El estado de ánimo del plantel es otro, dicen quienes integraron el anterior, y Dybala e Icardi encabezan el nuevo humor (@Argentina)
El estado de ánimo del plantel es otro, dicen quienes integraron el anterior, y Dybala e Icardi encabezan el nuevo humor (@Argentina)

A sólo once minutos del final del amistoso de anoche ante la selección mexicana, el estadio mundialista Malvinas Argentinas de Mendoza estalló en una ovación. Se trataba del ingreso como suplente de Paulo Dybala, quien había sido pedido insistentemente por la gente durante todo el partido. "La Joya", por si faltara poco, respondió con un bonito gol, y durante los festejos fue directamente en busca de quien generó la jugada y lo asistió, Giovanni Simeone, para agradecerle con gestos ostensibles.
Dybala, ídolo de la Juventus, donde el público asiste a al estadio con su rostro y el gesto de la máscara que reproduce en cada festejo de gol, no había logrado el mismo rendimiento en la selección argentina durante el ciclo anterior, pero ahora aparece muy fortalecido, sintiéndose respaldado por el público, y asumiendo claramente uno de los roles de liderazgo de la nueva generación de futbolistas convocados por Lionel Scaloni para los últimos seis partidos post-Mundial de Rusia 2018.

Eso se nota en todo. En la soltura con que se mueve en la cancha, sin la mochila de tener que demostrar algo, como en el ciclo pasado. Ya se pudo comprobar en la soltura de aquel intento, en Córdoba, de colocar una pelota de emboquillada por encima de Guillermo Ochoa en el primer partido ante México en Córdoba, o la tranquilidad para definir ante Jesús Corona en el segundo partido, en Mendoza.

Pero también en sus declaraciones, sosteniendo la continuidad de Scaloni como entrenador para 2019 ("obviamente, queremos que siga. Nos da libertad y nos hace trabajar de linda manera. Podemos seguir así").
No es casualidad que ahora, a diferencia de lo ocurrido durante muchos años con la generación anterior, los jugadores aparezcan muy cerca del público, con enorme simpatía, sacándose fotos con los hinchas que esperan en la puerta de los hoteles de concentración, sonriendo, y firmando autógrafos sin ningún apuro. Dybala tiene muchísimo que ver con eso, y la gente lo considera humilde y cercano. Hay un evidente esfuerzo por mostrar humildad y pertenencia, algo que no se veía en épocas anteriores. Pero tampoco es casualidad que Dybala y Mauro Icardi, dos de los que menos lugar encontraron en el ciclo anterior, hayan hecho tanto hincapié en la actual cohesión grupal.

"Todos tiramos para adelante", fue la frase que utilizó, sin ingenuidad de ninguna clase, Paulo Dybala para definir este momento, mientras que Icardi es todavía más contundente al respecto, cuando sostiene: "Yo viví en la Selección y no había tanto compañerismo ni tanta amistad. Se formó algo muy lindo de parte de todos y esperamos poder seguir por este camino".

Dybala propicia el acercamiento con la gente, en contraposición con el grupo anterior comandado por los históricos
Dybala propicia el acercamiento con la gente, en contraposición con el grupo anterior comandado por los históricos

¿Acaso una manera de cerrar filas o una advertencia a la Vieja Guardia que pueda querer sumarse en el futuro?

Icardi no sólo se siente cómodo en este ciclo, en el que apoya claramente la continuidad de Scaloni ("En este nuevo ciclo nos sentimos muy cómodos y muy bien con todo el cuerpo técnico, con Leo, con todos"), sino que se suma a la elipsis de Dybala hacia la etapa anterior: "Cuando era convocado antes, no se sentía lo que se siente ahora, porque antes había jugadores de más experiencia y ahora hay jugadores que llegan desde abajo, que quieren hacer méritos, y eso nos da un plus".

Sergio Romero, de la vieja guardia, apoya a Scaloni y tiene buena relación con los recién llegados. ¿Será el nexo para que vuelva Messi? (@Argentina)
Sergio Romero, de la vieja guardia, apoya a Scaloni y tiene buena relación con los recién llegados. ¿Será el nexo para que vuelva Messi? (@Argentina)

Pero tanto como Dybala y tal vez por un carácter diferente, Icardi se va convirtiendo poco a poco en uno de los voceros y referentes de este plantel, muy lejos de la etapa anterior, cuando tras mostrarse en la gira por Australia con Jorge Sampaoli, aún lesionado, no volvió a repetirlo antes del Mundial, cuando el Inter envió un certificado de su salud física como justificativo de su ausencia, algo que pudo ser clave en su desafectación mundialista para Rusia.

Tanto es así, que incluso dentro del campo de juego Icardi sabe que el esquema táctico de Scaloni no lo favorece, como anoche cuando prácticamente no tuvo acompañamiento por las puntas porque ni Erik Lamela ni Rodrigo De Paul se sienten extremos, pero se las arregló al minuto para generar su primer gol de albiceleste, al tocar hacia el jugador del Tottenham para abrirse camino solo hasta la definición.

Acaso quien aparece como tercer líder grupal, el experimentado Sergio Romero, pueda ser fundamental para articular puentes entre la generación anterior y la actual.

El arquero suplente del Manchester United, dos veces mundialista pero desafectado con polémica de Rusia 2018, es considerado amable por la nueva generación y siempre fue uno de los pocos accesibles en la relación con el público en tiempos pasados y, a diferencia de sus ex compañeros, siente que tiene una nueva posibilidad tras perderse la gran cita hace cinco meses.

Aún así, sorprendió su enorme respaldo a Scaloni, cuando lo comparó nada menos que con Alejandro Sabella, con quien llegó a la final de Brasil 2014. "Leo logró hacer un cambio muy importante, como antes Alejandro. Trajo gente nueva que se adaptó y está dejándose la piel por esta camiseta. Estamos muy contentos".

Romero (y Scaloni lo sabe) resulta clave para conseguir el regreso de un Lionel Messi que no hace ninguna mención sobre el tema, cuando ya en 2019 se disputará la Copa América de Brasil, así como también las posibles de Sergio Agüero o la más factible de Nicolás Otamendi.

Si bien la dirigencia de la AFA confía en que Scaloni logre atraer por distintas vías a los referentes de la Vieja Guardia, lo cierto es que ésta se encontrará con un panorama muy distinto a lo que hubo en el pasado, y los nuevos líderes ya se encargaron de marcarles la cancha.

SEGUÍ LEYENDO: