Kelly, de 38 años, es un referente en el club (Foto: NA)
Kelly, de 38 años, es un referente en el club (Foto: NA)

Lanús cayó 1-0 ante Aldosivi en su estadio y el resultado provocó la renuncia de Ezequiel Carboni como entrenador del Granate, que aún no ganó en la Superliga: venía de sendos empates 2-2 ante Defensa y Justicia y San Lorenzo.

El gol de Matías Pisano generó que el Kelly, de 38 años, ex mediocampista central y referente del club, se transformara en el primer entrenador en dejar el banco de suplentes en la presente edición del certamen de elite de la Argentina. El director técnico tomó la decisión ante el repudio del público por el presente de Lanús y se lo comunicó en el vestuario a los jugadores y a Nicolás Russo, presidente de la institución.

El Grana venía de quedar eliminado en la Copa Sudamericana, a manos de Junior de Barranquilla, y de la Copa Argentina, frente a Atlético Rafaela, club que milita en la Primera B Nacional. Carboni había asumido el 6 de diciembre de 2017, luego de la salida de Jorge Almirón, que había llevado al club a la final de la Copa Libertadores. Luego, el plantel sufrió una profunda renovación. Y Kelly debió hacerse cargo de la transición.

Lanús será el encargado de abrir la acción de la cuarta fecha de la Superliga ante Argentinos en La Paternal. Según anuncio Nicolás Russo, el equipo será dirigido por un cuerpo técnico interino, encabezado por Rodrigo Acosta, entrenador de la Reserva, y Lucas Rodríguez Pagano. Acosta es ni más ni menos que el hermano de Lautaro, uno de los máximos ídolos del conjunto del Sur del Conurbano, al que se dará el gusto de conducir.

SEGUÍ LEYENDO: