Una hora y cuarenta y siete minutos de partido por la tercera ronda del Abierto de Australia. En el Melbourne Arena se medían Diego Schwaertzman y el checo Tomas Berdych. Con el resultado 7-5, 3-6 y 2-2, y en un cambio de raqueta de su rival, "El Peque" aprovechó para liberar tensiones y mostró toda su habilidad.

Ante la sorpresa de los 10.500 espectadores que comenzaron a murmurar y después a asombrarse, el argentino comenzó a hacer jueguito con la pequeña pelotita amarilla. Tras golpearla doce veces pasándola de pie a pie, con el canto de la raqueta la hizo rebotar en cinco oportunidades para finalizar con un malabarismo entre la pelota, la raqueta y su codo derecho.

REUTERS/Kim Kyung-Hoon
REUTERS/Kim Kyung-Hoon

Llegó entonces la ovación de los presentes y la presencia de un hincha argentino mostrando su camiseta de la selección argentina con el nombre de Lionel Messi. Después, las risas de Diego que paso seguido se concentró, se preparó y sacó para disputar el quinto game del tercer set.

Seguí Leyendo: