Nishikori venció a Berlocq y es finalista (Télam)
Nishikori venció a Berlocq y es finalista (Télam)

En otra gran demostración de tenis y actitud física, el máximo favorito del Argentina Open, Kei Nishikori, venció a Carlos Berlocq por 4-6, 6-4 y 6-3, y pone por primera vez a un japonés en la final del torneo porteño, que tendrá un campeón de nacionalidad inédita en el certamen.

Por primera vez en la semana, el estadio de la cancha Guillermo Vilas vio sus asientos ocupados en su casi totalidad. Pocos claros, muchos aplausos y el "Gladiador-Gladiador" que bajaba rodando de las tribunas.
Si hasta el mismísimo director de la Selección Argentina de fútbol, Edgardo Bauza –aficionado al tenis-, ocupó uno de los lugares en el palco.

Bauza, en el Buenos Aires Lawn Tennis (EFE)
Bauza, en el Buenos Aires Lawn Tennis (EFE)

La superficie, bastante seca, preanunciaba un partido bajo y rápido, dentro de las aspiraciones de una cancha de polvo de ladrillo. En el primer set se fue cumpliendo con esas previsiones y se fueron poniendo en riesgo el uno al otro de manera alternada, pero sin poder quebrar el servicio del rival.

La gente jugo su rol en el match alentando en todo momento, y así llegó el quiebre en el noveno juego en favor de Berlocq. Sirviendo por el partido, el Gladiador tuvo que exponer todo su repertorio para no ceder y quedarse con el parcial por 6-4, luego de un punto muy bien elaborado detrás de un drop.

El segundo parcial empezó con quiebre de Nishikori, quien tomó rápida ventaja de 3-1, sin embargo, Charly tuvo sus chances de recuperar, pero recién en el séptimo juego pudo hacerse de una de las múltiples oportunidades de las que dispuso. Berlocq siguió minando las posibilidades físicas de su rival jugando ángulos, con mucha intensidad en su juego. O era la superficie o el clima pesado y húmedo lo que hacía notar sus efectos sobre el físico del asiático. Muchos errores no forzados por el lado del cinco del mundo y demasiados riesgos por parte del argentino terminaban con la pelota fuera de la cancha.

El décimo game fue crucial para ambos, pero el que menos se equivocó fue Nishikori y, esta vez, el 6-4 quedó en su poder.

El público prácticamente llenó el estadio (Télam)
El público prácticamente llenó el estadio (Télam)

Las sombras de las tribunas dividían la cancha Guillermo Vilas en mitades simétricas hacia los costados, cuando comenzó el tercer set. A pesar de ello, el clima continuaba pesado. La paridad en el último capítulo comenzó a perderse en el sexto juego, en el momento en que el japonés se hizo cargo del servicio de Berlocq por segunda vez.

Si ambos tenistas fueron considerados por su regularidad, ahora lo eran por su esfuerzo y las ganas de construir una victoria, lo demás quedaba para otro día. De allí, sólo tres juegos duró la esperanza de la gente, y de Berlocq. Nishikori mantuvo su servicio en dos ocasiones y con eso fue suficiente para cumplir con su favoritismo.

Charly se llevará consigo el reconocimiento de la gente y una gran actuación de dos semanas para el recuerdo: Copa Davis y el Argentina Open, dos certámenes a los que entró de última y en los que se convirtió en figura.

Por su parte, el japonés será el primero de su nacionalidad en buscar el título en la Argentina. Enfrentará en la definición a otro debutante de una final en el Buenos Aires, el ucraniano Alexandr Dolgopolov, que llega de vencer en semifinales a Pablo Carreño Busta por 7-5 y 6-2.

Será una definición extraña, sin españoles -después de ocho años consecutivos con presencia ibérica-, sin argentinos –el último fue Mónaco en 2015- y con dos jugadores de nacionalidades que nunca vieron flamear su bandera en la última jornada del Argentina Open.