Gatti se emocionó al recordar a Maradona y aseguró: “No podía vivir y ahora está descansando en paz”

El Loco tuvo un momento muy emotivo durante el programa español en el que participa como panelista

Gatti habla de Diego Maradona

“Maradona no podía vivir y ahora está descansando en paz”. Así resumió Hugo Gatti lo que fue la vida de Diego. “Es una cosa increíble, era un fenómeno como jugador, pero en su momento era discutido”, continuó el ex arquero en relación a los vaivenes en la vida del Diez que lo llevaron a sufrir críticas de todo tipo.

“Porque a Diego en su momento había mucha gente que lo discutía, pero pasó lo que pasó y el mundo lo reconoció. Dios lo llamó y fue mucho más de lo que era”, agregó quien fuera compañero de Pelusa en Boca Juniors.

“Me sorprendió el funeral, pero fue un hecho político, lo usaron políticamente. El actual gobierno sabía lo que iba a pasar”, aseveró Gatti, quien contó con los minutos de intimidad en el programa El Chiringuito para recordar de la manera más emotiva a Diego Maradona.

“Lo de Diego no lo podía creer, aquellos que lo hemos conocido y tenemos una cierta amistad y recibíamos comentarios sabíamos que no estaba bien, pero como siempre zafaba. Yo decía va a zafar porque cuando lo operaron el médico dijo que estaba bien, no había problemas Y de repente, murió Maradona”, lamentó el panelista del popular programa español.

infobae-image

En los casi diez minutos de monólogo, el Loco contó que fue su mujer quien le dio la noticia. “Me parecía mentira. Mi mujer me llamó llorando, el mundo lloraba. Ella tenía una buena amistad. Yo no lo lloré, a lo mejor lloro por dentro, pero siempre dije que no soy de llorar. Sí me dolió y lo tengo presente. Siempre estará presente. Diego superó a Carlos Gardel, a Perón, Evita, que eran políticos inigualables. Hasta el día de hoy, 70 años después, se grita Perón Perón que grande sos. Tienen una fuerza inigualable”.

En su alocución, el ex arquero en la campaña de Boca Campeón en 1981 con Maradona, recordó cuál fue su gran virtud. “Tenía un imán. No había debutado en el fútbol argentino y la gente ya gritaba y cantaba Maradó, Maradó en las canchas. ¡Y no había jugado todavía! Estaba en Argentinos, agarraba la pelota y hacía desastre. Porque Diego nació para esto, para jugar a la pelota. Lo que le sucedió en su vida es increíble”.

Mientras lo recordaba a Pelusa, Gatti dejó una frase elocuente. “Diego no podía vivir y hoy debe estar descansando en paz. No tenía vida, pero no solo hoy”. También se permitió la eterna comparación con Pelé y tampoco dejó dudas: “Lo que generó en todo el mundo, en eso lo superó a Pelé, que cuando se retira del fútbol se esconde y tampoco había los medios de publicidad que hay hoy. En cambio Diego un jugador fenomenal y después del fútbol su vida siempre tuvo declaraciones... De Pelé no habla nadie, nada. Diego le gol a los ingleses con la mano, no te das cuenta en el momento y después lo ves. Un montón de cosas pasaron para decir que Diego era un fenómeno. Buena gente eh, solidario, tuvo problemas que tuvo mucha gente, pero lo de él era distinto”.

Gol de Maradona a River en el Metropolitano 1981

Para terminar, el ex arquero contó dos anécdotas con Pelusa cuando daba sus primeros pasos. La primera, la recordada vez que lo llamó “gordito” y luego sufrió cuatro goles del pichón de crack de Argentinos Juniors. “Nos enfrentamos en diciembre. Yo me estoy tomando un whisky en Santa Fe con un periodista amigo y sale la conversación de Diego. Un fenómeno, le digo, pero para mí va a salir gordito. Y me dice, ¿pero cómo? Sí corre en el aire, es flaco pero ya tiene el culo gordo. Y en vez de decir eso el periodista mandó a decir que el Loco dijo que Maradona era un Gordito y al otro día me metió cuatro goles. El periodista cambió, como todos. El periodismo es un mal necesario, no tengan dudas”, bromeó.

La segunda, de la llegada de Diego a Boca: “A los tres meses lo compra Boca, que concentra en La Candela. Y no quería entrar, tenía vergüenza. Su representante Jorge Cysterpiller me viene a ver y me dice: ‘Andá a buscarlo vos que Diego no quiere entrar, tiene vergüenza’. Y fui y lo llevé dónde estaban todos los concentrados del plantel. Diego era muy tímido. Después cuando te hacés Dios, porque a él lo hicieron Dios futbolísticamente, te vas creyendo y te hacés dueño. Te cambia todo”.

Seguí leyendo:

Últimas Noticias

MAS NOTICIAS