Sandro Guzmán, el conflicto con el Bambino Veira en Boca y su vida en Vélez


“¡Y te estás olvidando de una: todos los años que tuve el kiosco!”. Sandro Guzmán hace un repaso rápido de su vida y lanza una carcajada ante la cámara. Él sabe que su perfil es todo una rareza. Una piedra preciosa para todos aquellos que buscan contar una historia. Aquel hombre de pocas palabras y que en una época lució unas cubanas prolijamente cuidadas un día dio un golpe sobre la mesa. El fútbol lo había saturado. El peso de haber sido el guardián de José Luis Chilavert en la época dorada de Vélez y haber cargado con las críticas del ácido arco de Boca durante un período de transición del club lo desgastaron. Le abrió las puertas al rastafarismo y a la cultura que considera al ex emperador etíope Haile Selassie I como una especie de deidad.

Me quité los dreads –rastas– hace un año y medio. Algunos que otros ya estaban cerca del tobillo. Lamentablemente tenía un poco de dolor de cuello por el peso. Un mandamiento de la cultura rasta es que todo lo que oprime hay que sacarlo. Y bueno, me lo tuve que cortar. Aparte para hacer un poco de acrobacia, y Jiu-Jitsu mismo no podés hacer porque el pelo te lo enganchan y vas a terminar perdiendo. Entonces, lo tuve que quitar. Pero bueno, no importa lo de afuera sino lo de adentro”, le explica Sandro a Infobae desde su consultorio en Ramos Mejía donde actualmente se dedica a la profesión que lo acompañó en los últimos años, en lo que fue esta última metamorfosis: está sumergido en el mundo de la osteopatía.

Arrancó abajo de los tres palos en las inferiores de Vélez, fue campeón del mundo, pegó el salto al Boca de Diego Maradona, utilizó la 10 de Deportivo Español por una casualidad y luego se fue diluyendo la pasión mientras defendía los colores de Atlético Tucumán, All Boys y Argentino de Quilmes. El proceso de mutación se activó. Al mismo tiempo que cantaba reggae y era DJ, puso un kiosco, pero la cultura rasta lo hizo tomar conciencia: “Me fue bastante bien. Pero en un momento sentí que estaba haciendo algo que no me estaba gustando como por ejemplo la venta de cigarrillos. Odio el tabaco, me parece la porquería de este mundo. Así que en un momento Dios mismo me sacó de ahí. Vi mucha gente que, producto del cigarrillo, se ha enfermado”. Estudió para ser osteópata y comenzó a practicar distintas artes marciales mixtas y acrobacias. Varias vidas en la misma. “Me gusta mucho, porque está más orientado a lo natural. Ya hace cuatro años que estoy con la osteopatía. Lo elegí porque todo lo que está relacionado a la medicina siempre me interesó”, argumenta Guzmán. “La acrobacia es lo que más me gusta y también todo lo que son las artes marciales. Vos las podés utilizar para saber defenderte ante un problema, pero generalmente ese no es el objetivo: es descubrir qué cosas puede hacer tu cuerpo, hasta dónde puede llegar”.

Guzmán hace un tiempo atrás antes de sacarse las rastas
Guzmán hace un tiempo atrás antes de sacarse las rastas

El rostro angulado y su cuerpo atlético dan un impacto visual que condice con su apego por el deporte. Sandro parece estar todavía en mejor estado que hace dos décadas atrás cuando abandonó el fútbol. En su DNI figuran 48 años, en su cabeza es un hombre sin tiempo. “Desde que dejé de jugar al fútbol nunca paré de estar vinculado a lo que es el entrenamiento. Hago Muay Thai, MMA, Jiu-Jitsu, hice mucho tiempo capoeira...”, justifica. “¿Fútbol? Poco y nada. Hace mucho que no miro un partido. El poco tiempo que tengo lo dedico a otra cosa. No miro mucha televisión igual. Lo único que miro, sinceramente, son los programas de animales y esas cosas. Lo que es el consumismo no me interesa para nada”.

