El Ejército Argentino evacuó a más de 9000 damnificados en las inundaciones que afectaron a Comodoro Rivadavia en 2017. Foto: Gentileza DIMAE.
El Ejército Argentino evacuó a más de 9000 damnificados en las inundaciones que afectaron a Comodoro Rivadavia en 2017. Foto: Gentileza DIMAE.

Corrían los primeros días de abril de 2017 en Comodoro Rivadavia, cuando la ciudad, de un momento a otro, recibió más de 300 mm de agua. Fueron 11 días de lluvias ininterrumpidas, que provocaron más de 9 mil evacuados, y al menos cien mil personas afectadas. La ciudad fue declarada zona de desastre. Fue entonces cuando se activó el flamante protocolo del Sistema Nacional para la Gestión Integral del Riesgo y la Protección Civil (SINAGIR), que, entre otras acciones, implicó la movilización de 1769 efectivos del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea Argentina. Los efectivos llegaron al lugar para asistir a la comunidad con más de 20 vehículos livianos, 114 vehículos pesados, 2 helicópteros y hasta un avión sanitario. Las Fuerzas Armadas participaron en las tareas de evacuación, rescates y en el restablecimiento de caminos.

En febrero de 2018, en Santa Victoria del Este, Salta, la crecida del Río Pilcomayo, causada por precipitaciones que superaron los 200 mm, generó inundaciones que obligaron a evacuar a unas diez mil personas. En esta oportunidad, más de 300 miembros del Ejército Argentino trabajaron codo a codo con distintos organismos municipales y provinciales para asistir a las comunidades locales. Proveyeron a los afectados con 10 carpas-alojamiento y constituyeron un centro de evacuados para más de 450 personas con 7 vehículos livianos y 12 vehículos pesados para tareas de apoyo. El personal del Ejército se encargó de la distribución de donaciones, sirvió comida a los damnificados y realizó evacuaciones en las zonas anegadas.

Comodoro y Santa Victoria son dos ejemplos del accionar de las Fuerzas Armadas en casos de emergencia. El apoyo a la comunidad ante desastres naturales o emergencias es uno de los roles que la Directiva de Política de Defensa Nacional asigna de forma explícita a las Fuerzas en el marco de la reforma de la Defensa anunciada por el gobierno en agosto pasado. Este accionar conjunto con las autoridades civiles está contemplado en la ley 27.287 del Sistema Nacional para la Gestión Integral del Riesgo y la Protección Civil (SINAGIR) creada hace un año y medio.

El buque multipropósito de la Armada asistió a las comunidades ribereñas a lo largo del Río Paraná. Foto: Gentileza DIMAE.
El buque multipropósito de la Armada asistió a las comunidades ribereñas a lo largo del Río Paraná. Foto: Gentileza DIMAE.

Esta ley establece una mayor afectación de todos los medios del Estado Nacional para que estén a disposición ante una emergencia de gran magnitud, y cuando una provincia se declara en emergencia, allí se sale en apoyo.

Para el Secretario de Protección Civil del Ministerio de Seguridad de la Nación, Emilio Renda, SINAGIR es "un sistema que, por primera vez en el país, nos permite pasar de lo reactivo a gestionar de manera integral no solo la respuesta a emergencias y desastres, sino también el trabajo en prevención y recuperación luego de las crisis". Para Renda, la participación de las Fuerzas Armadas en este esquema "es fundamental, por su capacidad logística y su distribución en todo el país".

La Secretaría de Gestión Presupuestaria y Control del Ministerio de Defensa es el organismo político que coordina la asistencia de las Fuerzas Armadas en estos casos. Es conducido por Graciela Villata y cuenta con tres direcciones nacionales que se encargan de la planificación, la coordinación en la emergencia y la prevención. A su vez, trabaja con la Dirección Militar de Asistencia en Emergencias del Comando Operacional de las Fuerzas Armadas (DIMAE).

Se trata del organismo militar que nuclea todo lo referido a la Protección Civil, que como explica su director, el coronel Lucilo Bernabé López Meyer, trabaja sobre tres pilares: el apoyo a la comunidad, la asistencia humanitaria en el exterior y el apoyo humanitario dentro de los límites del territorio nacional. La DIMAE forma parte del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, que es comandado por el teniente general Bari del Valle Sosa y tiene bajo su órbita al Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea.

