Diario de la peste 15: El humano número 486

Día a día, el gran escritor portugués y maestro del texto breve busca poesía en el sombrío mar de la cuarentena. Infobae reproducirá sus columnas, que son originalmente publicadas por Expresso y que, traducidas por Paula Abramo, tomarán forma de libro en Interzona

Un hombre camina con un túnel sanitario instalado en las afueras del subterráneo de Escobedo, Nuevo León, México (Julio Cesar AGUILAR / AFP)
Un hombre camina con un túnel sanitario instalado en las afueras del subterráneo de Escobedo, Nuevo León, México (Julio Cesar AGUILAR / AFP)

6 de abril de 2020

El humano número 486 murió en un hospital de Madrid.

Listas de muertos.

Listas de libros elegidos.

Lista de lugares que visitar después de la peste, cuando se ahuyente la ansiedad y no los cuerpos.

Diez páginas en el periódico con retratos de personas con dos fechas.

Jacob Steinberg, poeta israelí: "parecemos esta noche una ciudad que arde".

Necesito gasa para las heridas de humanos y animales y consulto un link.

https://www.mifarma.pt/gasas-suaves-hansaplast-10-uds-85m-x-5cm”.

En los detalles, el link dice lo siguiente:

"Al mirar, los topos indicaron limpiar y reunir heridas."

Más adelante: "Envoltorio estéril individual."

Después, lo decisivo. Modo de empleo:

"Limpie el área circundante cuidadosamente antes de aplicar la mirada."

"Use o cure la mirada Hansaplast para fijar una mirada en ningún lugar."

"Aplique una nueva, creo que menos cabello diariamente."

Todas las instrucciones deberían ser así.

Instrucciones de un loco para otros locos.

Me gustan los traductores automáticos que alcanzan la más elevada estética sin saberlo.

"Limpie el área circundante cuidadosamente antes de aplicar la mirada."

Limpiar bien la superficie de una pata o de un brazo humano.

Limpiar cuidadosamente y después aplicar la mirada.

Con cierta fuerza.

Trato de hacerlo con la pata de Roma.

Una medicina que limpie cuidadosamente el área que hay en torno y después aplique la mirada.

Los antiguos eran hombres que aplicaban la mirada.

No resultaba.

Mi amiga griega me cuenta que hace días, en el campamento para refugiados de Ritsona, una mujer dio positivo en la prueba de coronavirus cuando fue a dar a luz a un hospital público.

Sólo entonces se descubrió que muchos en el campo estaban infectados.

Cuarentena. El bebé revela cosas.

El buen soldado Svejk y la descripción del manicomio:

"un inventor muy instruido (...) que se pasaba la vida sacándose los mocos y sólo decía una vez al día: acabo de inventar la electricidad."

El anuncio delirante y mal traducido de la gasa me hizo recordar a este loco que inventaba la electricidad una vez al día.

Cuando esto se acabe, afuera va a estar lleno de locos, inventores diarios de la electricidad.

En Italia el gobierno aprobó que todos los alumnos pasen de año.

En Suecia se temen miles de muertes por covid-19.

Alguien pregunta: ¿si perdieras el deseo, irías a buscarlo?

¿A dónde?

Alexander Kluge habla de una muñeca "donde los ojos" indican la hora.

Ver la hora exacta por los ojos de la muñeca.

Ver la hora exacta por los ojos de algunos hombres viejos en la televisión.

En ciertos momentos, los relojes parecen dejar de funcionar.

Sólo funcionan los ojos humanos.

En Italia, todos los que van por la calle llevan la hora exacta en los ojos.

En España también.

Y en otros sitios. En Estados Unidos.

Recibo un link: se indica un año y aparecen las canciones más escuchadas en ese período.

Se llama "máquina de nostalgia".

Una máquina colectiva de nostalgia.

Jung explícito en do re mi.

Hago clic en 1986.

La selección es pésima.

De Phil Collins a Samantha Fox.

A veces es mejor perder la memoria: memoria 0.0.

Hace dos días en la India: "Miles de personas en fuga para escapar del hambre".

Las fábricas cerraron, casi todo en cuarentena.

Miles abandonan la capital y regresan a sus pueblos.

Pero no hay autobuses suficientes.

Relatos en The Guardian. Muchos tuvieron que regresar a pie. 200 kilómetros desde Nueva Delhi.

"El camino parecía interminable y mis hijos hacían pequeñas pausas para dormir en el suelo", cuenta Mamta.

Lo único que nos hizo continuar fue el hecho de que no teníamos otro lugar a donde ir, dice Mamta.

Lo único.

"Cada día un renacer más profundo", decía el pintor citando a un maestro.

Al día siguiente, en el mismo sitio, pero más hundido.

Sólo con la cabeza de fuera.

Así se aprende: sólo con la cabeza de fuera.

Boris Johnson está internado en terapia intensiva.

El ministro de Asuntos Exteriores, Dominic Raab, lo va a substituir.

Vuelvo al libro.

"Da cinco pasos hacia adelante y cinco hacia atrás", dice un médico en el manicomio del buen soldado Svejk.

Es una prueba para ver si un hombre está loco o no.

Trato de hacerlo.

Todos deberíamos hacerlo.

Cinco pasos hacia adelante y cinco pasos hacia atrás para ver si acabamos en el mismo sitio.

No acabamos en el mismo sitio.

Ya no es posible acabar en el mismo sitio.

SEGUÍ LEYENDO

Diario de la peste 14: Hoy intercambié mensajes con muchas personas

Diario de la peste 13: ¡Hey, hey, aquí estoy!






MAS NOTICIAS

Te Recomendamos