Hay dos Guzmán que se reparten la escena mientras la luz roja de la cámara está prendida: aquel que se siente cómodo hablando de la osteopatía, de las bondades de la cultura rasta o los pasajes de su vida en Vélez; y otro que mide más sus palabras para repasar su breve estadía en Boca o tiene flacos recuerdos del fútbol en general. Hubo un salto entre el futbolsta y el hombre que transita otros rumbos. “Fue de a poco la transformación. Siempre fui de las personas que si hay algo que me gusta en la vida, lo intentaba. No sé si después salía bien o mal. ¿La música? Alguna vez dije: bueno, qué se siente estar arriba de un escenario, cantar ante bastante gente. Lo hice y fue realmente lindo. Lo mismo, algo parecido, cuando jugaba al fútbol. Uno tiene una carrera de chico, hasta que llega a primera, después jugás con un estadio lleno y son las cosas que solamente se viven de verdad en vivo, estando ahí”, explica.

En Liniers fue parte de los planteles campeones del Clausura 96, el que obtuvo la Copa Libertadores 94 y estuvo en el banco de suplentes durante la final Intercontinental de ese mismo año con una perlita: se marchó expulsado por celebrar alocadamente el gol de Omar Asad que en el segundo tiempo encaminó el histórico título ante Milan en Japón. El arribo a Boca para pelear el puesto con Mano Navarro Montoya lo puso bajo el paraguas de la feroz exposición que terminó por explotar en junio de 1997, cuando era titular en el 17° encuentro de los 18 oficiales que jugó en la entidad. La bomba explotó: tuvo un titubeante desempeño ante Deportivo Español en lo que sería derrota en la Bombonera y Hector Veira lo sacó en el entretiempo para darle el puesto al Pato Abbondanzieri. El Bambino, con su habitual desfachatez, aseguró luego que lo había sacado para “protegerlo”.

Guzmán en Vélez, Boca y Deportivo Español
Guzmán en Vélez, Boca y Deportivo Español

“Con el tiempo, eso está terriblemente olvidado. Con el Bambino no hay ningún problema, todo lo contrario. En ese momento era muy raro que un arquero salga a mitad de partido. Pero nada, se dio. Si uno se pone a pensar el técnico es dueño de poner y sacar en el momento que quiera, cuando quiera, a cualquier jugador. Para eso es el director técnico. No hay por qué enojarse ni nada. Todo lo contrario. Si él consideró que tenía que salir, salí y punto. Con el tiempo ya no convivo con eso, porque pasó mucho tiempo. En ese momento ni sé qué viví. No era muy mala la campaña, pero tampoco la que la gente esperaba. El hincha de Boca siempre exige pelear campeonatos”.

Esa situación en el 1-3 con Español marcó su final por La Boca. Armó su bolso y se fue unos meses a Español donde su nombre quedó asociado a una rareza para mediados de los 90: utilizó el dorsal 10. “El Tweety Carrario se agarró la 1, ¡sin avisar aparte! Quedaba la 10 y me la dieron a mí. Era la única que quedaba y no sé por qué nadie la quería agarrar. Fue bastante bueno porque hizo bastante ruido parece...", analiza.

El tránsito por el ascenso y el adiós al fútbol hace ya dos décadas quedaron en un segundo plano. Luego de un intenso período de exposición –que hasta incluyó algún sketch en Videomatch–, la figura de Guzmán desapareció. Un hombre de rastas llamó la atención años más tarde en un pasaje televisivo casual: era Sandro. Así se destapó su nueva transformación. “Me fui acercando por las costumbres que tienen los rastas, me fui rodeando de gente que llevaba esa cultura. Un poco la música también, el reggae music. Una cosa va llevando a la otra. El estilo de vida de lo que es el rastafarismo es lo que me ha atrapado. Lo básico de un rastafari es el respeto, se le llama el “I and i”. Es el respeto que existe entre usted y yo; y yo y usted. La alimentación, por ejemplo, es fundamental para llegar bien al final. Por ejemplo, lo que es la base de alimentación del rasta es consumir alimentos no manipulados”, explica.

Y, desde esa cultura, opina sobre un tema que está en el centro del debate en el país: la legalización del cannabis medicinal. “La gente la ve como el monstruo, como la droga. Cosa que no lo es. Tené en cuenta que con el cannabis se trata, por ejemplo, gente que tiene problemas de cáncer, autismo, asma, alzheimer, epilepsia... No es una planta que solamente se usa para fumar. El fumar es recreativo. Y, por lo menos en lo que es la cultura rasta, es para la meditación. No es para drogarse, sino para meditación. Además, una persona que consumiendo aceite de cannabis controla una epilepsia, ¿cómo no vas a estar a favor de eso? ¡Si salva vidas!”.

