La historia secreta de la Resolución 125 contada por sus protagonistas 10 años después

El viernes 29 de febrero de 2008 Guillermo Moreno le presentó a Néstor Kirchner la idea de imponer a la soja una retención de 63% y frente a ese panorama Martín Lousteau solicitó unos días para presentar una alternativa y preparó el esquema de retenciones móviles

Por dos razones el 11 de marzo es una fecha emblemática para la Argentina, pero no por sus virtudes. En el 2008, hace 10 años, el gobierno de Cristina Kirchner lanzó la Resolución 125 que generó una de las peores crisis políticas y económicas de la historia. En 1973, ese mismo día, el peronismo con Héctor J. Cámpora ganaba las elecciones presidenciales, iniciando uno de los períodos mas violentos de la historia argentina y donde la economía cayó en un profundo pozo.

Casualmente ambas historias se cruzarían en un momento. La aparición de la agrupación política kirchnerista "La Cámpora" en las rutas para defender al gobierno de Cristina Kirchner fue una de las consecuencias de la Resolución 125.  Si bien la agrupación nació cuando Néstor Kirchner, ya presidente, el 28 de diciembre de 2006 recibió de la familia Cámpora los atributos presidenciales del ex presidente Héctor Cámpora junto a un grupo de jóvenes militantes kirchneristas, el plan de lucha de la agrupación comenzó el 15 de marzo, cuando intentó despejar sin éxito algunas rutas bloqueadas en la provincia de Buenos Aires.

"Esa resolución que buscaba la aplicación de un sistema de retenciones móviles a la soja, ideada por el entonces ministro de Economía Martín Lousteau con el apoyo del secretario de Comercio Guillermo Moreno, era claramente recaudatoria y confiscatoria", manifestó a Infobae Eduardo Buzzi, uno de los integrantes de la llamada Mesa de Enlace conformada por las agrupaciones Federación Agraria Argentina (FAA), Coninagro, Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) y la Sociedad Rural Argentina (SRA). Estas entidades sorpresivamente se unieron para oponerse a la aplicación de esa resolución hasta su caída final, con el voto no positivo del entonces vicepresidente Julio Cobos en aquella fría madrugada del 17 de julio del 2008.

La 125 fue presentada en la Casa Rosada en la noche del 11 de marzo. Antes, el viceministro de Economía Martín Rossi y el secretario de Agricultura Javier de Urquiza se la presentaron a unos pocos periodistas acreditados en el Ministerio de Economía. "La protesta agraria provocó una gran tensión al inicio de la gestión de Cristina en 2008 porque el kirchnerismo sostenía que el sector agropecuario gozó de altas tasas de rentabilidad, derivadas de los precios internacionales de las materias primas. La soja estaba a USD 550 por tonelada y quería recaudar unos USD 1.500 millones en subsidios. Y para asustarnos nos mandaron a apretar con los camioneros de Hugo Moyano y con la Cámpora de Máximo Kirchner", manifestó a Infobae el senador nacional Alfredo de Angelis, quien en aquel entonces era dirigente de la FAA de Entre Ríos y encabezó los piquetes en las rutas.

Para entender la virulencia del conflicto conviene señalar un diálogo en la residencia de Olivos entre Néstor Kirchner y dos de sus ministros, a dos días de anunciada la medida. "No se preocupen, nosotros sabemos elegir los enemigos y siempre ganamos. O es el FMI o nosotros, y ganamos nosotros. Lo mismo pasó con la Corte de Menem, los genocidas y los fondos buitres. Y esta vez es el campo o nosotros". El problema se agigantaba día a día. En la mañana del 14 de marzo de 2008 en una reunión en la Casa Rosada Martín Lousteau fue duramente increpado por quien lo había recomendado a Néstor Kirchner para que fuera ministro. La advertencia del diputado Felipe Solá, quien había designado en su momento a Lousteau como presidente del Banco Provincia, fue muy dura. "Martín, ustedes están locos y el campo ahora quiere quemar la provincia. No se banca esta medida y tienen que retroceder". Lousteau luego se lo planteó al secretario de Comercio Guillermo Moreno, quien le contestó que "el campo se lo banca absolutamente porque la soja se banca cualquier cosa".

