Las horas previas a la final entre Independiente y Flamengo que definirá al campeón de la Copa Sudamericana en el Estadio Maracaná están repletas de confusión y tensión, con violentos cruces entre facciones de hinchas y la Policía local.

La primera señal de violencia se vivió anoche en la puerta del hotel Hilton de Barra de Tijuca que alberga al plantel de Avellaneda. Hinchas del Rojo y torcedores del Flamengo se tomaron a golpes de puño y se arrojaron vallas ante la ausencia de las fuerzas de seguridad pública.

Horas más tarde, diversos fanáticos argentinos denunciaron en las redes sociales una persecución de torcedores brasileños por las playas de Copacabana. Advirtieron que existía complicidad de la Policía local y señalaron que fueron agredidos por hordas de seguidores del Mengão durante la madrugada.

"Así me dejaron un grupo de 15 o 20 hinchas de Flamengo que me robaron la camiseta. ¿Por qué? Porque les pinto. Porque hicieron una emboscada organizada en Copacabana y la Policía brilló por su ausencia", contó el hincha del Rojo que fue golpeado.

La mañana había comenzado tranquila tras los diversos incidentes en distintos puntos de Río de Janeiro, pero todo se complicó nuevamente cerca del mediodía. Hinchas argentinos tuvieron un tenso cruce con la seguridad del hotel y la Policía local en el lobby del lugar que hospeda al equipo de Ariel Holan.

Si bien no quedó claro si los simpatizantes estaban alojados en este hotel o si se habían acercado a buscar algunas de las 330 entradas extras que consiguió la dirigencia, se vivieron minutos de tensión y la Policía dispersó los incidentes arrojando gas pimienta.

LEA MÁS: