(Fotobaires)
(Fotobaires)

La derrota ante River en la Bombonera significó otro duro golpe para Guillermo Barros Schelotto. Esa pesadilla llamada Superclásico arrojó un nuevo resultado adverso que hace dudar a el liderazgo de un entrenador que cuenta con un plantel cargado de figuras.

Además, la lesión de Esteban Andrada debilitó al Xeneize en una posición fundamental. "El arquero es y será Rossi, pero lo único que me genera dudas es que si vamos a jugar cosas importantes con 2 jugadores que están detrás de él y todavía no han debutado, sería darle mucha responsabilidad en partidos de gran importancia para el club", había dicho el Mellizo en la previa del encuentro frente al Millonario.

Si bien el ex Chacarita no tuvo ninguna responsabilidad en los goles del Pity Martínez y Nacho Scocco, la exigencia del entrenador hacia la dirigencia fue inmediata: "Hay que conseguir a otro arquero".

(@CATalleresdecba)
(@CATalleresdecba)

En ese contexto aparece el nombre de Guido Herrera, de gran presente en Talleres. Más allá de la buena relación que hay entre los directivos cordobeses y xeneizes, la incorporación del joven de Río Cuarto se complicaría por el concepto de la operación, ya que en la T estarían dispuestos a vender al jugador, pero Angelici sólo negociaría un préstamo.

Otra opción es la de Marcos Díaz, el experimentado referente de Huracán que tiene contrato hasta diciembre en el club de Parque Patricios y el único método de adelantar su salida del Globo sería con una transferencia, una posibilidad remota para la Comisión Directiva de Boca.

Así, con Rossi como titular y Javier Bustillos como suplente, Barros Schelotto analiza la posibilidad de hacer debutar a Manuel Roffo en el próximo compromiso frente a Colón de Santa Fe. Como el chico de 18 años no forma parte de la lista de buena fe de la Copa Libertadores, el técnico busca evitar sorpresas de cara a la revancha de los cuartos de final ante Cruzeiro, dado que una lesión de Rossi (o Bustillos) frente al Sabalero obligaría al Xeneize a viajar a Brasil con un solo arquero, un riesgo enorme si se tiene en cuenta la importancia del choque.

Los del Mellizo recibirán al elenco santafesino el próximo domingo a las 20 en el Alberto J. Armando y cuatro días más tarde buscarán sellar la clasificación a las semifinales del torneo más codiciado del continente frente al Cruzeiro en Belo Horizonte. La necesidad del objetivo obliga a Guillermo a tomar riesgos impensados.

Seguí leyendo