Tres tapadas fundamentales durante los 80′: dos en la primera etapa y una en la segunda. Seguridad plena en las pelotas aéreas. Y muchísima personalidad en la definición por penales. Jerónimo Pourtau, arquero de Estudiantes, se vistió de héroe en la victoria de Argentina ante Uruguay en las semifinales del torneo de L'Alcúdia: fue el emblema de la resistencia en un conjunto que soportó el asedio charrúa en 50 de los 80′ del tiempo regular por la expulsión de Ayala.

Fue, probablemente, el juego más incómodo en lo que va de la competencia para la Selección Sub 20 que conducen Lionel Scaloni y Pablo Aimar. Uruguay le quitó con mucha presión y dinámica el manejo de la pelota y provocó que a los chicos argentinos se les fuera la pierna en varias oportunidades. En ese contexto, el conjunto dirigido por Fabián Coito contó con las mejores oportunidades de gol. Pero la Albiceleste tuvo a Pourtau.

A los 4 minutos exhibió su agilidad en su mejor intervención: ante un remate de Brian Rodríguez que tenía destino de ángulo, voló y evitó el gol a una mano.

A los 31′, volvió a responder ante una llegada de Laquintana. Y en la segunda parte, ya sobre el epílogo, cuando Argentina apostaba un pleno a los penales, tapó un tiro a quemarropa de Dávila.

Si en los 80′ ya había brillado, faltaban los penales. Y allí no abandonó el cartel de figura. Pourtau contuvo dos de los cuatro remates que le ejecutaron desde los 12 pasos. Dávila, como sucedió con la pelota en movimiento, volvió a ser su víctima. Y también arrojándose abajo y a su derecha, le robó el grito al ingresado Ginella. Luego, Zalazar desvió su intento por arriba del travesaño. Solo Chacón consiguió vulnerarlo.

"Uruguay manejó el juego, nosotros aguantamos el partido y sacamos el resultado adelante con los penales. Ahora estamos en la final", le dijo Pourtau a radio La Red. Nacido el 23 de enero del 2000, el arquerito llegó a Estudiantes en 2006, en Infantiles, y fichó como… delantero. Pero en 2008 ya se calzaba los guantes y empezaba a destacarse por su personalidad.

Tiene un físico envidiable para un arquero (mide 191 centímetros) y pesa 75 kilos. Ya había formado parte de la Selección Sub 19 que terminó cuarta en los Juegos Odesur, que se disputaron en Cochabamba, en junio pasado. Allí, fue Uruguay el que avanzó a la final, eliminando a Argentina. En L'Alcúdia tuvo revancha… Gracias a su participación descollante.

SEGUÍ LEYENDO: