La historia detrás de los gavilanes que cuidan el Monumental: cuántos son y en qué consiste su trabajo

El conjunto millonario contrató una empresa para que un grupo de aves resguarde el césped del renovado Antonio Vespucio Liberti

Un grupo de seis gavilanes custodian el césped del Monumental (Asociación Cetreros Argentinos)
Un grupo de seis gavilanes custodian el césped del Monumental (Asociación Cetreros Argentinos)

Durante la pandemia por el coronavirus la dirigencia de River decidió iniciar un proyecto que tenía en mente desde el arribo como director técnico de Marcelo Gallardo: renovar por completo el campo de juego del Monumental. Luego de varios meses de incesantes trabajos, el Millonario ahora cuenta con uno de los mejores campos de juego de Sudamérica.

Además del centro de control de última generación que tiene en las inmediaciones del estadio para seguir minuto a minuto la evolución del campo de juego (también hay uno en Europa, que controla todos los valores, tanto los de la cancha de River como las del Camp Nou del Barcelona, el Estadio Luzhniki o la del Besiktas de Turquía), el club de Núñez fue noticia por los inesperados cuidadores que contrató para mantener en óptimas condiciones el césped híbrido que colocó la empresa irlandesa SIS Grass (95 por ciento natural y 5 artificial).

Así es el trabajo con gavilanes en el Monumental

El club contrató a una empresa para contar con la presencia de gavilanes (Accipiter nisus), una especie de ave accipitriforme de la familia Accipitridae. Los mismos son utilizados, por ejemplo, para espantar a las palomas, quienes suelen dañar los campos de juego.

Es una manera de cuidar la siembra. Éste era un pedido desde antes del nuevo campo de juego, pero por la pandemia recién se pudo implementar durante esta siembra”, le confiaron desde la institución a Infobae.

Los trabajos con gavilanes en el Monumental comenzaron durante la siembra del nuevo césped del estadio (Asociación Cetreros Argentinos)
Los trabajos con gavilanes en el Monumental comenzaron durante la siembra del nuevo césped del estadio (Asociación Cetreros Argentinos)

La principal cabeza es Diego Bustamante, un ornitólogo y Técnico Especialista en cetrería (reproducción, crianza, entrenamiento y rehabilitación de aves rapaces). Comenzó a capacitarse y especializarse en técnicas de cetrería biológica en 1990, lo que le permite manejar y entrenar una multiplicidad de especies para diferentes fines, como rehabilitación o control biológico de plagas. También trabajó en la rehabilitación de diferentes especies (Parabuteo unicinctus, Falco femoralis y Tyto alba) para su posterior liberación en la Reserva Natural Los Robles del Municipio de Moreno, provincia de Buenos aires.

Bustamante, quien para los trabajos realizados en el Monumental acude junto a tres jóvenes estudiantes a guardaparques y veterinaria, cuenta con un total de 6 pájaros para el ahuyentamiento y cambio de conducta de las palomas (con este método se logra limpiar la zona afectada sin necesidad de capturas). Es un método biológico para ahuyentar sin daños a las palomas y generar que no sea un lugar próspero para ellas.

La empresa que contrató River también realiza trabajos en las inmediaciones al Monumental
La empresa que contrató River también realiza trabajos en las inmediaciones al Monumental

Esta solicitud no fue de parte de Marcelo Gallardo, quien suele estar atento a los más mínimos detalles de todo lo que sucede en el Mundo Millonario, sino que fue una propuesta de infraestructura del club, que es el área que se ocupa del césped del Monumental.

Este tipo de accionar no es nuevo. Por ejemplo, esta misma empresa realizó un ahuyentamiento en el Florencio Sola, la casa de Banfield (esta metodología también es usada en el Santiago Bernabéu del Real Madrid o en Wimbledon, la catedral del tenis). También trabajan en la Central Nuclear Atucha o algunos hospitales y aeropuertos.

Diego Bustamante, la cabeza de los trabajos que se realizan con gavilanes en el Monumental
Diego Bustamante, la cabeza de los trabajos que se realizan con gavilanes en el Monumental

Aunque el “staff” es de 6 gavilanes, los trabajos suelen ser de a dos, los cuales van rotando. Las aves son de un criadero de Moreno y no habitan en el estadio, sino que luego de realizar sus tareas regresan a su hábitat habitual. Vale destacar que durante la época de siembra su labor fue diaria, mientras que en la actualidad es más espaciada.

Más allá de la importante inversión que significó renovar por completo el césped del estadio, las obras en el Antonio Vespucio Liberti no se detienen. La siguiente etapa (que aún no tiene fecha definida de comienzo) será ampliar la capacidad. Sería para aproximadamente 12 mil personas más, dependiendo de si se harán todas plateas o algunas populares en la zona donde antes existía la pista de atletismo. Además, en los últimos días se comenzó con la demolición de unas paredes (las troneras) que se encontraban en la salida hacia las tribunas. Con la remoción de estos muros el aforo pasará de 70.400 a 72.000 personas.

Un dato importante es que el Millonario, el día que decida iniciar esta obra, no perdería la localía (en la Etapa 1 debió jugar en el Libertadores de América -Independiente- y en el Florencio Sola -Banfield-). Desde el club confían en que se podrá trabajar durante la semana y parar los días de partido (una posibilidad es utilizar bloques prearmados).

Durante esta parte del proyecto también está prevista la impermeabilización y pintura del estadio, la instalación de las nuevas butacas y la creación de un túnel único para que las dos formaciones salten en simultáneo al campo de juego.

SEGUIR LEYENDO: