(AFP)
(AFP)

Wilmar Alexander Roldán Pérez, colombiano, de 38 años, árbitro internacional FIFA desde 2008, fue el designado para dirigir Palmeiras-Boca, junto a sus compatriotas Alexander Guzmán y John A. Leon como asistentes. El cuarto juez será Andrés Rojas, mientras que a cargo del VAR estarán Julio Bascuñan, Piero Maza y Carlos Astroza.

Roldán goza de una gran experiencia, estuvo en los dos últimos Mundiales, en los Juegos Olímpicos 2012 y las Copas América 2015 y 2016. A Boca lo dirigió en siete oportunidades, con cuatro triunfos, un empate y dos derrotas (el encuentro de ida contra Independiente del Valle en la semifinal de la Libertadores de 2016 y la revancha de la final de 2012 ante Corinthians).

Roldán ofrece un perfil serio en el control del juego, con un nivel normal de aciertos en lo técnico y en lo disciplinario, y con facilidad en el uso de las tarjetas. En total ha dirigido 337 juegos, con 1680 amonestaciones y 158 expulsiones; 57 de ellas por doble amarilla.

Sus últimos encuentros no han sido de los mejores. En Rusia 2018 su pasar fue fugaz, muy posiblemente por su carácter, que lo lleva a tomar decisiones sin reconocer al VAR cuando cree estar seguro de lo que vio. Eso lo llevó a incurrir en errores, por ejemplo, en la semifinal de la Libertadores pasada entre Lanús y River.

En cuanto al VAR, el chileno Bascuñan posee experiencia en el campo de juego, pero detrás de una pantalla es un novato. Esperemos que esté a la altura del partido y que, finalizado el partido, sólo hablemos de los árbitros desde el punto de vista estadístico.

SEGUÍ LEYENDO: