reunión. En la misma, Sturzenegger reconoció que la negociación con el FMI podría incluir que el BCRA acote las transferencias al Tesoro de unos 140.000 millones de pesos para este año y que se acelere el tránsito para finalizar con el financiamiento al fisco con inflación.

El organizador del encuentro fue Gastón Carrana, un asesor de la presidencia del BCRA que es un economista cercano a los llamados 4.0. Stuzenegger les adelantó a esos economistas la noticia conocida esta semana que el BCRA tenía bajo su estudio una forma para tratar evitar nuevos "supermartes" de Lebac, pero rechazó que esas opciones incluyan un posible "canje" de esa deuda por bonos del Tesoro".

Para explicar el problema de las Lebac utilizó un término futbolero. "Luego de la renovación de las Lebac un señor me festejó que hubiéramos renovado todo el vencimiento de las Lebac, unos 617.000 millones de pesos como si festejara un gol de Messi en la selección nacional y esa es una señal de que esto tomó una dimensión inadecuada", dijo.

También les explicó a los economistas digitales que una manera de aliviar esa situación podría ser la de dar incentivos de tasa a más largo plazo para evitar concentraciones, pero dijo temer que esa señal de nacionalización en la curva de tasas (más bajas para plazos cortos, más altas para los largos -hoy está al revés-) pueda alimentar expectativas de inflación. Esto fue lo que anunció el BCRA el miércoles pasado.

Sturzenegger  dijo que con esta crisis "salió fortalecida la independencia del BCRA y la necesidad de preservarla". El presidente del BCRA también se explayó sobre el futuro de la cotización del dolar y manifestó que "el valor de $25, que marcó como límite el BCRA al ofrecer unos USD 5.000 millones al mercado es coyuntural".

También admitió en esa reunión con los economistas digitales que se llegó a una recalibración de las metas de inflación luego de que perdiera tres discusiones importantes con los hombres de la Jefatura de Gabinete y se lamentó por haber potenciado sus efectos al haber bajado las tasas de referencia en un contexto de suba de tasas de interés internacionales y aumento de la tasa de inflación local.

"En nuestro grupo la mayoría está de acuerdo en el gradualismo para mejorar la economía y no estamos de acuerdo en hacer desaparecer el Estado o el BCRA como plantean los economistas fundamentalistas que ya la han pifiado mucho con sus proyecciones en el pasado y también los conservadores que tienen mucha responsabilidad de los planes económicos aplicados en nuestro país en el pasado", sostuvo a Infobae otro de los asistentes a la reunión.

Ricardo Arriazu, Miguel Bein, Miguel Kiguel y Pablo Guidotti
Ricardo Arriazu, Miguel Bein, Miguel Kiguel y Pablo Guidotti

Pero la interna entre los economistas estalló luego de que el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, en su segundo día como ministro "coordinador", se reuniera con un grupo de economistas de primera línea  identificados en el mercado como los conservadores.

Ricardo Arriazu (Arriazu y & Asoc.), Miguel Ángel Broda (Broda y Asoc.), Miguel Kiguel (Econviews), Miguel Bein (el ex referente económico de Daniel Scioli) y Pablo Guidotti escucharon una breve introducción del ministro y luego hablaron ellos.

"El ministro nos quería escuchar y fue una reunión informativa, un intercambio de ideas y claramente señalamos el problema fiscal de la inflación y de la cuenta corriente, fue un intercambio de ideas", dijo uno de los asistentes.

Estos economistas tienen edades que van de los 60 a los 78 años. Ellos querían escuchar y no tanto contar cosas. Igual, fue un intercambio. "Se habló sí de que las negociaciones serias con el Fondo recién comenzaron y que van a durar varias semanas, pero no dieron tiempo exactos", manifestó a Infobae el Secretario de Finanzas, Miguel Kiguel. "Se habló de la reducción del déficit fiscal y el ministro quería escuchar la opinión de estos economistas muy respetados en el mercado. La idea es convocar a más especialistas luego de la vuelta del ministro que estará en París en le cumbre de la OCDE esta semana", manifestó a Infobae una fuente cercana al ministerio de Hacienda.

