Boca juega feo, pero está en la final. En una Copa de la Superliga que la quisieron ganar River, Racing, San Lorenzo e Independiente, el equipo de Alfaro llegó al encuentro definitorio, donde se medirá con Tigre.

Su juego no es el más sólido, ni el más brilloso, pero su efectividad le permite soñar con un nuevo título nacional ¿Podrá el Xeneize lograra el resultado deseado ante un rival que quiere hacer historia a pesar de su descenso?