El Barcelona se floreó en el clásico de Cataluña y se impuso por 4 a 0 sobre el Espanyol. Quien abrió el partido fue Lionel Messi, de tiro libre, misma vía con la que en el complemento estampó el cuarto de su equipo. Ousmane Dembelé y Luis Suárez marcaron los restantes. El local pudo descontar pero el VAR le anuló el gol.

El primero llegó a los 18 minutos, cunado el 10 clavó al ángulo un disparo desde 20 metros. Poco después, Luis Suárez intentó aprovecharse de los instantes de conmoción del Espanyol, pero Diego López atajó su disparo.

En el minuto 26, los de Valverde abrieron brecha con un latigazo cruzado de Dembélé. El francés definió con gran precisión una vistosa jugada de Messi, que lo hizo todo bien, pero prefirió pasar el balón a su compañero. El 0-2 supuso un mazazo duro para los blanquiazules. Sobre el final de la primera parte, Suárez llegó hasta la línea de fondo y pasó la pelota por debajo de las piernas Diego López. El RCDE Stadium enmudeció con el 0-3.

(REUTERS)
(REUTERS)

El Espanyol se fue a los vestuarios hundido, pero se levantó en la reanudación. Sin embargo, Messi se encargó de frenar esta actitud de cuajo. El argentino dijo basta y endosó el 0-4 al fusilar otra falta directa en el minuto 65. Algunos aficionados pericos ya no aguantaron ni un segundo más la actuación estelar del '10' azulgrana abandonaron su estadio antes de tiempo

Con este resultado el Barcelona sigue como líder de La Liga y en la próxima jornada visitará al Levante.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: