Una desafortunada jugada en el encuentro entre Huracán y Unión en Parque Patricios obligó a Jorge Baliño a adicionar cinco minutos de descuento en la primera mitad. Fue el choque de cabezas entre Federico Mancinelli, defensor local, y Augusto Lotti, atacante visitante.

El que se llevó la peor parte fue el futbolista tatengue, que apenas duró 10 minutos en cancha. El hombre cedido por Racing quedó tendido en el césped después del golpe y los auxiliares médicos debieron colocarle un cuello ortopédico antes de subirlo a una camilla y llevarlo directamente a un hospital para realizarle estudios.

Fue una baja inesperada para el equipo de Leonardo Madelón, que apeló a Fernando Troyansky para reemplazarlo y tuvo suerte: senteció el duelo con el 3-1.

Más tarde quien tuvo problemas fue Saúl Salcedo, que sufrió por un testazo con Yeimar Pastor Gómez Andrade. Al defensor quemero lo tuvieron que asistir en varias oportunidades. De hecho le pusieron un gorro, un vendaje y terminó algo mareado.

Fue un accidentado encuentro en el estadio Tomás Adolfo Ducó.

SEGUÍ LEYENDO