El ojo fotográfico de Ilse Fusková
El ojo fotográfico de Ilse Fusková

"¿Hay muchas lesbianas en la Argentina?, ¿y sospechadas muchas?" La pregunta -que hoy sería alimento de Twitter- la realiza la conductora de TV Mirtha Legrand, en un almuerzo de los '90. La que responde es la fotógrafa Ilse Fusková, quien presenta estos días una muestra en Waldengallery: "Muchas. Pienso que es un gran dolor no poder decirlo abiertamente, porque es como tener una vida dividida, una para afuera y otra en la intimidad".

Aquel programa histórico, en el que se dialogó abiertamente sobre homosexualidad, hoy regresa con mayor fuerza, situado en un momento de recuperación de ciertas personalidades que realizaron, lejos de las cámaras, grandes aportes por los derechos civiles, en especial el de las minorías, y que en muchos casos, sean intelectuales, artísticos o militantes, fueron silenciados. Ya no más.

Su participación en Almorzando es una más de las tantas historias que colocan a Fusková como una referente de los movimientos feministas y lésbicos. Un par de años después, la artista marchaba con otras 249 personas en la primera marcha del orgullo gay. Su presencia no fue casual, ella había sido organizadora del encuentro junto a Carlos Jáuregui. Y hoy, la muestra de waldengallery vuelve a poner el acento en los trabajos de una fotógrafa que mostraba una sensibilidad para revelar, durante los '50, la desigualdad como respuesta al desarrollo y ya en los '80, una postura estética organicista (y militante) a favor de los derechos de las mujeres.

Cuenta la historia que aquel programa de Mirtha anduvo muy bien en el ráting y que esperaban organizar otra mesa del mismo tenor. "Mis compañeras me decían que no vaya, ¡que me iban a decir de todo! No les hice caso. Fue tan impresionante la repercusión que tuve que Mirtha quería repetirlo, pero no la dejaron. El texto de un sacerdote escrito en un diario decía que yo había dicho algo terrible. ¡No me importó! Habíamos instalado el tema", dijo Ilse a Hamartia, en una entrevista.

Fusková fue azafata de Scandinavian Airlines (Gentileza DamiselasEnApuros.blogspot.com)
Fusková fue azafata de Scandinavian Airlines (Gentileza DamiselasEnApuros.blogspot.com)

De azafata a fotógrafa documental

Fusková (Buenos Aires, 1929) ingresó al mundo de las instantáneas y los cuartos oscuros a través del periodismo. Felka —pseudónimo que utilizó para firmar sus primeras capturas— se desempeñaba como azafata y periodista en medios como El Hogar, Chicas, Histonium, Mundo Argentino, Para Tí y Lyra.

Su vida es la de una artista que supo reinventarse, no siguiendo las vanguardias o las tendencias del momento, sino buscando su propio sentir, su propia voz. Esa mutación constante puede verse en un detalle, nada menor y es cómo el que a lo largo de su trayectoria fue modificando su firma: sus primeras imágenes llevaban el nombre Felka a secas; luego -estuvo casada por 30 años y tuvo tres hijos- sería Felka Kornreich; a fines de los 70, antes de divorciarse, fue Ilse Kornreich y luego de la separación eligió el apellido paterno, Ilse Wunche, hasta que finalmente adoptó el actual.

Fusková en 1948
Fusková en 1948

En la planta baja de waldengallery, se pueden apreciar dos series fundacionales de aquellos años '50 en los que su labor fotográfica comenzaba a destacarse. Son, por un lado, seis piezas de la Serie Isla Maciel y otras 7 de la Serie San Telmo.

En la primera, Felka se centra en captar a los niños, donde se destacan expresiones sencillas, tamizadas por la inocencia. La mirada tiene un corte social, de exposición, casi de denuncia si se piensa que más allá de que no son "robadas" desde la distancia, el contexto está allí, la pobreza de los pies descalzos, el orgullo por poseer un barrilete, la ropa gastada de talles más pequeños, que transitan el camino a convertirse en jirones, aunque a ellos no parezca importarle. Las expresiones de desasosiego, la alegría instantánea, la mirada melancólica como si fueran pinturas de Ramón Gómez Cornet, todo está allí.