Nicolás Dujovne recibió a los economistas Miguel Kiguel, Miguel Ángel Broda, Miguel Bein, Pablo Guidotti y Ricardo Arriazu
Nicolás Dujovne recibió a los economistas Miguel Kiguel, Miguel Ángel Broda, Miguel Bein, Pablo Guidotti y Ricardo Arriazu

En la reunión se habló sobre que pensaban los economistas sobre el ajuste fiscal y la importancia de bajar el gasto primario este año. Arriazu en tanto hizo foco en el tema externo y dijo que la tasa de crecimiento del mundo va a caer: "Los EEUU no pueden crecer más de un 2% anual. EEUU y Europa no tienen otra alternativa que desacelerar su crecimiento y la tasa de interés en EEUU inexorablemente va a subir, salvo alguna crisis inesperada".

Kiguel por su parte destacó que "la Argentina no atravesó una crisis sino una corrida cambiaria y no fue una crisis de deuda ni bancaria ni financiera. El principal riesgo para la Argentina es la suba de tasas en Estados Unidos. Nuestro país va a ser más barato en dólares y la actual paridad de $25 por dólar parece la adecuada".

Esas reuniones de Sturzenegger y Dujovne dejaron afuera a otos economistas, los que el Gobierno llama "revolucionarios o talibanes de la economía" como los especialistas Diego Giacominni, Javier Milei, José Luis Espert y Germán Fermo, un grupo de economistas que está entre los 45 y 50 años.

"La reunión de Dujovne hay que entenderla dentro de la interna gubernamental como una una respuesta a la reunión de Sturzenegger y los economistas tuiteros y digitales que fueron a esa reunión de adoctrinamiento", manifestó a Infobae el economista Director de Economía & Regiones Diego Giacominni. Y agregó que "el presidente del BCRA se reúne con los economistas más jóvenes para venderles su política monetaria y que estos luego vendan su política monetaria en las redes sociales y del otro lado el ministro de Hacienda reúne a los economistas con más cantidad de años de trayectoria en el mercado para sacarse la foto y vender que él se reúne con los que supuestamente más saben".

Javier Milei, Diego Giacominni, José Luis Espert y Germán Fermo
Javier Milei, Diego Giacominni, José Luis Espert y Germán Fermo

En el grupo de los economistas "revolucionarios" se quejan de que no los convocan porque ninguno, ni Sturzenegger ni Dujovne, quiere escuchar ideas diferentes ni cambiar sus políticas de fondo. También destacan que son profesionales que han propuesto políticas monetarias y fiscales alternativas a las que ellos aplican. En este sentido señalan que "el titular del BCRA tendría que haber llamado a profesionales que propongan cambiar el sistema de metas de inflación por otro sistema. O profesionales que hayan diseñado sistemas para desarmar la bomba de las Lebac, como Milei y Giacominni". Paralelamente destacan que "Dujovne tendría que haber llamado a profesionales que hayan diseñado programas fiscales mucho menos gradualistas que propongan dónde y cuánto reducir el gasto público pero la realidad es que a ninguno de los dos funcionarios les interesa cambiar sus políticas".

"En estos cinco meses, el dólar aumentó su poder adquisitivo un 45%, se perdieron USD 10.000 millones de reservas, la inflación se va en términos anualizados arriba del 30%; el nivel de actividad comienza a tender a 0% y más adelante comenzará a brindar números negativos, la tasa de interés que  querían en 20% ahora está en 40%, y como si todo esto fuera poco, nos quedamos sin financiamiento y tuvimos que volver al FMI. En este escenario, nada cambia. El presidente sigue manteniendo el mismo organigrama, los mismos nombres y, a su vez, las políticas se mantienen inalteradas", comenta Gicominni.

Seguí Leyendo: