El año pasado en Paysandú, ciudad a la Jorge Luis Borges nombra mucho, estaba realizando una gira por mi retiro de los escenarios. Entonces, un funcionario del consulado se acerco y me regaló una antología del gran escritor argentino: Borges Esencial.

El libro se había realizado por los 30 años de la muerte del autor de El Aleph y la edición es de la Real Academia Española (RAE) junto a la Asociación de Academias de la Lengua (ASALE).

Leí el libro el verano pasado, apenas comencé no pude dejarlo hasta llegar al final. Ya había leído a Borges pero nunca había ingresado a su obra de una manera tan abarcativa y, sinceramente, cada vez que abría el libro era ingresar a un de mucha magia.

Su prosa junto a toda su poesía fue un regalo inmenso que disfruté durante todo el verano y puedo decir, sin avergonzarme, que que me dio mucha alegría, la alegría de ser feliz, lo que es un sentimiento divino si, sobre todo, viene de alguien tan universal como Borges, nuestro gran escritor, que nos llena de orgullo a todos los argentinos.

*Iñaki Urlezaga es un ex bailarín clásico, coreógrafo y maestro de ballet y danza

SEGUI LEYENDO