Mario Pergolini habló de su relación con Riquelme

Boca está en plena competencia por el título de la Superliga ante River. A tres fechas para la finalización del campeonato, el Xeneize se encuentra a 3 unidades del Millonario y se ilusiona con la posibilidad de arrebatarle la gloria.

Sin embargo, en los pasillos de la Bombonera el tema que se trata es otro. Las presuntas discusiones entre los dirigentes y el posible pedido de licencia de Mario Pergolini fue uno de los puntos que el propio vicepresidente se encargó de desmentir en su programa de radio.

Leí que estaba peleado con Román (Riquelme). No sé de dónde salió eso. Es una mentira absoluta. No tuvimos ni un entredicho por un café”, dijo el ex CQC, y continuó en su discurso en la búsqueda de las razones de los trascendidos: “Creo que tiene que ver porque corté un montón de tickets para los periodistas. Como ciento y pico de entradas que iban a medios”.

“Es muy difícil hablar de algo que no pasó”, dijo Pergolini, y remarcó que su función es ajena al aspecto deportivo: “A mí no me llaman para decirme cómo forma el equipo. Me piden otras cosas, como el tema de la cancha y los socios”.

En ese sentido, el empresario mediático cerró su espacio con una fuerte denuncia hacia un sector de la prensa que tenía ciertos privilegios durante el pasado. “Le sacamos un montón de entradas a varios periodistas. Algunos tenían 10, otros 15. A uno le encontré 30. No tiene sentido dar nombres, pero había muchas entradas que no sé a dónde iban. Las vendían o no sé lo que harían con ellas… Preferimos dárselas a la gente, porque tenían mucha cantidad en todos los partidos. Es raro porque es su trabajo. No creo que inviten a tanta gente. Había radios que tenían cabinas de transmisión y no transmitían los partidos. Se ve que antes no se daban cuenta de que la FM no pasaba los partidos”, concluyó.

Los próximos compromisos de Boca en la Superliga serán ante Colón, Godoy Cruz y Gimnasia. El elenco de Miguel Ángel Russo se ilusiona con sacar los 9 puntos a la espera de una derrota de River que le permita un nuevo desquite frente al rival de toda la vida.

Seguí leyendo