Almuerzo conmemorativo de la mesa de enlace. Fotos: Augusto Famulari / Minagro
Almuerzo conmemorativo de la mesa de enlace. Fotos: Augusto Famulari / Minagro

Aquí hay que detenerse en la figura de Lousteau, señalado por los integrantes de la Mesa de Enlace y el senador de Angelis como el ideólogo de la medida. "Más allá del papel que tuvo Guillermo Moreno nosotros siempre lo vimos a Lousteau como el principal responsable de la articulación de esa medida, más allá de que él haya manifestado siempre que quien tuvo la idea fue Moreno, que quería poner una retención a la soja del 65%, y él modificó ese esquema por el de las retenciones móviles", manifestó a Infobae Luciano Miguens, quien era el presidente de la SRA.

Desde el Gobierno me pedían que votara con la Presidente. Pero yo no iba a poder caminar por la calle (Cobos)

El viernes 29 de febrero de 2008 Moreno le presentó a Néstor Kirchner la idea de imponer a la soja una retención de 63% y frente a ese panorama Lousteau solicitó unos días para presentar una alternativa. Preparó el esquema de retenciones móviles y el campo lo rechazó con un primer paro de dos días, el 13 y 14 de marzo. Pocos saben que Lousteau, por un pedido de Kirchner al diputado Felipe Solá, hizo una presentación en agosto de 2007 ante los Kirchner y Alberto Fernández. Esa presentación mostraba la posibilidad de una crisis financiera internacional y que Argentina tenía que modificar la agenda para evitar una crisis en el 2009. "El gasto público se va a comer todo el superávit fiscal", argumentó. Kirchner fue directo y preguntó: "Decime, nene, ¿vos pensás que hay que enfriar la economía?".

Alberto Fernández se comunicó esa semana con Eduardo Buzzi, presidente de la Federación Agraria, y Luciano Miguens, titular de la Rural: acordaron una reunión el martes 18 de marzo. Pero dos días antes le advirtieron: "Vamos a parar en Semana Santa". La protesta escaló con cortes de ruta y la figura fue Alfredo De Angeli, un conocido de la Casa Rosada por liderar los cortes en Gualeguaychú contra la construcción de una empresa papelera en Fray Bentos. Con De Angeli ocurrió algo curioso: estaba en contra de Buzzi, que también integraba la FAA, y fue estimulado por los ruralistas de CARBAP, el núcleo duro de CRA, que le cedieron un avión para que recorriera el país.

Cristina nos dio 5 minutos para exponer y luego hubo un monólogo de ella. No escuchó nuestro reclamo (Miguens)

Cristina Kirchner recién habló del tema el 25 de marzo al manifestar:  "No me voy a someter a ninguna extorsión". Luego de esa noche hubo cacerolazos en el interior y en la Capital, junto a una contramarcha con incidentes liderada por el líder piquetero, ahora preso, Luis D'Elía. Comenzaban a faltar algunos alimentos, se derramaba leche en las rutas y hasta se cancelaban viajes en micro. El 27 de marzo la Presidente redobló la apuesta. "Les pido por favor que despejen las rutas y levanten el paro para poder dialogar". Al otro día hubo reunión con los integrantes de la Mesa de Enlace. "Nos reunimos al día siguiente en la Rosada pero nos dieron 5 minutos para exponer a cada uno y luego hubo un monólogo de ella, que no escuchó nuestros reclamos", explicó a Infobae Luciano Miguens.

Las entidades plantearon suspender la medida por 90 días, pero no hubo acercamiento. Los dirigentes explicaron a Alberto Fernández, quien los recibía por primera vez, cómo funcionaba el negocio agropecuario, donde el 20% de productores originan el 80% de la cosecha. Fernández los escuchaba y lo llamó a Lousteau y le encomendó cambiar el esquema favoreciendo a pequeños productores.

