Marcelo Gallardo ofreció una conferencia de prensa particular luego de que River ganara la serie ante Boca y avanzara a la final de la Copa Libertadores. Porque se despojó definitivamente del escudo que suele emplear al enfrentar a la prensa. Y su voz, en más de un pasaje, sonó quebrada por la emoción. “Fue un partido en el que hubo mucho corte, mucha falta, mucha pelota adentro del área. Es difícil hacer el análisis del partido porque tengo una felicidad enorme. Me cuesta analizar el juego y lo que fue el desarrollo. Tengo una felicidad enorme por los jugadores, por nuestra gente, que debe estar muy contenta. Jugar otra final de Copa dejando a Boca afuera... No me entra la felicidad en el cuerpo”, reveló.

¿Por qué el Millonario llegó a una tercera final de Copa Libertadores en cinco años que lleva de gestión al frente del plantel? “El equipo tiene un poco de todo. Somos un equipo que reconoce jugar en condiciones adversas. Cuando hoy teníamos que pelear y luchar, el equipo lo hizo. Sabe sufrir, para llegar a una final de Copa también tenés que saber sufrir. Hoy sufrimos. Pero la recompensa está en haber jugado un muy buen partido en cancha de River, sacando una diferencia de dos goles. El juego de Boca tiene mucho poderío aéreo, nos hicieron un gol. Es el análisis que puedo hacer. Vuelvo a sacarme el sombrero por estos jugadores que tuvieron el espíritu y ese hambre de seguir. Es para emocionarse y felicitarlos”, volvió a poner el foco en sus pupilos. Y los sentimientos volvieron a aflorar.

LAS PRINCIPALES DEFINICIONES DEL MUÑECO

¿Toma noción de los logros de su era?

“El día a día nos lleva a perder de vista todo por lo que uno viene trabajando durante tanto tiempo. Y en ese proceso de tanta actividad permanente, vamos de un partido a otro, y no nos detenemos a pensar la relevancia que tiene volver a jugar una final de copa. Reconozco que no me detengo a pensar en eso. Mi cabeza está en lo que viene, siento una gran alegría y felicidad. Quiero agradecerle a la gente, que nos despidió en el Monumental de una manera increíble. Ese sentido que tiene la gente con este equipo es una fuerza extra”.

La felicitación a los hinchas de Boca por el comportamiento

“Debería ser algo natural, más ante el daño que nos hicimos como sociedad el año pasado, pero hay que reconocerlo. Que se haya dado todo en condiciones normales, bienvenido sea, se ve que aprendimos”.

¿Por qué River no mostró su mejor versión?

“Los partidos de 180 minutos se juegan con inteligencia. En la ida lo de River fue muy bueno, hicimos diferencia en el resultado y en el juego. Hoy no pudimos, pero en un escenario adverso, ante un equipo que tenía necesidades, que nos metió en nuestro campo con pelotas aéreas, a nosotros nos costó hilvanar juego. Yo había advertido que si teníamos que sufrir el partido y ponernos el overol, había que hacerlo. Si nos quedábamos solo en lo nuestro, hubiéramos corrido mucho más riesgo. Hubo pelotas al área, foules, foules, foules y nos fueron llevando a retroceder y nunca pudimos conectar”.

El sorprendente cierre de conferencia

“No tengo muchas palabras para decir porque me quiero ir a festejar, siento mucha felicidad. Prefiero levantarme e irme si no se enojan. ¿No se enojan?”.

SEGUÍ LEYENDO: