El empate sin goles ante Huracán dejó un sabor amargo en el cuerpo técnico de River. La falta de ocasiones, las oportunidades desperdiciadas y la ausencia de juego colectivo hicieron que Marcelo Gallardo se vaya muy disconforme del Tomás Adolfo Ducó.

"El partido fue horrible. Si hay que jugar feo, hay que jugar feo, porque nosotros no nos podemos resignar a lo que propone el rival. No tengo ni enojo, ni lamento; sólo hago un análisis del partido", dijo ante la prensa el Muñeco con la sinceridad que lo caracteriza.

Su visión sobre el pobre espectáculo que protagonizaron millonarios y quemeros en Parque Patricios continuó bajo la misma sintonía: "Era un partido de 1 a 0, pero si metíamos el penal capaz obligábamos a Huracán a salir más. Sabía que iba a ser un partido feo, porque ellos tienen un equipo que juega largo, a las espaldas de nuestros volantes y el terreno de juego no estaba bien".

Como la temporada recién comienza y la sensación que dejó la igualdad en el Palacio tiene un balance negativo, Gallardo aseguró que hay material para revertir la imagen que dejó en la Superliga. "Tenemos que mejorar. Hay equipo y jugadores para hacerlo. No nos pudimos imponer desde el juego, ni desde el resultado. Es cuestión nuestra ver cómo evolucionamos", enfatizó.

La crudeza de sus palabras completaron la rueda de prensa que brindó al cierre de la noche al asegurar que "River tampoco hizo mucho para poder ganarlo". "Como espectador no me puedo ir contento. Es el fútbol argentino, donde hay equipos que proponen estos partidos", dijo el DT y concluyó con una mirada positiva hacia el fallo de Gonzalo Martínez en el penal que desperdició por encima del travesaño: "Tenemos varios pateadores. Cada uno decide quién patear. Contra Boca el Pity había tomado la decisión y fue gol. Lo importante es que quieran agarrar la pelota para pegarle, si entra o no es una circunstancia".

Seguí leyendo