La protesta se convirtió en un pedido para que haya federalismo y se terminara con la corrupción (Etchevehere)

"En esos días tuve una reunión secreta con Lousteau en un departamento de un amigo del ministro y en ese momento nació la idea de compensar a los productores que están lejos de los puertos. Él se fue a  Olivos a presentarle la idea a Cristina y en la quinta estaba también Néstor Kirchner, que había sido advertido por Moreno de las modificaciones de Lousteau. Por lo que me contaron, el ex presidente no lo saludó a Lousteau, que ya estaba muy golpeado dentro del Gobierno", expresó Buzzi a Infobae.

El ministro de Agroindustria Luis Miguel Etchevehere recuerda ese momento y relata a Infobae: "Hace 10 años estábamos protestando al costado de la ruta contra una medida que rápidamente se convirtió en un pedido para que se terminara con el autoritarismo, para que haya federalismo y se terminara con la corrupción. Lo importante fue que en ese momento buena parte de la ciudadanía nos acompañó en su reclamo. Ahora hay una realidad totalmente distinta, donde los enfrentamientos quedaron en el pasado y hay un gran diálogo con el Gobierno que en esa época no había".

Le dije al Dr. Menem que por favor venga al Senado a votar, que la patria lo necesita. Por suerte me hizo caso (De Angeli)

Etchevehere además destacó que "la 125 fue una idea de Martín Lousteau. Él fue el que la presentó y el que firmó el proyecto de ley que el kirhnerismo envió al Congreso. Y lo peor de todo es que nunca dio la cara. En cambio con Guillermo Moreno pudimos hablar".

Esa misma semana hubo otro encuentro secreto de Buzzi con Lousteau. Y el presidente de la FAA le propuso directamente que volteara la Resolución 125 y renunciara. Lousteau se negó, pero se iría luego echado por Cristina, que no lo quiso atender cuando fue a presentar su renuncia. "El 3 de abril fue un día clave para nosotros porque el kirchnerismo decide hacer un acto en Plaza de Mayo en defensa del gobierno de Cristina y ese día se ve en la televisión en directo cómo las cámaras captan el momento en que Moreno lo mira a Lousteau y se pasa su mano por el cuello, como mostrando que lo va a degollar. Finalmente renunció el 24 de abril y nosotros ya nos habíamos llevado puesto a un ministro con nuestro plan de lucha. Después lo reemplazaron con un tal Fernández que no hablaba, así que a él no lo vimos nunca", recordó el senador De Angeli.

(Télam)
(Télam)

El senador relata: "Así fue que empezamos a preparar un acto en Rosario. Cristina decide celebrar el Día de la Bandera en Salta y al bajarse del avión preguntó al chupamedias de Parrili: '¿Cuántos son en Rosario?', y Parrilli le dijo 'unos 8.000' pero en realidad éramos mas de 300.000 personas. Luego de varios intentos de negociación y de un pacto al alcance de la mano, que se frustró cuando Buzzi anticipó en el programa de Longobardi que cambiarían la 125, llegó la votación en el Congreso. Me acuerdo que perdimos la votación en Diputados, pero me la iba a jugar igual. Si hasta me habían llevado preso en un momento".  El 5 de julio luego de unas 19 horas de maratónico debate, Diputados dio media sanción al proyecto oficial de retenciones móviles, que se giraría al Senado. Por 129 votos a favor, 122 en contra y dos abstenciones, los legisladores aprobaron en general y luego en particular los 26 artículos de la Resolución 125 del Ministerio de Economía.

En reunión secreta con Lousteau nació la idea de compensar a los pequeños productores. Kirchner le retiró el saludo (Buzzi)

Alfredo de Angelis en la protesta del campo en Ceibas

"No me voy a olvidar más del 16 de julio a la noche", cuenta De Angelis, y agrega un dato poco conocido. "Eran como las 21:30 y yo estaba en el programa de América TV de Mauro Viale. Él me cuenta que, por lo que sabe, la votación estaba a favor del kirchnerismo. Entonces me voy del programa para El Rosedal en Palermo, donde estaban todos reunidos esperando la votación, pero en el medio de todo me llama el senador Adolfo Rodríguez Saa. Él nos había ayudado mucho -me había prestado su despacho en todo ese tiempo-  y me dice que para empatar en la votación 36 a 36 y que definiera el vicepresidente Julio Cobos lo tenía que llamar al doctor Carlos Menem, que se había internado en una clínica privada para no votar y me pasa el celular de su hija Zulemita".

