Sólida y concreta. Italiana o "Simeonística", si se quiere. Así comenzaba la crónica del diario español El País sobre la clasificación a la final del Mundial de Francia. Así la referencia, claro, al estilo del equipo francés, marcado por el entrenador Didier Deschamps, que supo ser un mediocampista central de mucha garra, de mucha entrega, pero también tenía que ver con la comunicación de Didier Deschamps con un tal (Antoine) Griezmann, su lugarteniente dentro de la cancha, y entrenado, claro, en el Atlético de Madrid por un tal "Cholo" Simeone.

Del otro lado, decían que (Mauricio) Pochettino es el arma secreta de Inglaterra. ¿Quién lo decía? (Gareth) Southgate, nada menos, el entrenador de Inglaterra. ¿Por qué? Hacía referencia a la influencia del entrenador argentino en los jugadores que no solo nutrieron a Inglaterra en este Mundial, sino a otros equipos. Uno repasa la lista y es impresionante. En Inglaterra, Harry Kane, Dele Alli, (Kieran) Trippier, (Eric) Dier, (Danny) Rose. En Bélgica, (Toby) Alderweireld, (Mousa) Dembele, (Jan) Vertonghen. En Francia, (Hugo) Lloris. Davinson Sánchez en Colombia. Son Heung-min en Corea del Sur, (Christian) Eriksen en Dinamarca. Todos ellos dirigidos por Mauricio Pochettino.

Diego Simeone y Mauricio Pochettino. Hoy en la Argentina todos se llenan la boca con ellos. Son los hombres llamados a salvar al seleccionado argentino. Lo dicen los hinchas, la mayoría por Simeone, claro. Y lo dicen también los dirigentes, los mismos dirigentes, por lo menos no públicamente, que fueron a buscar a Jorge Sampaoli como el salvador, hace poquito más de un año y tuvieron que pagarle un dineral. Porque claro, estaba trabajando Sampaoli, y para que se fuera, tuvieron que ofrecerle un contrato multimillonario de 5 años. Que se rompe. Que se va a romper.

¿En qué condiciones vendrían Simeone y Pochettino hoy al fútbol argentino? Primero, deberían recibir una oferta similar. Segundo, les aseguro, en el contexto actual del fútbol argentino, ellos no irían, de ninguna manera. Demasiadas cosas habría que cambiar para que tipos como Pochettino y como Simeone dirijan al seleccionado argentino de fútbol. Mientras tanto, ellos dos son los grandes influencers de Rusia 2018. No importa que Inglaterra no haya llegado a la final. Ellos dos, Simeone y Pochettino, a su manera, ganaron el Mundial de Rusia.