La salida de Alfio Basile de la Selección impuso un mito que a través de los años se instaló como una verdad absoluta en el fútbol argentino. La derrota con Chile en Santiago cuando la Albiceleste pugnaba en las eliminatorias rumbo al Mundial de Sudáfrica en 2010 fue el último compromiso de Coco en el representativo nacional.

No hubo ningún problema con todo lo que inventaron (en referencia a un boicot por parte de los jugadores), el problema fue con dos dirigentes y es lo único que voy a decir”, dijo el ex entrenador en diálogo con Fox Sports.

Tras la repregunta del Cholo Sottile, uno de los panelistas del programa que va en duplex en la TV y la radio, Basile aseguró que “no tuvieron nada que ver los futbolistas”. “Si hubiéramos ganado el partido con Uruguay en la cancha de River, también nos hubiésemos ido, porque ya se lo había comentado a mis compañeros. Como había discutido con algunos directivos, y yo soy muy bravo, me llamó la atención que nos amonesten a Riquelme para que no juegue al siguiente partido. Nos pusieron algunos árbitros porque nos querían voltear”, aseguró.

Alfio Basile continuó en un extenso diálogo brindando un monólogo jugoso en el que recordó que está retirado de su actividad. “Ni en Racing, ni en Arabia Saudita”, dirigiría porque la decisión ya está tomada. Además, repasó los hechos más recordados cuando estuvo en la Academia y confesó que el día que Teófilo Gutiérrez sacó el arma en la cancha de Independiente decidió retirarse definitivamente de la dirección técnica. “El 12 de abril del 2012 me retiré del fútbol después del famoso quilombo. Sacó un fierro y no me mató de casualidad. Estaba bravísimo ese vestuario. Creo que no le pasó a ningún técnico en el mundo”, aseguró el Coco.

Otro de los puntos destacados de la entrevista se basó en la actualidad de Juan Román Riquelme, quien “tiene que continuar ligado al fútbol, pero no como presidente de Boca”. Además, reconoció que está en contra de la implementación del VAR y demostró su felicidad por cómo lo observa a Diego Maradona al frente de Gimnasia. “Es increíble, gana los partidos de visitante, pero no de local. Ojalá que se salve del descenso”, concluyó.

Seguí leyendo