La lesión de Darío Benedetto le abrió la posibilidad de ser titular a Ramón Ábila en la ida de los octavos de final de la Copa Libertadores entre Boca y Atlético Paranaense en Brasil. Y fue el ex atacante de Huracán el que tuvo las mejores oportunidades para el elenco visitante.

A los 10 minutos de juego, Mauro Zárate lo habilitó en tres cuartos de cancha y Wanchope ensayó un sprint furioso, les ganó la posición a los centrales brasileños y quedó de cara al gol. Estaba a punto de definir con el arquero Santos cuando Léo Pereira se recuperó en la carrera y llegó a punteársela desde atrás. El balón le quedó largo a Zárate y Ábila se lo apoderó otra vez, aunque sin ángulo remató al bulto cuando estaba tapado.

Más tarde, cuando el reloj llegaba a la media hora de juego, fue Alexis Mac Allister el que recuperó una pelota en ataque frente a Bruno Guimaraes y dejó mano a mano a Wanchope, quien definió de zurda y encontró a Santos bien plantado para desviar su tiro. Fue una situación muy lamentada en el banco xeneize y la más clara de todo el encuentro.

En el complemento fue amonestado por el árbitro uruguayo Daniel Fedorczuk después de forcejear con Pedro Henrique. Y a falta de 15 minutos para el final, Alfaro decidió sacarlo de la cancha para darle los primeros minutos oficiales al venezolano Jan Hurtado.

De cara a la revancha del miércoles que viene en la Bombonera, Wanchope es número puesto para arrancar nuevamente entre los titulares. Es probable que en el transcurso de la semana llegue algún competidor ante la inminente despedida de Pipa Benedetto. Los que suenan son Guido Carrillo, Mauro Boselli y el ecuatoriano Felipe Caicedo.

SEGUÍ LEYENDO