Conflicto por el despido de 25 guías turísticos del Teatro Colón

La empresa Eternautas (inscripta como Goliardos SRL), contratada por el Estado para desarrollar esta actividad, informó a su personal que “daba de baja” los contratos. Fue el miércoles, día en que entró en vigencia el DNU que prohíbe la desvinculación del personal sin causa. En esta nota, los detalles

(Foto: Adrián Escandar)
(Foto: Adrián Escandar)

“Somos rehenes de una disputa”, dice Matías, del otro lado del teléfono, en diálogo con Infobae Cultura. Es guía del Teatro Colón, o era, porque acaba de ser despedido. Él y 24 compañeros más. Fue ayer, miércoles, ya entrado en vigencia el DNU 329/20 que prohíbe los despidos por sesenta días. Mediante un mail y los posteriores telegramas les llegó la noticia a todos. “Por eso los despidos son ilegales”, sostiene Matías y explica: “Estamos en el medio con una disputa que tiene que ver con que el servicio está tercerizado”.

Efectivamente, el servicio de guías turísticos del Teatro Colón, perteneciente al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, lo lleva a cabo la empresa Eternautas (inscripta como Goliardos SRL) que emplea a 25 trabajadores. El sistema de tercerización es común en el Estado y el Gobierno de la Ciudad hace uso de él. Este modelo contractual implica, según la Organización Internacional del Trabajo, “relaciones triangulares”. De esta forma, el Estado se retira del compromiso de contratar personal y lo hace mediante otra empresa.

El Teatro Colón, dirigido por María Victoria Alcaraz, pertenece a la órbita del Ministerio de Cultura de la Ciudad. Según una fuente del Colón, con la llegada al país de la pandemia y las medidas tomadas por el gobierno para prevenir la propagación del virus, los presupuestos se amoldaron para solventar el gasto extraordinario que tiene el Ministerio de Salud. Así fue como el Estado ha decidido postergar los compromisos que (aún) tiene con empresas tercerizadas de otra índole porque no son considerados “prioritarios”.

(Foto: GCBA)
(Foto: GCBA)

Por su parte, Eternautas, cuyos dueños son Ricardo Watson y Lucas Rentero, esgrime que el Teatro Colón “no realizó los pagos correspondientes a los meses de octubre, noviembre y diciembre de 2019 y enero, febrero y marzo de 2020”. Desde el Colón no lo desmienten, pero afirman que hubo un refinanciamiento del pago de esa deuda y, dada la situación sanitaria, se les ofrecieron cheques para el mes de agosto. En el mail que recibieron los despedidos, la empresa alude que son víctimas, al igual que sus empleados, del Gobierno de la Ciudad.

“Quien nos tiene que pagar es la empresa. No nos incumbe ni nos compete de dónde saca el dinero. Sobre todo porque hay un DNU que impide los despidos”, le dice Matías a Infobae Cultura. Hasta que el Teatro Colón cerró sus puertas, el trabajo de guía se realizó todos los días, de lunes a lunes, tanto en español como en inglés. Cuando se declaró la pandemia, continuaron las guías, pese a que muchos de los que participaban eran turistas que provenían de todas partes del mundo, incluso de países ya para entonces muy afectados.

Hasta el 12 de marzo, día en que el Colón dio de baja todas sus actividades junto con una serie de instituciones públicas, los guías se fueron a sus casas a respetar la cuarentena. La única comunicación que tuvieron con la empresa llegó con el correo electrónico del primero de abril, en que se les informaba que se decidió “dar de baja” sus contratos. ¿Los motivos? “Causas de fuerza mayor por la pandemia epidemiológica”. Los trabajadores siguen en cuarentena pero, pese a todo, están esperando una respuesta.


SEGUÍ LEYENDO



Últimas Noticias

MAS NOTICIAS