El procedimiento militar

El primer concepto que rige en el ámbito local para el coronel López Meyer es que el apoyo se resuelve al nivel más bajo posible. Si un municipio tiene un problema, el jefe de Defensa Civil que es el intendente, recurre, si tiene, a la unidad militar más cercana, y el jefe de esa unidad –de la Fuerza que sea–, si puede hacerlo, le presta el apoyo.

Efectivos del Ejército brindaron asistencia a los damnificados en Comodoro Rivadavia. Foto: Gentileza DIMAE.
Efectivos del Ejército brindaron asistencia a los damnificados en Comodoro Rivadavia. Foto: Gentileza DIMAE.

En este caso, si cuenta con los recursos solicitados, el jefe militar actúa, pero con la única obligación de informar que apoyó al municipio siguiendo la cadena de comando, hasta que llega a la DIMAE, que le eleva un parte de situación al comandante operacional de las Fuerzas Armadas, el general de división Carlos Alfredo Pérez Aquino, que responde a su vez al jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, teniente general Bari del Valle Sosa.

El problema se da cuando la unidad de las Fuerzas Armadas más próxima al lugar de la emergencia se ve superada por la magnitud del hecho o no cuenta con los medios para dar respuesta. Allí, el municipio puede pedir el requerimiento directamente al Ministerio de Defensa, y la DINAE se organiza para dar respuesta: "Llegada la necesidad extrema, tenemos a disposición la totalidad del personal de las FF. AA.", agregó el coronel López Meyer.

Campaña Sanitaria Fluvial 2018

El Ministerio de Defensa junto con la DIMAE llevaron a cabo, durante el mes de noviembre, una campaña sanitaria enfocada a asistir a poblaciones ribereñas del Río Paraná. La actividad, que se desarrolló entre el 3 y el 29 de noviembre, fue realizada con dos buques multipropósitos de río, que tiene la Base Naval Zárate de la Armada Argentina. Estas embarcaciones tienen la particularidad de albergar en su cubierta dos contenedores que están preparados como consultorios médicos, odontológicos y oftalmológicos.

El buque multipropósito ARA Ciudad de Zárate está equipado con consultorios médicos en los que se brindó asistencia durante la campaña sanitaria fluvial. Foto: Gentileza DIMAE.
El buque multipropósito ARA Ciudad de Zárate está equipado con consultorios médicos en los que se brindó asistencia durante la campaña sanitaria fluvial. Foto: Gentileza DIMAE.

En esta campaña participaron más de cien efectivos, once médicos de las tres Fuerzas Armadas. Odontólogos, un urólogo, médicos clínicos, un oftalmólogo, un cardiólogo, un ginecólogo, un obstetra, un pediatra, un médico ecografista, y hasta un abogado auditor, viajaron a bordo de las embarcaciones "ARA Ciudad de Rosario" y "ARA Ciudad de Zárate". Recorrieron el Río Paraná de Norte a Sur, pasando por Colonia Cano (Formosa), Puerto Bermejo, Isla Cerrito e Isla Soto (chaco) y General Lavalle (Corrientes), y atendieron a 3936 personas.

En materia de atención oftalmológica, el Ministerio de Defensa les proveyó anteojos con receta y graduación a los pobladores ribereños que viven en lugares muy remotos como islas, en el medio del Río Paraná. Se repartieron 701 pares. Además, en los lugares donde atracó el barco, se dictaron cursos de prevención para establecer protocolos para que, ante el caso de una crecida del río o cualquier hecho que pudiera generar una situación de emergencia, se supiera cómo actuar.

Las Fuerzas Armadas trabajaron con las poblaciones ribereñas en conjunto con el Ministerio de Salud y Desarrollo Social, el Ministerio del Interior, la ANSES, el Ministerio de Seguridad y el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos bajo el programa nacional "El Estado en tu barrio". Un auditor de la Armada brindó asesoramiento legal bajo la guía de un funcionario del Ministerio de Justicia. Además, los ciudadanos pudieron realizar distintos trámites ofrecidos por el Registro Nacional de las Personas.

Brindar atención médica a la población ribereña fue uno de los objetivos de la campaña. Foto: Gentileza DIMAE.
Brindar atención médica a la población ribereña fue uno de los objetivos de la campaña. Foto: Gentileza DIMAE.

En total, durante el desarrollo de la campaña se llevaron a cabo más de cuatro mil atenciones médicas y cinco mil trámites entre ANSES y Registro Nacional de las Personas (RENAPER).

"Nos parece que más que dar respuesta una vez que se produce la emergencia, debemos tratar de evitar que esta se produzca y, en caso de que ocurra, que la respuesta esté disponible en forma inmediata", sintetizó Villata.