6 libros imprescindibles de Emmanuel Carrère

En esta nota una selección de las obras esenciales del reciente ganador del premio Princesa de Asturias de las Letras

6 libros imprescindibles de Emmanuel Carrère
6 libros imprescindibles de Emmanuel Carrère

El francés Emmanuel Carrère no deja de recibir galardones. Esta vez fue distinguido con el premio Princesa de Asturias de las Letras 2021 por haber construido “una obra personalísima generadora de un nuevo espacio de expresión que borra las fronteras entre la realidad y la ficción”.

Entre los otros premios recibidos en su carrera se encuentran el Grand Prix de l’Imaginaire (1987), Premio Kléber-Haedens (1988), Premio Femina (1995), Premio Renaudot (2011), Premio de la lengua francesa (2011), Europese Literatuurprijs (2013) y Premio de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (2017)

Yoga

En su nuevo libro, el gran periodista y escritor francés narra su descenso a los infiernos de la locura y reflexiona sobre la búsqueda espiritual, el amor y el fracaso de la pareja sorteando un inesperado escollo: el acuerdo judicial por el cual su ex mujer tiene derecho a vetar fragmentos de sus obras que la incluyan.

La novela un relato cautivante en primera persona que está dividido en tres partes que, a su vez, están conformadas por brevísimos capítulos que tienen un título cada uno de ellos. En función del proceso de edición del libro, durante el cual su autor debió recortar escenas, personajes y textos por un singular acuerdo de divorcio, la obra es un texto resiliente que no solo surfea de manera honorable la triste traducción española, sino que es como un puñetazo certero en los argumentos de aquellos que dictaminan el ocaso del estilo literario que lo consagró.

El adversario

Es la novela que marca un quiebre en la narrativa de Carrère. Cuando la familia de Jean-Claude Romand descubrió que no era el médico que durante años pretendió ser, él no dudó en matarlos a todos. A todos: mujer, hijos, padres. Y luego intentó suicidarse, sin conseguirlo. Carrère comenzó a escribir la novela tras entrevistarse con Romand, pero descubrió que frente a semejante tragedia la ficción no funcionaba. El resultado fue El adversario, una obra inscripta en la tradición de A sangre fría de Capote.

Una semana en la nieve

Antes de dedicarse a las “novelas sin ficción” —categoría inventada por Javier Cercas—, Carrère transitaba por el carril tradicional de los novelistas. El último libro que escribió en esa senda fue Una semana en la nieve. En esta historia, un grupo de chicos —el protagonista tiene 8 años— se van de vacaciones a un hotel de montaña. Y, mientras los chicos están aprendiendo a esquiar, René, un chico de un pueblo vecino, desaparece y poco después se revela que fue violado y asesinado. En Una semana la nieve la tragedia está latente y habita en cada uno de los personajes. Esta novela es una gran oportunidad para conocer al Carrère precursor del escritor actual.

Limónov

Novela biográfica o biografía novelada, Limónov hace foco en la historia política de Rusia a partir de un poeta y agitador estrafalario —tan desmesurado que, pese a ser real, parece una invención de la ficción— que fundó un partido nacional bolchevique y hasta llevó adelante un intento de golpe de Estado. Limónov es una larga disquisición sobre la reorganización de Rusia y Europa tras la caída de la URSS.

Una novela rusa

Otra historia con un fuerte sello autobiográfico. Carrère parte de su prehistórico rol de periodista para contar la “aparición” trágica de András Toma, un húngaro que vivió durante casi seis décadas en un manicomio ruso, tras haber sido capturado en la Segunda Guerra Mundial. Pero a medida que avanza en la investigación, Carrère se deja llevar por la trama social antes que por el personaje y comienza a explorar sus propias raíces rusas —su madre y la familia de su madre es rusa, su abuelo había sido un colaboracionista nazi— al punto de convertir el libro en una larga sesión de “psicoanálisis salvaje”. Se dice que la madre, que forma parte de la Academia Francesa de Letras, quiso impedir la publicación del libro. Una novela rusa funciona como una suerte de caldo de cultivo de Limónov.

De vidas ajenas

Esta novela —Carrère dice que es una novela porque, aunque todo lo narrado es real, está escrita con las herramientas de la ficción— funciona como la contracara de El adversario. De vidas ajenas narra el vínculo subterráneo entre dos tragedias que se entremezclan con la biografía del autor. “En cuestión de pocos meses”, explicaba al presentarla a la prensa, “fui testigo de dos de los acontecimientos que más temo en la vida: la muerte de un hijo para sus padres y la muerte de una mujer joven para sus hijas y su marido. Alguien me dijo entonces: ‘Sos escritor, ¿por qué no escribís nuestra historia?’. Era un encargo y lo acepté.”


SEGUIR LEYENDO