Pratto convirtió en los dos partidos de la final disputada con Boca y en la vuelta ante Atlético Paranaense (Foto: Télam)
Pratto convirtió en los dos partidos de la final disputada con Boca y en la vuelta ante Atlético Paranaense (Foto: Télam)

Cuando River Plate decidió pagar los 14 millones de dólares que exigía el San Pablo de Brasil por su pase, allá por enero de 2018, mucho se habló de si valió la pena desembolsar tanto dinero por un jugador de 29 años.

Hoy esa duda ya no corre por los pasillos del Monumental. Todo lo contrario. El desembarco de Lucas Pratto en la institución no solo es celebrado por hinchas millonarios sino que a fuerza de goles y grandes actuaciones logró amortizar cada centavo que se invirtió por él.

Claro que al delantero nacido en La Plata hubo una razón que lo sedujo para arribar al club de Núñez. "En su momento dije que vine a River porque quería que me dirigiera Gallardo. Y no me equivoqué", le aseguró el Oso al sitio oficial de River. "Es un líder y un ganador nato, que saca lo mejor de cada jugador para el equipo y en la parte individual. Es un estratega puro, que sabe no sólo cómo hacer jugar al equipo, sino cómo plantear cada partido de la forma más inteligente y siempre sorprende a los rivales. Y la otra virtud es que en cada entrenamiento tenés que dar todo, porque es ahí donde se da cuenta de quién está mejor para jugar", agregó acerca del Muñeco.

El Oso aseguró que eligió el Millonario porque quería ser dirigido por Gallardo
El Oso aseguró que eligió el Millonario porque quería ser dirigido por Gallardo

El Oso volvió a aparecer en una final, como aquella en la Bombonera o la de Madrid. En el segundo minuto de descuento de la vuelta ante Atlético Paranaense por la final de la Recopa Sudamericana, cuando aún el resultado estaba 1-0 a favor de River y todo indicaba que irían al alargue, recibió un pase de Matías Suárez y con un toque de derecha para acomodar la pelota y otro más fuerte y con el empeine para mandarla al fondo de la red y así aumentar la diferencia para gritar campeón en el Monumental.

"No hay que olvidarse de que para llegar a ganar este título tenés que ganar la Copa Libertadores y derrotamos a un equipo como el Paranaense, que es el último campeón de la Sudamericana. Sabemos que nada va a superar lo del Bernabeú y haberle ganado la Libertadores a Boca, pero obtener esta Recopa es mostrar que River siempre gana y que nunca pierde el espíritu de competir", explicó el delantero acerca de lo que significó ganar este trofeo.

Otro de los factores que destacó Pratto para conseguir los objetivos fue el de la relación del plantel. "Es un grupo sano y la unión es lo más fuerte que tenemos. Todos tiramos para el mismo lado. Y los que no juegan alientan para que nos vaya bien. Nunca hay jugadores enojados porque no les toca entrar. Y todos están preparados, porque cuando les toque jugar deben rendir para el bien del equipo. Nunca nadie está por encima del equipo", comentó.

El futbolista con pasado en Vélez, Tigre y Boca, entre otros, ya consiguió la Supercopa Argentina, le Libertadores y la reciente Recopa en sus primeros 18 meses en el club. Sin embargo, quiere ir por más y reconoce que estar en el Millonario te obliga a pelear todos los torneos. "Ahora vamos por la Copa Libertadores. Este equipo siempre quiere competir y prepararse para ganar cosas. Vamos a descansar, después a hacer una buena pretemporada y prepararnos para jugar contra el Cruzeiro, uno de los mejores equipos en la primera fase. Nos gusta siempre empezar con rivales difíciles para ver cómo estamos. Yo vine a River a ganar la Libertadores y mejor no pudo ser: obtenerla frente a Boca, en el partido más importante de la historia. Y ahora, como todos, quiero ganarla otra vez", concluyó.

Otras tres frases de Lucas Pratto:

Cómo encararon el partido de vuelta ante Atlético Paranaense: "Sabíamos que teníamos que hacer un partido perfecto si queríamos llevarnos esta copa. Perdimos en el partido de ida allá en Brasil, pero estábamos convencidos de que de local lo dábamos vuelta. Nosotros estamos mentalizados para jugar este tipo de encuentros. Veníamos jugando en un muy buen nivel en el semestre y repitiendo esas actuaciones iba a ser todo más fácil. Todo se dio como lo pensamos, tuvimos intensidad de juego durante todo el partido, manejamos bien la pelota y presionamos todo el partido. Y estuvimos concentrados a la hora de definir y no cometimos ningún error".

Su buen momento: "Por suerte las cosas me están saliendo bien. Pero todo es producto del equipo. Acá nadie brilla o sobresale si no es por la ayuda de todos. Yo soy útil donde me necesiten. Hay veces que tengo que sacrificarme para el equipo, tirándome a los costados para tratar de desbordar y asistir a los que llegan por adentro. Otras, tirándome atrás para aguantar la pelota y generar espacios para los volantes que llegan al área. Y otras jugando bien de punta para poder llegar al gol. Últimamente se me está dando y en ocasiones importantes. Para mí, es muy lindo hacer goles que sean decisivos, pero no me obsesiona vivir del gol. También es muy importante la tarea que hacemos los delanteros a la hora de presionar para recuperar la pelota. Eso produce en el rival un desgaste importante, que nos beneficia muchas veces para definir los partidos. Todo lo mío es a base de sacrificio en los entrenamientos y de dejar todo en los partidos. La continuidad es fundamental para lograr mi mejor rendimiento".

Sus elogios para Leonardo Ponzio: "Ponzio es un ejemplo para todos nosotros. Es un referente. Un líder positivo. El más ganador de la historia de River. Está en todos los detalles. Suma y tira onda positiva a todos permanentemente. Siempre con ganas de ayudar y de preocuparse por cómo están todos. Es un jugador completo, que ganó todo. Con una enorme personalidad y sorprende su humildad. Por eso es ídolo en River".

Seguí leyendo: