EFE/Andrés Cristaldo
EFE/Andrés Cristaldo

Las reuniones que se establecieron desde temprano en el complejo Pedro Pompilio fue una muestra de la reacción que gestaba Boca al conocer cuál iba a ser el fallo de la Conmebol.

La revancha de la Superfinal se disputará en el Santiago Bernabéu del Real Madrid el domingo 9 de diciembre a las 20:30 (hora local). Por lo tanto, los reclamos boquenses relacionados a su negativa de jugar el choque ante el Millonario fueron descartados por la entidad sudamericana.

En este sentido, el presidente del club de la ribera, Daniel Angelici, volverá a insistir con su apelación ante el  Tribunal de Apelaciones de la Conmebol (y en última instancia al TAS), dado que la Unidad Disciplinaria falló en su contra.

Sin embargo, en Casa Amarilla debaten cuál es el mejor escenario al verse obligados a disputar la revancha por la final de la Libertadores. Lo concreto es que la dirigencia tiene claro que ganó la primera batalla al haberse quedado su rival sin chances de ejercer la localía, pero ello no termina de convencer a la Comisión Directiva.

El costo de la apelación será de una cifra accesible de 1.000 dólares para Boca y más allá de contar con el tiempo para presentar toda la documentación pertinente, el equipo de Guillermo Barros Schelotto deberá presentarse en la capital ibérica para buscar la séptima conquista continental.  

El comunicado oficial de Boca:

 
(@BocaJrsOficial)
(@BocaJrsOficial)

Seguí leyendo