La belleza del día: “Retrato de Francesca Vidal”, de Lluïsa Vidal

En tiempos de incertidumbre y angustia, nada mejor que poder disfrutar de imágenes hermosas

“Retrato de Francesca Vidal” (1909), de Lluïsa Vidal
“Retrato de Francesca Vidal” (1909), de Lluïsa Vidal

Francesca y Pau

En la casa que Pau Casals (1876-1973) –destacado violonchelista catalán, considerado el mejor de todos los tiempos– tenía en el Barrio Marítimo de Sant Salvador, en la localidad de El Vendrell, el músico reunió una colección de arte muy personal. Entre esas pinturas se encontraba este Retrato de Francesca Vidal (1909), muy significativo para él, dado que Francesca (1880-1955) había sido una de sus mejores alumnas y una gran compañera durante muchos años, con quien se casó poco antes de que ella muriera.

A comienzos de 1895, el maestro Casals, con sólo 19 años, dio clases de música a la familia Vidal. Así se conocieron el violonchelista y Francesca, quien se casó con Felip Capdevilla, un amigo de su profesor. Cuando en 1920 Pau Casals fundó la Orquestra Pau Casals, nombró tesorero a Capdevila y Francesca se encargaba del archivo. A pesar de enviudar en 1921, ella continuó trabajando, con una fuerte vinculación tanto con la orquesta como con el maestro.

Al estallar la guerra civil española, Casals debió exiliarse y trabajó para ayudar a otros refugiados. En ese tiempo y en las actividades que desarrolló mantuvo siempre una estrecha relación con Francesca Vidal. También compartieron el nuevo hogar, la Villa Colette de Prada, hasta que Francesca enfermó gravemente. El músico avisó a la familia para que se pudieran despedir de ella; se casaron en 1954, y en enero de 1955 Francesca murió. Pocos días después, Pau Casals pidió permiso a las autoridades españolas para ir a Cataluña a enterrarla junto a su madre. En la frontera lo esperaba la guardia civil para acompañarlo a Vendrell; sería la última vez que el maestro visitara su país.

Francesca y Lluïsa

El cuadro, sin embargo, nos habla de una época anterior; en 1909, cuando fue pintado, Francesca se casaba con Felip Capdevilla. El padre de la violonchelista no aprobaba el matrimonio –le negó la dote–, y su hermana Lluïsa Vidal (1976-1918), muy unida a ella, le hizo como regalo de boda un retrato que reflejaba con intensidad su tristeza. La obra, de 171 por 197 centímetros, se encuentra en la Fundación Pau Casals de la localidad de Vendrell, en Barcelona.

Las hermanas eran dos de los doce hijos del reconocido ebanista Francesc Vidal y Mercé Puig, una mujer más instruida de lo habitual en esa época, hija de un músico y compositor de música sacra. Efectivamente, Francesca y Lluïsa se habían formado con el apoyo de una familia cultivada donde –hecho inusual en la época– los doce hijos, tanto los varones como las mujeres, recibían la misma educación. Y esto, que les permitió desarrollar sus talentos, tenía como contrapartida tener que pasar el filtro de un padre exigente y excesivamente controlador.

"Maternidad" (1897), de Lluïsa Vidal
"Maternidad" (1897), de Lluïsa Vidal

De todos modos, tanto el ebanista como su esposa creyeron en la igualdad a la hora de ofrecer a sus hijos e hijas la misma educación, y Lluïsa tomó provecho de esta situación excepcional. Desde pequeña acompañaba a su padre al taller en el que veía trabajar a los artistas y artesanos y pronto despertó en ella la pasión por la pintura.

Siendo todavía una niña, recibió clases de pintura de diferentes artistas que le enseñaron a perfeccionar el arte del dibujo, la pintura y la ilustración. En 1892 viajó a Madrid con su padre. En el Museo del Prado visitó las obras de artistas como Goya o Velázquez, del que pudo copiar una de sus obras. En su proceso de aprendizaje, Lluïsa fue perfeccionando su técnica y acercándose al retrato gracias a las pinturas que realizó a los miembros de su propia familia.

En 1898, con veintidós años, exponía por primera vez su obra públicamente en la IV Exposición de Bellas Artes e Industrias Artísticas de Barcelona. Fue muy bien recibida por la crítica, que definió su obra como muy “viril”, adjetivo con el que pretendían alabar su talento cercano al de un hombre. En pocos meses mostró su obra en otras exposiciones.

