Oche Califa deja de ser el director de la Feria del Libro

Con 65 años de edad, el escritor ha decidido jubilarse. “Si bien dejo esta responsabilidad, no abandono mi pertenencia ni mis vínculos afectivos con el mundo del libro”, asegura quien estuvo al frente de la feria durante seis años, pero vinculado a la Fundación El Libro hace más de veinte

Oche Califa (El País)
Oche Califa (El País)

Es oficial: Oche Califa deja de ser el director de la Feria del Libro luego de seis años, pero también el director Institucional y Cultural de la Fundación El Libro (FEL), institución que organiza la gigantesca feria. Con 65 años de edad cumplidos, ha decidido jubilarse. Periodista, editor y autor de libro, sobre todo de literatura infantil y juvenil, se vinculó a la FEL hace veinte años.

“Fueron años muy intensos –aseguró- en los que se multiplicaron las acciones de la FEL en favor de la promoción de la lectura y el libro. De eso doy cuenta en un balance personal, que incluye algunas reflexiones sobre las ferias y la industria del libro. Creo que está de más aclarar que si bien dejo esta responsabilidad, no abandono mi pertenencia ni mis vínculos afectivos con el mundo del libro”.

Tal como lo menciona, durante la gestión de Oche Califa, la FEL duplicó la organización de ferias (pasaron de tres a seis), aumentó las campañas promocionales públicas y los programas culturales propios. También crecieron de manera significativa, con resultados visibles, las gestiones culturales y profesionales ante organismos nacionales e internacionales.

“La capacidad y espíritu innovador de Oche Califa son conocidos en el mundo del libro”, dijo Ariel Granica, Presidente de la Fundación El Libro. “Es fácil verificar que el balance de su gestión es una Fundación que ha multiplicado su actividad y está más cerca de los distintos foros del sector. Al trabajador incansable del libro, que llega en plenitud a los tiempos en los que es posible darse una pausa, nuestra gratitud y los mejores deseos en el camino que comienza a recorrer de aquí en más”.

Con esta salida, la FEL se aboca a la búsqueda para su reemplazo, mientras continúa con su accionar a través de sus ferias y campañas. Especialmente, con la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, frustrada por segundo año consecutivo, como otras acciones públicas, por la pandemia.


SEGUIR LEYENDO