El relato del senador se acelera cuando sigue contando: "Ahí nomás la llamé y me atendió Zulemita, que me dijo 'le paso con el papi'. Y yo le dije al doctor Menem que por favor venga al Senado a votar, que la patria lo necesita. Por suerte me hizo caso y nos dio el voto que nos faltaba para empatar".

Julio Cobos, el ex vicepresidente
Julio Cobos, el ex vicepresidente

Por su parte Julio Cobos creía hasta ese momento que el voto del santiagueño Emilio Rached lo iba a salvar de definir la votación.  Cobos contó a Infobae que unos minutos antes de las 22 de ese día le advirtió al jefe de Gabinete Alberto Fernández lo que podría pasar. "Yo la tenía a mi hija llorando en mi  despacho y no podía votar a favor. Y desde el Gobierno me pedían que votara con la Presidente. Pero yo no iba a poder caminar por la calle y mi hija me había dicho que si lo hacía no apareciera más por  Mendoza", dijo Cobos.

"Mi voto es no positivo", expresó Julio Cobos en la madrugada del 17 de julio de 2008 y con esa frase de construcción extraña pronunciada cerca de las 5 de la mañana, el entonces vicepresidente de la Nación desempató la votación en el Senado sobre la Resolución 125.

Luego de cuatro meses de protestas continuas impulsadas por los productores, que incluyeron cortes de rutas y movilizaciones masivas en Rosario y Buenos Aires, ese día quedó derogada la medida. Para descomprimir la situación, Cristina Kirchner un mes antes había enviado al Congreso la polémica iniciativa, que fue aprobada por Diputados. Cuando llegó al Senado, se produjo un empate en 36 votos. En una dramática jornada, la decisión quedó en manos de Cobos, que casi nueve meses antes había triunfado en las elecciones como compañero de fórmula de Cristina Kirchner.

El 18 de julio, luego de 129 días de conflicto, con el campo y tras el duro revés en el Senado, Alberto Fernández anunció que, por decisión de la presidente Cristina Kirchner, se daría marcha atrás con las retenciones móviles. La decisión quedó plasmada en un decreto firmado por la presidente que instruye al ministro de Economía a limitar la vigencia de la Resolución 125 y sus complementarias. De esa forma, las retenciones volvieron al nivel de 35 por ciento anterior a la emisión de la polémica resolución. Luego, el 23 de julio, el jefe de Gabinete renunciaba a su puesto y se transformaba en otra de las víctimas de la 125.

"Había un bloque social que resistió la medida en las rutas y pueblos agrarios. Además de aquellos que estábamos nucleados en las cuatro entidades de la mesa de enlace (Sociedad Rural Argentina, Federación Agraria, CRA y Coninagro) se movilizaron productores, transportistas, comerciantes, profesionales y empresarios vinculados a la agroindustria. Fue el frente que se autoidentificó como el interior productivo frente a los abusos del poder central y lo más importante fue que no hubo un líder", comenta a Infobae el senador Alfredo de Angelis.

Esa resolución ministerial, la más famosa de la historia argentina, tenía como objetivo generar recursos adicionales para garantizar el superávit fiscal primario de 2008. El nuevo aumento de las retenciones, sumado al incremento de noviembre de 2007, significaban unos 3.000 millones de dólares más para las arcas del Estado que finalmente el gobierno de Cristina Kirchner no pudo conseguir. La 125 hoy, pasados 10 años, solo es un recuerdo triste para la memoria de los argentinos.

Seguí leyendo:

Cronología del conflicto agropecuario por la resolución 125

TRIVIA: ¿Cuánto recordás sobre el conflicto con el campo?

Información provista porInvertir Online