La Unión de Rugby de Australia canceló el contrato deuno de los mejores fullbacks del mundo por sus comentario homofóbicos  (Foto: REUTERS)
La Unión de Rugby de Australia canceló el contrato deuno de los mejores fullbacks del mundo por sus comentario homofóbicos  (Foto: REUTERS)

El miércoles de la semana pasada, Israel Folau, jugador de los Warathas y la selección de rugby de Australia -y considerado uno de los mejores fullbacks del mundo-, posteó en su cuenta de Instagram un mensaje religioso contra los homosexuales y desató un debate en el mundo de la ovalada.

"Borrachos, homosexuales, adúlteros, mentirosos, fornicadores, ladrones, ateos, idólatras; el infierno les espera ¡Arrepiéntanse! Solo Jesús puede salvarle", era lo que decía su foto subida a su red social oficial y que aún permanece publicada. "Los que viven en pecado terminarán en el infierno a menos que se arrepientan. Jesucristo te ama y te da tiempo para alejarte de tu pecado y venir a él", redactó el deportista, de 30 años, junto a al imagen.

A partir de allí, la primera represalia que recibió Folau fue por parte del equipo para el que disputa el Súper Rugby, la franquicia New South Wales Waratahs de Sídney, que decidió suspenderlo. "NSW Rugby Union ha retirado a Israel Folau de todos los deberes de los jugadores con los Warathas de NSW hasta nuevo aviso", comunicó el ente el viernes.

El posteo de Folau en Instagram
El posteo de Folau en Instagram

Por su parte, la Unión de Rugby de Australia tomó la determinación de romper el millonario contrato que el fullback tenía con la entidad hasta 2022. "Folau cometió un violación de alto nivel de Código de Conducta de Jugadores Profesionales y por ello se termina su contrato de trabajo", comunicó esta mañana la federación.

Claro que sus publicaciones profesando la fe cristiana evangelista no son nuevas. Ya en 2018, el jugador había tenido problemas por algo similar, pero había logrado evadir los castigos por parte de las instituciones.

"Se le advirtió a Israel formalmente y en repetidas oportunidades lo que se esperaba de él como jugador de la selección y NSW Waratahs respecto al uso de redes sociales y no cumplió con estas obligaciones. Se le dejó en claro que cualquier publicación o comentario en redes sociales que fuera irrespetuoso con la gente por su sexualidad sería castigado con una medida disciplinaria", explicó Raelene Castle, director ejecutivo de la ARU.

Pese a las medidas tomadas por las dos asociaciones, varios integrantes del deporte a nivel mundial se expresaron tanto en contra como a favor de lo hecho por Folau.

Folau tenía vínculo firmado con la Unión de Rugby de Australia hasta 2022
Folau tenía vínculo firmado con la Unión de Rugby de Australia hasta 2022

Uno de los que hizo público su parecer fue Gareth Thomas, ex centro de Gales que se declaró homosexual después de retirarse: "No escribo con odio o furia después de los comentarios de Israel Folau. Escribo con simpatía. Para quienes lo lean, no se dejen influenciar por sus palabras. Sé la mejor persona y sé vos. Quien seas… El infierno no te espera. Te espera la felicidad", afirmó.

También recibió el repudio por dos ex compañeros y leyendas de los Wallabies como Drew Mitchel y Matt Giteau. "Jugamos un deporte que es inclusivo para todos: raza, religión, género, sexualidad. Si no quiere estar involucrado en este deporte, debería encontrar otro porque ha probado una y otra vez que no comparte esos valores. Dejó a la Unión con sólo una decisión por tomar y creo que sabía lo que hacía cuando posteaba esas cosas. Y capaz esa era su motivación para hacerlo", lanzó el ex fullback de Reds, Waratahs y Toulon, entre otros.

"Cuando jugás para tu país y te ponés la camiseta estás representando a toda Australia. Todos los sexos, razas, lo que sea que creas. Representás a todos y jugás por una causa mayor", argumentó el apertura de Suntory Sungoliath de Japón.

El debate tomó tal controversia en Australia que hasta Scott Morrison, el Primer Ministro, se expresó al respecto. "Fueron comentarios terriblemente insensibles. Es importante que la gente actúe con amor, cuidado y compasión con sus compatriotas y le hablen de forma sensible a los demás australianos", opinó en diálogo con ABC News.

Por otro lado, hubo algunos colegas que decidieron no castigar a Folau. Billy Vunipola, tercera línea de la selección inglesa, decidió defender al australiano por medio de su cuenta de Instagram: "Me llamaron 3 veces para que le quitara el like al posteo de Folau. Esta es mi posición al respecto. No odio a nadie, tampoco creo que sea perfecto. Él está diciendo cómo deberíamos vivir para acercarnos al modo en que Dios quería que viviéramos. El hombre fue hecho para que la mujer procreara, ese era el objetivo ¿no? Soy todo lo que está en esa lista al menos en un momento de mi vida. Me duele saber eso. Pero por eso creo que hay un Dios. Guiarnos y protegernos y perdonar nuestras ofensas como nosotros perdonamos a los que nos ofenden". Claro que estos dichos también generaron polémica en Inglarterra y el forward podría ser sancionado.

Los dichos de Folau generaron el repudio de muchos de sus colegas (Foto: AFP)
Los dichos de Folau generaron el repudio de muchos de sus colegas (Foto: AFP)

Otro de los que se sumó al apoyo a Folau fue el ex Puma Marcos Ayerza. "Me solidarizo con Folau por lo que le está pasando por defender sus creencias. Hoy en día está bien ser ateo, no religioso, judío, musulmán, pero nunca tratar de ser seguidor de Jesucristo", compartió en su Twitter.

Con 62 caps jugados y 32 tries anotados con la camiseta de los Wallabies, la Unión australiana decidió prescindir de su jugador más desequilibrante y talentoso a menos de cinco meses del Mundial de Japón.

Lejos de mostrarse arrepentido, el propio Folau reconoció que pase lo que pase estará feliz. "La decisión sobre mi futuro está en proceso, pero creo que Dios tiene el control de todo. Cualquiera sea su voluntad, ya sea para seguir jugando o no, estoy más que feliz de hacer lo que Él quiere que haga", reconoció en diálogo con Sydney Morning Herald, en lo que fue su primera aparición en los medios luego del escándalo.

Seguí leyendo: