Tras conseguir el título, River dio una muestra de carácter y empató ante Rosario Central en un vibrante partido

El Canalla estuvo dos goles arriba por los tantos del histórico Marco Ruben, pero Agustín Palavecino (2) le dio la igualdad 2-2 al campeón del fútbol argentino

River Plate dio una muestra del carácter y demostró por qué es el campeón del fútbol argentino. El equipo de Marcelo Gallardo estaba dos goles abajo en el marcador, pero se hizo fuerte y llegó al empate 2-2 ante Rosario Central en el partido válido por la fecha número 23 del torneo de la Liga Profesional. El Millonario, que se aseguró el título el pasado jueves en el duelo ante Racing, rescató un punto en un duelo que fue histórico para el delantero Marco Ruben en el Canalla.

El comienzo en Arroyito mostró a un River algo relajado. Con el título ya en el bolsillo, al equipo de Marcelo Gallardo le costó imponer sus condiciones y fue el conjunto local el que se paró mejor en el campo de juego. En los primeros minutos el Canallla encontró las variantes ofensivas para acorralar a su rival cerca de su área y generó constante peligro. El Millonario recién pudo salir del asedio sobre los 25 minutos con una jugada que terminó en un remate de Braian Romero por lo bajo que se fue al lado del palo.

Pero sobre los 29′ iba a llegar la apertura del marcador. Fue una conquista con todo el sello de Rosario Central: comenzó con la jugada excepcional de Emiliano Vecchio que encaró por la izquierda y ganó con una combinación de habilidad y velocidad. El emblema del Canalla metió el centro por lo bajo para la aparición de otro referente del club como Marco Ruben, quien definió con un exquisito taco en el área chica. La pelota pasó entre las piernas de Franco Armani y se convirtió en el gol que le permitió al delantero convertirse en el máximo artillero histórico del conjunto rosarino (con 98 conquistas, alcanzó la línea del “Torito” Waldino Aguirre).

La distancia en el marcador pudo ser aún mayor, pero Armani apareció en todo su esplendor para tapar en una de las últimas acciones ante otro gran avance de Vecchio, intratable para la defensa del elenco de Núñez durante los primeros 45 minutos.

Julián Álvarez esta vez no marcó, pero fue clave en la levantada de su equipo
Julián Álvarez esta vez no marcó, pero fue clave en la levantada de su equipo

De cara al segundo tiempo, el Muñeco dispuso el ingreso de Jorge Carrascal en lugar de Braian Romero. Ya desde el arranque la visita logró ser algo más punzante: al minuto, Julián Álvarez quedó mano a mano con el arquero Juan Pablo Romero, pero prevaleció la intervención del local. En esa acción quedó la duda de si Gastón Ávila bajó con falta en el área al goleador del campeonato, pero más allá de esta situación puntual, el Millonario parecía tener una energía renovada y al local le costaba sostener el ritmo intenso que había demostrado en la primera parte.

Pero Rosario Central tiene un jugador cuyo olfato goleador excede a los vaivenes del juego. Marco Ruben siempre puede aparecer para cambiar el rumbo y así lo hizo sobre los 13′: tras un centro perfecto de Lautaro Blanco desde la izquierda, el delantero anticipó en el primer palo y conectó un cabezazo que venció la reacción de Armani. Con esa conquista, pasó definitivamente la histórica marca de Aguirre y agigantó su leyenda en el conjunto Canalla.

Con el orgullo herido y ya con Federico Girotti en cancha, River se fue en busca del descuento y lo consiguió en una acción que mostró toda la jerarquía de sus futbolistas. Julián Álvarez bajó la pelota de espaldas en la medialuna y se la cedió a Agustín Palavecino, quien sacó un estupendo remate por lo bajo que se convirtió en el 2-1.

El gol de River cambió drásticamente el trámite de las acciones. El encuentro se partió y los avances eran veloces de un lado y del otro: ya no había mediocampo. En ese momento, la inspiración de Palavecino iba a marcar la diferencia una vez más. Sobre los 30′, el mediocampista sacó otro gran disparo de media distancia y decretó un 2-2 que parecía impensado algunos minutos atrás.

Emmanuel Ojeda se convirtió en la cara de la desazón de Rosario Central cuando, dos minutos después, se fue expulsado por una dura entrada sobre Palavecino. El jugador del Canalla ya había visto la primera tarjeta amarilla por una falta sobre Santiago Simón en el primer tiempo y esta acción le valió la segunda amonestación que lo obligó a irse a las duchas de manera prematura.

River intentó algo más en el cierre, pero ya no hubo tiempo para más. Fue empate 2-2 en un Gigante de Arroyito que estuvo colmado.

Rosario Central no pudo sostener el ritmo ni la ventaja en el marcador y finalmente sumó un empate que complica sus chances de clasificar a la próxima Copa Sudamericana. Los del Kily González tienen 49 puntos y están en el último lugar que otorga un boleto al certamen, pero con las mismas unidades está Gimnasia La Plata, que tiene un partido menos y que podría superarlos.

Para River, en tanto, este partido deja una buena sensación ya que tras haber estado dos goles abajo, se decidió a ir a buscar el empate y lo logró. Ahora, suma 53 puntos y tiene otro motivo para festejar: llegó a los 101 goles en 2021.

Formaciones:

Árbitro: Pablo Echavarría.

Cancha: Gigante de Arroyito, de Rosario Central.

Posiciones

SEGUIR LEYENDO