En la antesala del primer cruce por la Superfinal de la Copa Libertadores entre Boca y River, Alejandro Domínguez, presidente de la Conmebol, reveló una promesa que le hicieron tanto Daniel Angelici como Rodolfo D'Onofrio para el 2019.

El mandatario paraguayo realizó una conferencia de prensa junto a los máximos dirigentes del Xeneize y del Millonario y uno de los temas que mencionó fue el de la final única que se dará el próximo año en Santiago de Chile.

"Quiero comentar algo aquí y que después los presidentes se hagan responsables de lo que dijeron. Uno siempre es esclavo de sus palabras, dicen. Los dos dijeron que el próximo año van a estar de vuelta en Santiago de Chile, es un compromiso y un desafío que ellos asumieron", confesó Domínguez.

Claro que si bien aún falta definir quién será el ganador de esta edición, tanto Boca como River saben que su historia y presente los obliga a ser protagonistas año a año del certamen más importante del continente y es por ello que ya sueñan con volver a pelear por el trofeo el año que viene.

"Por supuesto esta final es mucho más que la expectativa de tener dos grandes clubes sino que también es posicionar mejor a la final de la Conmebol, de poder tener más recursos para los equipos que participen y es dar más oportunidades a que no ocurra lo que pasa hoy de no poder tener un estadio con visitantes. La idea es demostrar que se puede ser tolerantes y que se puede asistir a un juego con la seguridad y tranquilidad que uno asiste para divertirse y no con el temor de que no va a salir", añadió Domínguez acerca del cambio de formato que comenzará a regir desde el 2019.

SEGUÍ LEYENDO