Todos los argentinos presentes en el Spartak Stadium vivieron un minuto de furia y queja con la acción que se desarrolló a los 40 minutos del primer tiempo del partido entre la Selección e Islandia: ¿fue penal para Argentina que el árbitro polaco Szymon Marciniak no cobró?

Eduardo Salvio ensayó una conexión con Lionel Messi por el sector derecho del campo. Peleó y ganó la pelota. El ex Lanús llegó hasta el fondo e intentó sacar un centro en busca de un compañero que empuje el balón rumbo al gol.

El disparo superó en primera instancia a su marcador, Ragnar Sigurdsson. Sin embargo, la pelota rozó en su cuerpo, impidió que llegue a destino e impactó en la mano del islandés cuando estaba cayendo al suelo dentro del área.

Si bien el balón pegó claramente en la mano del futbolista europeo, el árbitro estuvo acertado al no pitar el penal ya que en acciones de este estilo –cuando está cayendo– se juzga la intención del jugador.

Sin embargo, eso no impidió que explote la queja de de Jorge Sampaoli y hasta del mismo Diego Maradona, quien realizó ampulosos gestos desde su ubicación en el palco del estadio en Moscú.

La queja de Diego Armando Mardona en la acción dentro del área (Reuters)
La queja de Diego Armando Mardona en la acción dentro del área (Reuters)

En el segundo tiempo otra vez se despertó el debate por una situación dentro del área, aunque esta vez no quedó zanjada la discusión. Cristian Pavón ingresó al área por el sector izquierdo a los 76 minutos de juego y el defensor Birkir Már Saevarsson le tocó el pie de apoyo. El juez interpretó que no había sido penal sin apoyarse en el VAR.

 

Seguí leyendo: