Viaje profundo a Xibalbá: los secretos de la Reina Roja del inframundo salen a la luz

Descubierto en 1994, las reliquias culturales tienen finalmente su emplazamiento en el Museo de Sitio de Palenque, Chiapas. La historia

 (Foto: Presidencia)
(Foto: Presidencia)

En 1994 en el “Templo de la Calavera” en Palenque se descubiró la última morada de la “Reina Roja”, mujer de la realeza maya sumida en un sueño sin fin, rodeada de 700 piezas de jade.

Gracias al hallazgo de la Reina Roja, también se ubicaron tres cámaras ocultas y se desveló el ritual maya en el que la gobernante fue honrada bajo un sarcófago de piedra caliza al centro de la habitación. También se dio nota de un psicoducto, que conforme a las creencias de aquel entonces era una salida para el alma, fue a través de él que los arqueólogos introdujeron las primeras cámaras para fotografiar a la misteriosa habitante, misma que también estaba acompañada de dos cuerpos a manera de sacrificio, éstos pertenecientes a una mujer y a un niño.

Este domingo 7 de marzo, la Reina Roja finalmente encontró su morada para ser exhibida en el Museo de Sitio “Alberto Ruz Lhuillier” de Palenque, Chiapas.

(Foto: Presidencia)
(Foto: Presidencia)

Sitio en donde se podrá observar la tumba que fue encontrada en la subestructura del Templo XIII, situado a un lado del Templo de las Inscripciones, en la Gran Plaza del sitio.

“Hay hombre hay hombres y mujeres que no se mueren, que solo cierran los ojos y siguen gobernando con su ejemplo, como la Reina Roja”, indicó Manuel López Obrador, presidente de México, durante el evento. Y recordó el estatus de igualdad entre los mayas, sin distinción de género, donde las mujeres también gobernaron.

 (Foto: Presidencia)
(Foto: Presidencia)

Fueron piezas que fueron exhibidas de julio a septiembre del del 2018 estuvo en el Museo del Templo Mayor, en la Ciudad de México y ahora podrán observarse la piezas en Palanque, Chiapas.

(Foto: Presidencia)
(Foto: Presidencia)

Gracias al hallazgo de la Reina Roja, también se ubicaron tres cámaras ocultas y se desveló el ritual maya en el que la gobernante fue honrada bajo un sarcófago de piedra caliza al centro de la habitación. También se dio nota de un psicoducto, que conforme a las creencias de aquel entonces era una salida para el alma, fue a través de él que los arqueólogos introdujeron las primeras cámaras para fotografiar a la misteriosa habitante, misma que también estaba acompañada de dos cuerpos a manera de sacrificio, éstos pertenecientes a una mujer y a un niño.

(Foto: Presidencia)
(Foto: Presidencia)

Los nobles, en aquella época eran enterrados con sus sirvientes: parecía la escena de un crimen; en un principio se pensó que se trataba de la madre o de la abuela de un rey, aunque gracias a las pruebas de ADN que se le realizaron se supo que no había relación con los cuerpos que se encontraban a su lado.

(Foto: Presidencia)
(Foto: Presidencia)

Hasta el momento la teoría que se sostiene es que se trata de Ix Tz’akbu Ajaw, una soberana que llegó de una ciudad cercana de Palenque para contraer nupcias con Pakal y unir a ambos reinos.

(Foto: Presidencia)
(Foto: Presidencia)

La pieza estuvo expuesta en el Museo Metropolitano de Nueva York y en julio de 2018 comenzó a exhibirse en el Templo Mayor de la Ciudad de México hasta el 9 de septiembre de ese mismo año. Ahora su ajuar está de vuelta a sus tierras como parte de la colección permanente del Museo Arqueológico de Palenque en Chiapas.

(Foto: Presidencia)
(Foto: Presidencia)

SEGUIR LEYENDO