Lo sacan del freezer a Cuevitas para salvarnos contra Racing. Enchufate Cuevas ¿eh? Después no vengas a decir que no tenés chances, decía el relator Atilio Costa Febre con algo de su probado profesionalismo y mucho de la súplica compartida con el hincha de River para acompañar el ingreso de Nelson Rafael Cuevas Amarilla, Pipino, a la cancha del estadio Monumental en lugar de Claudio Husaín a los 16 minutos del segundo tiempo del partido que el Millonario empataba sin goles con la Academia por la 16° fecha del Clausura 2002, el torneo que a la postre ganaría gracias al gol que esa tarde marcaría el paraguayo, muchas veces inexplicable para el hincha y desde entonces amado en Núñez.

Pipino Cuevas y el gol a Racing
Pipino Cuevas y el gol a Racing

Ramón Díaz, técnico del equipo de Núñez, sorprendió con el ingreso de Pipino, a quien ni siquiera había tenido en cuenta en los cinco partidos anteriores del equipo. "Decisión técnica", decía el riojano. Esa tarde, la del 29 de abril de 2002, lo llevó al banco de suplentes. Claro que en toda esta historia falta el nombre de la gran protagonista: Nidia Cuevas. Ella, madre y principal fan del jugador, visitó al DT en la semana previa al duelo clave con Racing, que si ganaba el partido en el Monumental se iba directo a la consagración.

"Mi hijo te va a salvar y tenés que ponerlo a mi hijo. Porque si vos no lo ponés te vas a arrepentir, Ramón", le advirtió la mujer a Ramón. El entrenador tiró de la cuerda todo lo que pudo. El viernes concentró a todos el plantel disponible para ese partido crucial… menos a Nelson Cuevas. Lo llamó el sábado, un día después que todo el resto, vaya a saber por qué.

El partido era un puñado de nerviosismo. De ida y vuelta. En el minuto 44 del segundo tiempo, River sufrió la expulsión de su arquero Ángel Comizzo y, habiendo agotado los tres cambios, envió en su lugar a un jovensísimo Martín Demichelis. Tres jugadores de la Academia rodeaban la pelota ubicada sobre la medialuna del área, algo recostada sobre la derecha. La ocasión era ideal para el colombiano Gerardo Bedoya, un excelso ejecutor quien, increíblemente, pasó por encima del balón. Luego Maximiliano Chanchi Estévez lo puso en juego con un pase hacia atrás para Claudio Úbeda, quien remató con intención de romper el arco rival pero no. La pelota dio en un hombre que estaba en la barrera, el paraguayo Celso Ayala, salió rebotada y dejó descolocado a todo Racing, que se había ido en ataque…

El propio Úbeda quiso capturar el rebote pero Ricardo Ismael Rojas lo anticipó y se fue en velocidad, vio a Cuevas en su corrida desesperada y antes de cruzar la mitad de la cancha le soltó el pase. Pipino tomó el control y encaró contra la figura del arquero de Racing Gustavo Campagnuolo, quien no sabía si salir o quedarse. Se paró en la línea del área grande pero nada pudo hacer, más que caerse, ante la gambeta del delantero, quien se lo quitó de encima y definió con el arco vacío mientas en los micrófonos un inolvidable Atilio Costa Febre hacía añicos su garganta al grito de "hacelo, por Dios hacelo Cuevaaaaas, hacelo Cuevas, tiró, gooooool".

Fue una tarde gloriosa en el Monumental. Emocionante. De puro exorcismo. De gargantas rotas, de locura interminable y un pasillo lleno de periodistas que buscaban a una sola persona: la mamá de Nelson Pipino Cuevas, el autor de uno de los goles más gritados en la historia de River. "¡Ramón, te dije que mi hijo te iba a salvar!", le decía Nidia al riojano, anécdota contada por el propio jugador en una entrevista concedida a Aquella Gran Jugada.

Pipino Cuevas y su mamá, Nidia
Pipino Cuevas y su mamá, Nidia

River ganó 1 a 0 un partido soñado. Quedaban entonces tres fechas por disputarse: el Millonario alcanzó con el triunfo los 37 puntos y sostuvo la distancia de cuatro puntos en la cima que tenía respecto de Racing. Los de Ramón luego perdieron con Lanús por 1 a 0, golearon 5 a 1 a Argentinos y en la última fecha vencieron 3 a 2 a Rosario Central para ser el campeón.

La ficha del partido jugado el 28 de abril de 2002 por la 16° fecha del Torneo Clausura 2002

River: Ángel David Comizzo; Martín Gastón Demichelis, Celso Rafael Ayala, Ricardo Ismael Rojas; Eduardo Germán Coudet, Cristian Raúl Ledesma, Claudio Daniel Husain, Víctor Eduardo Zapata; Esteban Matías Cambiasso, Andrés Nicolás D'Alessandro; Fernando Ezequiel Cavenaghi.
DT: Ramón Ángel Díaz

Racing: Gustavo Jorge Campagnuolo; Martín Ariel Vitali, Gabriel Alejandro Loeschbor, Claudio Fernando Úbeda, Gerardo Alberto Bedoya; Francisco Diego Maciel, Adrián Jesús Bastía, Carlos Andrés Arano; José Manuel Chatruc; Carlos Maximiliano Estévez, Diego Alberto Milito.
DT: Reinaldo Carlos Merlo

Goles: ST 45m. Nelson Cuevas (R).

Cambios: ST 16m. Nelson Rafael Cuevas por Claudio Husain (RP), ST 29m. Juan Pablo Raponi por Víctor Zapata (RP), ST 37m. Ariel Horacio Franco por Eduardo Coudet (RP), ST 37m. César Leonardo Torres por José Chatruc (RC).

Incidencias: ST 44m. Martín Demichelis ocupó el arco tras la roja a Ángel Comizzo.

Árbitro: Daniel Giménez.

Amonestados: PT 10m. Claudio Husain (RP), ST 15m. Carlos Arano (RC), ST 21m. Claudio Ubeda (RC), ST 24m. Adrián Bastía (RC), ST 40m. Ricardo Rojas (RP), ST 44m. Cristian Ledesma (RP).

Expulsados: ST 39m. Adrián Bastía (RC), ST 44m. Ángel David Comizzo (RP).

Cancha: River Plate (Antonio Vespucio Liberti – Monumental).

SEGUÍ LEYENDO EN INFOBAE DEPORTES