En 1901 Lluïsa se trasladó a París para continuar con sus estudios artísticos en la Académie Julian, una prestigiosa escuela de arte en la que podían estudiar las mujeres. Sin embargo, no se adaptó a la mecánica del centro y tras un viaje a Londres, donde entró en contacto con artistas ingleses y disfrutó de los museos de la City, retornó a París y terminó escogiendo la Academia del pintor Georges Humbert como nuevo lugar de estudios. Lluïsa pasaba mucho tiempo en el Louvre, observando y copiando las obras de arte de la gran pinacoteca, o paseando por los jardines parisinos. Además de dedicar su tiempo al arte, entró en contacto con el feminismo que se propagaba con fuerza por aquel entonces en muchos lugares de Europa.

Retrato de Dolors Monserdà (1914), por Lluïsa Vidal
Retrato de Dolors Monserdà (1914), por Lluïsa Vidal

Lluïsa fue la única mujer de su época que se dedicó profesionalmente a la pintura y la única que fue a París a estudiar. Un año después volvía a su Barcelona natal donde continuó con su vida artística. Consiguió independencia económica haciendo retratos a los miembros de la clase acomodada catalana y vendiendo sus ilustraciones a distintas revistas, como Feminal. En ella ilustró cuentos de las mejores escritoras catalanas del momento (Dolors Monserdà, Caterina Albert, Carme Karr, entre otras).

En 1911 abría su propia academia de pintura para jóvenes artistas. En aquellos años, también se involucró con los movimientos feministas de la ciudad, afiliándose al grupo de feministas católicas lideradas por Carme Karr. En ese círculo se movió desde entonces y muchos de sus retratos fueron de las mujeres de este entorno, de su familia y de amigos, como los de Dolors Monserdà o Margarita Xirgu, publicados en junio de 1914 en Feminal. Durante la guerra, entró en contacto con artistas europeos fugitivos que se habían establecido en Cataluña; así, su compromiso social también se extendió hacia los refugiados de la guerra y se convirtió en una activa pacifista formando parte del Comité Femenino Pacifista de Cataluña.

Retrato de Margarita Xirgu (1914), por Lluïsa Vidal
Retrato de Margarita Xirgu (1914), por Lluïsa Vidal

Vidal fue también una excelente pintora de la vida cotidiana enmarcada en el modernismo de principios del siglo XX. En sus lienzos, al óleo o utilizando la técnica de la sanguina, plasmó la realidad de las mujeres de su tiempo retratándolas dentro de sus hogares mientras realizaban tareas típicas de su género, como Maternidad (1897), e inmortalizó momentos populares en escenas al aire libre como fiestas o bailes.

Lluïsa Vidal murió a los 42 años en Barcelona, el 22 de octubre de 1918, víctima de una pandemia de gripe española.

SEGUIR LEYENDO










Últimas Noticias

Los 7 hábitos que no percibimos pero afectan la productividad y generan estrés en el ámbito laboral

En ocasiones las personas se sabotean a sí mismas durante la jornada laboral perdiendo el foco en las tareas lo que incrementa la frustración. Aquí algunas ideas para detectar esos problemas

Su nombre es Nadie y abrió la primera librería del Barrio 31: “Me decían que estaba loco por vender libros acá”

Nadie Huamán Rojas tiene 56 años, es escritor y vecino de la 31. Llegó a la Argentina hace 29 años desde Chosica, Perú, con la esperanza de un nuevo comienzo. Apasionado por la literatura, en 2018 comenzó a recopilar los libros que le vendían los cartoneros, y durante la pandemia se animó a abrir un local debajo de su casa

Perdió un brazo en un accidente, pero se convirtió en sensación del básquetbol de Estados Unidos y sueña con llegar a la NBA

La historia del dominicano Enmanuel Donato, jugador polifuncional de 18 años que a los seis perdió casi todo el brazo izquierdo. Su lucha siguió, brilló en un secundario de Florida, ganó un torneo de volcadas y acaba de recibir una beca universitaria. Su ilusión, igual, va más allá

Localizan una superbacteria que se volvió resistente en la naturaleza y no por el uso de antibióticos

La bacteria MRSA surgió en erizos mucho antes del uso de antibióticos en humanos y ganado, cuya mala utilización es habitualmente señalada como generadora de la resistencia a los fármacos modernos

Cómo detectar si se está teniendo un infarto

Existen una serie de síntomas que son frecuentes en este tipo de cuadros, pero otros no son tan habituales. De qué manera se manifiesta un ataque cardíaco y cómo actuar
MAS NOTICIAS
TE PUEDE INTERESAR