El “Muñeco” hace planes para dosificar energías (Foto: Reuters)
El “Muñeco” hace planes para dosificar energías (Foto: Reuters)

Marcelo Gallardo ya habló con Lucas Pratto, a quien puso en caja después de las polémicas declaraciones en las que el delantero de River dijo que su equipo tiene "más carácter que Boca" en las instancias decisivas. El técnico es abonado al perfil subterráneo y consideró "innecesario" que el Oso dijera lo que dijo la semana pasada. Después de esa charla que tenía pendiente con el delantero, el Muñeco comenzó a darle forma junto a sus ayudantes al plan para que su equipo afronte la crucial seguidilla de siete partidos en 24 días que se le avecina al Millonario desde el miércoles, cuando enfrentará a Platense por la Copa Argentina, hasta el 5 de octubre, día en que será local ante Defensa y Justicia, por la Superliga.

Consciente de que ahora deberá aflorar nuevamente la versión más competitiva de su equipo, Gallardo pretende que River siga con vida en los tres frentes, más allá de que la prioridad es la Copa Libertadores y luego le siguen la Copa Argentina y la Superliga. ¿Por qué la Copa Argentina está por encima de la Superliga? Porque es uno de los atajos que tiene River para clasificarse a la Libertadores 2019, de la que por ahora está afuera. Y para River se volvió esencial jugar la Libertadores del año próximo, menos desde de lo deportivo que para la tesorería del club, golpeada por la disparada del dólar y la gran cantidad de altos contratos en esa moneda que tiene que afrontar. Los ingresos que da la Libertadores por participar y en materia de recaudaciones se vuelven indispensables para que la economía del club evite encontrarse con un escenario todavía más preocupante que el actual.

La cargada agenda de River durante septiembre y los primeros días de octubre cuenta con tres partidos excluyentes, más allá del deseo de Gallardo y del plantel de dar pelea en las tres competencias: los choques ante Independiente por los cuartos de final de la Copa Libertadores, el 19 de este mes y el 2 de octubre, y el Superclásico del domingo 23 de septiembre en la Bombonera, por una Superliga en la que el equipo ya quedó obligado a correr desde atrás al estar a seis puntos de Racing, el único líder.

La idea de Gallardo es utilizar al equipo titular en la mayoría de los partidos, aunque sabe que el calendario lo obligará a echar mano a una formación alternativa cuanto menos en el choque del próximo sábado ante San Martín de San Juan, por la Superliga. ¿Por qué? Porque el encuentro ante el conjunto cuyano quedará en el medio del partido del miércoles en la cancha de Lanús ante Platense, en busca de un lugar en los cuartos de final de la Copa Argentina, y del choque de ida contra Independiente, en Avellaneda.

El amistoso del domingo ante Talleres, en Córdoba, le dejó una preocupación al Muñeco más allá de la caída 3 a 1 en contra: los suplentes jugaron en un bajo nivel y el sábado, ante el conjunto sanjuanino, necesitarán estar en una versión mucho más elevada para tratar de conseguir el primer triunfo en la Superliga luego de los cuatro empates iniciales en la misma cantidad de fechas.

El empate 1 a 1 ante San Lorenzo, en el Nuevo Gasómetro, apenas tres días después de haber eliminado a Racing de la Libertadores, le dejó al Muñeco una enseñanza: después de tan poco tiempo de recuperación, es difícil que el equipo quede con la frescura física suficiente como para afrontar de igual a igual cualquier encuentro de la Superliga. River acusó el desgaste físico en el segundo tiempo y San Lorenzo llegó al empate casi por decantación. Y el técnico no quiere que se repita una situación similar luego de enfrentar a Platense y en la previa de la gran serie copera ante Independiente. Si Ignacio Fernández no regresa ante Platense tras su lesión muscular en el isquiotibial de la pierna izquierda, es posible que el Muñeco le dé minutos de juego frente a San Martín como para que llegue con rodaje al primer encuentro contra Independiente.

En ese duelo en Avellaneda, Gallardo no podrá contar con Enzo Pérez, suspendido por su expulsión frente a Racing. Sí, en cambio, dispondrá de los futbolistas afectados a los distintos seleccionados: Franco Armani, Exequiel Palacios, Gonzalo Martínez (Argentina) y Juan Fernando Quintero (Colombia).

Gallardo podrá disponer con seguridad de la formación titular en cuatro de esos siete partidos que se le vienen: ante Platense, en los dos choques frente a Independiente y contra Boca. Habrá rotación frente a San Martín de San Juan, y la coyuntura y el estado físico de sus jugadores determinarán los pasos a seguir en los otros dos encuentros que tendrá por la Superliga: el viernes 28 de este mes ante Lanús en condición de visitante, cinco días después del Superclásico y cuatro antes del desquite copero contra Independiente, y el viernes 5 de octubre frente a Defensa y Justicia en el Monumental, tres días después del cierre de una serie de la Libertadores que promete ser estresante.

Gallardo recurrirá para los choques ante Lanús y Defensa solamente a los titulares que vea en mejores condiciones de saltar a la cancha. Si no, será la hora de sus jugadores de alternativa, entre los que se encuentran Jorge Moreira, Lucas Martínez Quarta, Luciano Lollo, Nahuel Gallardo, Bruno Zuculini, Nicolás De La Cruz, Cristian Ferreira, Rodrigo Mora e Ignacio Scocco. Todos evidenciaron un bajo rendimiento ante Talleres tanto a nivel individual como colectivo. Y le dejaron al técnico un inquietante panorama: ante el torrente de partidos consecutivos, llegó la hora en que todos los integrantes del plantel necesitan estar a la altura de las circunstancias.

SEGUÍ LEYENDO: