El entrenador del Atlético Madrid, Diego Simeone, le pidió perdón a la Juventus y a todas las personas que se sintieron ofendidas por su gesto de celebración en la victoria por 2 a 0 sobre el equipo italiano, cuando se llevó las manos a los testículos para subrayar la virilidad del equipo.

"Quiero pedir disculpas una vez más a la gente que se ha sentido ofendida por el gesto que hice el día del partido, el cual, claramente, fue una expresión. Una mala expresión, de lo que sentía por mis jugadores. En ningún momento fue hacia la Juventus", explicó el Cholo en conferencia de prensa, en la previa del compromiso ante el Villarreal, en un partido correspondiente de la Liga.

El Colchonero se impuso ante la Juventus y encarriló su camino hacia los cuartos de final de la Liga de Campeones, aunque todavía tiene un difícil partido de vuelta el 12 de marzo en Turín.

El Cholo Simeone se descargó en la victoria de Atlético Madrid ante la Juventus en el Wanda Metropolitano (Reuters)
El Cholo Simeone se descargó en la victoria de Atlético Madrid ante la Juventus en el Wanda Metropolitano (Reuters)

Conocido por sus discursos encendidos y su pasión en su trabajo como entrenador, Simeone festejó el primer gol de su equipo dándose la vuelta hacia el público del Wanda Metropolitano y llevándose las manos a los genitales, una imagen que fue captada y muy comentada.

En la rueda de prensa posterior a ese partido explicó que lo hizo porque "para alinear a Koke y a Diego Costa después de dos semanas sin jugar hay que tenerlos", en otra alusión a sus atributos masculinos. Los dos jugadores regresaban de sendas lesiones.

Sin embargo, se sospecha que el descargo del Cholo se basó en un grito de euforia por el gol que le habían anulado a Álvaro Morata, cuando el choque estaba 0 a 0 y la intervención del VAR invalidó la conquista del delantero albirrojo.

“Significa que tenemos huevos. Muchos huevos. Ya lo hice en alguna ocasión de jugador. Poner a Diego Costa y Koke después de un mes sin jugar… había que tener huevos y los puse”, había argumentado el DT cuando un periodista le consultó al término del partido.