La justicia polaca obliga a dos historiadores a pedir disculpas por una investigación sobre el Holocausto

En una decisión controversial, un tribunal de Varsovia falló que los investigadores Barbara Engelking y Jan Grabowski deberán disculparse por un dato de su libro “Noche sin fin”, que revisa el papel polaco durante la ocupación nazi en la Segunda Guerra Mundial

Barbara Engelking, historiadora del Centro Polaco de Investigación del Holocausto en Varsovia, y Jan Grabowski, profesor de historia en la Universidad de Ottawa, enjuiciados por su libro sobre la historia de Polonia durante el Holocausto
Barbara Engelking, historiadora del Centro Polaco de Investigación del Holocausto en Varsovia, y Jan Grabowski, profesor de historia en la Universidad de Ottawa, enjuiciados por su libro sobre la historia de Polonia durante el Holocausto

Dos historiadores deberán disculparse por un libro que afirma que un poblador polaco entregó judíos a los nazis, dictaminó el martes un tribunal de Varsovia, en un caso que académicos dicen podría afectar la investigación sobre las acciones de los polacos durante la Segunda Guerra Mundial.

Barbara Engelking, historiadora del Centro Polaco de Investigación del Holocausto en Varsovia, y Jan Grabowski, profesor de historia en la Universidad de Ottawa, son enjuiciados por un dato de su investigación histórica Noche sin fin: el destino de los judíos en condados seleccionados de la Polonia ocupada (todavía no disponible en español y a la brevedad saldrá una versión abreviada en inglés), una obra de 1.600 páginas en dos volúmenes. La obra documentó casos de complicidad de polacos católicos durante el Holocausto.

Allí, revelaron que Edward Malinowski, fallecido ex alcalde de la aldea de Malinowo y considerado un héroe por haber ayudado a una judía a mantener su vida cambiándole la identidad, fue también un colaboracionista nazi, a partir de la cita de testigos que lo habían acusado de ser cómplice en la muerte de varias decenas de judíos en la ciudad. La demanda por difamación la realizó la sobrina de Malinowski, Filomena Leszczyńska.

"Noche sin fin: el destino de los judíos en condados seleccionados de la Polonia ocupada," una obra de 1.600 páginas en dos volúmenes
"Noche sin fin: el destino de los judíos en condados seleccionados de la Polonia ocupada," una obra de 1.600 páginas en dos volúmenes

Hoy, el tribunal de Varsovia les ordenó que se disculparan con la sobrina de Malinowski. El fallo ha sido visto como una prueba de fuego de si la investigación independiente del Holocausto es posible bajo el gobierno del partido gobernante nacionalista polaco Ley y Justicia (PiS)

Desde el partido gobernante dijeron que la investigación sobre la complicidad de los polacos en la matanza de judíos en tiempos de guerra deshonra al país. Y para eso lanzaron una ley en 2018, conocida popularmente como “lex Gross”, que tipificó como delito acusar falsamente a la nación polaca de crímenes cometidos por la Alemania nazi.

Los abogados Leszczyńska habían exigido, además, a los autores que pagaran 100.000 zlotys (27.000 dólares). Sin embargo, el tribunal rechazó esto y dictaminó que los autores presentaron una disculpa por escrito por “proporcionar información inexacta”. Engelking y Grabowski anunciaron que apelarán la decisión.

Leszczyńska, de 81 años, cuenta con el apoyo de la Liga Antidifamación, una organización que busca defender “el buen nombre de Polonia”. El grupo afirma que los dos académicos difamaron a un hombre inocente y privaron a la sobrina de sus derechos, incluido el derecho al orgullo y la identidad nacional.

EFE/EPA/ANDRZEJ GRYGIEL/Archivo
EFE/EPA/ANDRZEJ GRYGIEL/Archivo

Leszczyńska dijo que su difunto tío de hecho ayudó a los judíos y señala “omisiones” y “errores metodológicos” que hacen que su tío parezca alguien que traicionó a los judíos ante los alemanes. Según la obra, Malinowski permitió que una mujer judía sobreviviera ayudándola a pasar como no judía. Sin embargo, también se cita el testimonio del sobreviviente diciendo que fue cómplice en la muerte de varias docenas de judíos.

A su favor, cuenta con que Malinowski fue absuelto en 1950 de ser cómplice del asesinato por los alemanes de 18 judíos en un bosque cerca de la aldea de Malinowo en 1943.

Por su parte, los historiadores aseguran que el caso es un intento de desacreditarlos personalmente y disuadir a otros académicos de investigar de manera independiente la verdad sobre el exterminio de judíos en Polonia.

Grabowski, una polaco-canadiense cuyo padre fue un sobreviviente del Holocausto polaco, dijo antes del juicio que “este es un caso del estado polaco contra la libertad de investigación”


Con información de Reuters, AP y Deutsche Welle

SIGA LEYENDO