Acusan al filósofo Michel Foucault de haber abusado de niños en Túnez

El escritor francés Guy Sorman describió en su nuevo libro, “Mi diccionario de mierda”, una historia que sucedió durante una visita al filósofo a fines de los ‘60. “Hubo muchos testigos, pero nadie hizo historias así en ese momento. Foucault es como un dios en Francia”, dijo

Michel Foucault (AP)
Michel Foucault (AP)

Michel Foucault, uno de los filósofos más importantes del siglo XX, ha sido acusado de pedófilo por un colega francés, tras narrar una anécdota a partir de la cual asegura que habría tenido relaciones sexuales con niños árabes mientras vivía en Túnez, a finales de la década de 1960.

El economista, periodista, filósofo y autor francés Guy Sorman escribió en un pasaje de su nuevo libro, Mi diccionario de mierda, que había visitado a Foucault con un grupo de amigos en un viaje de vacaciones de Semana Santa al pueblo de Sidi Bou Said, cerca de Túnez, donde vivía el filósofo en 1969. Y allí “los niños pequeños corrían detrás de Foucault diciendo ‘¿y yo? ? llévame, llévame’”, recordó en una entrevista con el diario británico The Sunday Times.

“Tenían ocho, nueve, diez años, les tiraba dinero y les decía: ‘Nos vemos a las 10 de la noche en el lugar habitual’”. De acuerdo a Sorman el lugar era el cementerio local: “Allí hacía el amor en las lápidas con los muchachos. Ni siquiera se ha planteado la cuestión del consentimiento”.

El autor, además, lamentó no haber realizado la denuncia en aquella época, en la policía o la prensa, aunque aseguró que no era el único en estar al tanto de este comportamiento y que se lo protegía por su estatus bajo una mirada colonialista.

Guy Sorman (Charly Díaz Azcué)
Guy Sorman (Charly Díaz Azcué)

“Había periodistas presentes en ese viaje, hubo muchos testigos, pero nadie hizo historias así en ese momento. Foucault fue el rey filósofo. Es como un dios en Francia”.

“Foucault no se habría atrevido a hacer eso en Francia”, agregó, y lo comparó con Paul Gauguin, el pintor impresionista que tuvo sexo con menores a las que pintó en Tahití, y André Gide, novelista que en muchos pasajes de su diario rozan la pedofilia y al que se acusa de un comportamiento similar en Africa. “Hay una dimensión colonial en esto. El imperialismo blanco”.

Y continuó: “Francia todavía no es una democracia, tuvimos la revolución, proclamamos una república, pero todavía hay una aristocracia, es la intelectualidad, y ha tenido un estatus especial. Cualquier cosa servirá. Ahora, el mundo está cambiando repentinamente”.

Por otra parte, comentó que Foucault no debe ser “cancelado”: “Tengo una gran admiración por su trabajo, no estoy invitando a nadie a quemar sus libros, sino simplemente a entender la verdad sobre él y cómo él y algunos de estos filósofos usaron sus argumentos para justificar sus pasiones y deseos”, dijo. “Pensó que sus argumentos le daban permiso para hacer lo que quería”.

Foucault, quien murió en 1984 a los 57 años, fue uno de los primeros intelectuales célebres del siglo XX, autor de obras que continúan vigentes como “Vigilar y castigar”, “Microfísica del poder” y los tomos de Historia de la sexualidad. Además, es recordado por firmar una petición en 1977 para legalizar el sexo con niños de 13 años.

En su biografía más conocida, La pasión de Michel Foucault (1993), James Miller describe su interés en los baños gay y sadomasoquistas de Estados Unidos, pero no menciona sus experiencias sexuales en Túnez.


SEGUIR LEYENDO