Entrevista a Sandro Guzmán, el ex arquero de Boca y Vélez

Vinculado a la osteopatía, arquero, rasta, kiosquero, acróbata, luchador de MMA... La tarjeta de presentación de Guzmán acumula denominaciones que definen su ecléctica vida. Aunque ahí faltan dos perlitas más que interesantes: haber sido testigo del nacimiento de la mítica figura de Chilavert y espectador de lujo de los últimos pasos de Diego Maradona en el fútbol. “Diego es un fenómeno. Un gran ser humano. Una humildad terrible. Es uno más y te trata como uno más. Suele estar de buen humor. A veces nos quedábamos pateando tiro libres. Un monstruo, la ponía dónde quería. Si la quería clavar al ángulo, te la clavaba. Alguna vez me contó que Ziggy Marley lo invitó a Jamaica pero él no fue”, recuerda.

“En el fútbol tenes que tener un poco de suerte y también cualidad. La suerte hay que acompañarla o fabricarla, y en el caso de Chilavert es muy inteligente, porque sabía él que tenía un potencial muy grande en su pegada. No había hecho goles de tiro libre y me decía “voy a empezar a hacer goles de tiro libre”. ¡Y los hacía! Como arquero, un arquerazo...”, describe a Chila.

Hace unas pocas semanas volvió a su casa –como él mismo define a Vélez– para celebrar los 25 años te la obtención de la Intercontinental ante el Milan en Japón. Allí se encontró con ex compañeros que llevaba mucho tiempo sin cruzar. Algunos siguen en el mundo del fútbol, otros no. Pero de lo que no hay ninguna duda es que su historia es la más exóticas de todas las que estaban allí: “Nos encontramos con algunos muchachos. Te vas preguntando qué estás haciendo, qué es de tu vida. Algunos se sorprenden, otros no. Yo decidí desvincularme del fútbol pero seguí haciendo cosas. En este caso de la osteopatía comprendí que tenía cualidades para desarrollar esta profesión, uno se siente bien ayudando a la gente. Muchos te dicen qué bueno que estás haciendo esto, te piden el número por si necesitan algo”.

Las luces, el dinero y los beneficios del particular mundo del fútbol quedaron lejos en su historia. Hoy pelea el mango día a día para subsistir, pero goza de ayudar a los pacientes desde su nuevo rol. Miró fijo a los ojos a aquel planeta de tentaciones sencillas. Sabe lo que es estar en esa falsa cima del mundo en la que muchas veces quedan los futbolistas de élite: “Cuando uno está en la cúspide como se dice viene de todo. Pero hay que saber controlar las pasiones. Saber qué gente se te acerca, qué gente te saluda cuando estás ahí arriba, que están los amigos del ídolo como quien dice. Cuando andas mal no sos el más malo de todos y cuando andas bien saber que no sos el mejor. Mente fría y no dejarse llevar por todo. Eso tiene un principio y un final. Hay que tener mucho cuidado porque cuando se corta de repente hay mucha gente que entró en mucha depresión porque, calculo yo, no salen en revistas, no son más noticia... Gracias a Dios ese proceso nunca lo pasé porque cuando dejé el fútbol seguí siendo la misma persona. Creo que nunca me maree, ahora me considero que estoy un poco más tranquilo, eso sí. Pero nunca me creí algo que no era”.

Guzmán reacomoda algunas piezas del consultorio. Repasa lineamientos de su nueva profesión. Se muestra curioso por el mundo periodístico y nuestro día a día. No hay fútbol en sus palabras o comentarios asociados al deporte que dominó buena parte de su vida. Quizás mañana aparezca por la puerta de su consultorio algún joven que nada sepa sobre su interesante vínculo con la pelota. O, tal vez, otro paciente lo identifique, le pregunte “¿vos sos el arquero?", le haga algunas preguntas de su pasado con entusiasmo y él responda por cortesía, mientras sigue concentrado en localizar el dolor con un único pensamiento: “La persona que entra por un problema tiene que salir por esa puerta mejor de lo que entró”.

Fotos y videos: Gastón Taylor

Seguí leyendo: