Quien mire el tanteador y lea el nombre de Alexis Mac Allister podrá pensar que fue considerado figura por su gol, aunque lo cierto es que el mediocampista que debutó oficialmente con la camiseta de Boca en Brasil hizo méritos durante los 90 minutos.

Recostado como volante por izquierda (le ganó la pulseada a Bebelo Reynoso) hizo jugar cuando tuvo la pelota y se mostró laborioso cuando tuvo que defender.

A los 17 minutos mostró su pegada con un tiro libre picante que por poco es desviado por un compañero y termina en el primer tanto. A la media hora de juego recuperó una pelota en ataque y dejó cara a cara a Wanchope Ábila, quien dilapidó un mano a mano clarísimo frente a la figura del arquero Santos.

Mac Allister corre y se encuentra con la mirada con los fanáticos “xeneizes” en el estadio Arena da Baixada (AP)
Mac Allister corre y se encuentra con la mirada con los fanáticos “xeneizes” en el estadio Arena da Baixada (AP)

En el complemento sintió el desgaste y Alfaro tenía en vista reemplazarlo, justo antes de que tirara una pared con Carlos Tevez en tres cuartos de cancha y desenfundara con derecha. La pelota llegó a desviarse en el marcador Pedro Henrique y se clavó en el ángulo izquierdo de Santos.

Tras la acción, Mac Allister reflejó su felicidad por su estreno victorioso: "Fue un partido dificilísimo, sabíamos que iba a ser así. Vinimos a ganar y lo importante es el gran resultado. Aunque nos falta la segunda parte, la más importante y difícil".

Sobre su conquista, describió: "Traté de tirar la pared con Carlos y cuando me quedó ahí, no miré al araco. Ya sabía dónde estaba y se metió en un lugar lindo. Estoy viviendo un momento soñado pero lo tomo con tranquilidad, sabiendo lo que significa y teniendo en cuenta que hay un equipo atrás".

SEGUÍ LEYENDO