La Serie Isla Maciel
La Serie Isla Maciel

En la segunda serie, la artista captura pequeños momentos del emblemático barrio porteño, postales que se centran más en los detalles, que revelan más su curiosidad inquieta y el juego con la forma y la luz, por sobre el concepto. Ventanas rotas, largos pasillos que llevan hacia algún lugar no revelado o una escultura, allí, con esa soledad de soledades, de una pieza de arte que es en sí una excusa para otra.

La libertad de pasear sola, tal el nombre de la muestra, revela esa transición, la de una mujer que a partir de su profesión comienza a desandar una ciudad que se abre, que se revela. La curadora de la muestra, María Laura Rosa, conoce como pocos (quizá como nadie) la obra y la vida de Fusková. En ella basó su tesis doctoral y fue parte de su libro Legados de libertad: el arte feminista en la efervescencia democrática (Biblos, 2014), además de haber curado otras muestras con obra de Felka.

“Hombre y niño frente a la casa”, de la serie San Telmo, 1956
“Hombre y niño frente a la casa”, de la serie San Telmo, 1956

A fines de los '40, Fusková abandonó su trabajo como azafata y comenzó a trabajar en la Revista Chicas, dirigida por el playboy argentino Divito, padre de la masiva Rico Tipo. Eran años en que la bohemia se concentraba en la zona de Retiro, que vibraba por sus galerías de arte, el café del Florida Garden, el Instituto de Arte Moderno, el teatro Los Independientes o la redacción de la Revista Sur, lo que significaba un devenir constante de artistas, intelectuales y estudiantes, entre otros.

De su relación con el mundo del arte

La muestra presenta 26 retratos de figuras de la cultura
La muestra presenta 26 retratos de figuras de la cultura

"Ilse era una mujer de los 50, que pasea libremente por la ciudad de Buenos Aires, algo que todavía no era muy frecuente, pero tampoco muy extraño. Ella escribe entonces en la Revista Chicas y a partir del '51 ya tomaba fotografías. Ese caminar libre, favorecido en parte por su labor de reportera, la lleva a capturar de manera poética a personas simples, generando un contraste entre la riqueza cultural y aquellos que quedaron en los márgenes", explicó Rosa a Infobae Cultura.

En uno de aquellos paseos por el corazón de la ciudad conoció a quien se convertiría en una persona fundamental en su vida, el artista Alberto Greco. Cuenta Ilse en una entrevista que él se le acercó para preguntarle si ella era Felka y que a partir de aquel encuentro no se separaron, hasta que él partió hacia París. En la exposición, esta cercanía con Greco se reproduce en tres imágenes: en una él está con su familia, en otra con Isabel Molinero y en la tercera en su atelier.

Alberto Greco, por Ilse Fusková
Alberto Greco, por Ilse Fusková

"Ella fue reportera y ya había tomado fotografías antes de Alberto Greco. Aunque conocerlo le posibilita llegar a personajes del ámbito de la cultura, pero ya había retratos por San Telmo y la Isla Maciel". Y es que en la muestra de waldengallery además se puede apreciar más de 20 fotos de personas relacionadas con la cultura, desde Landrú y Carlos Alonso a Fernando Birri y Beatriz Guido.

"Luego, tuvo una amistad con Horacio Coppola, a quien conoce a través de Greco. También conoce a Grete Stern, pero no estudia con ellos. Su conocimiento del arte fotográfico es autodidacta y surge un poco desde su experiencia gráfica. Con Coppola toma clases pero recién a partir de los '80, cuando forma parte del grupo Imagema, donde tiene un contacto más directo con él, pero no fue por mucho tiempo", agrega la curadora.

Retrato de Beatriz Guido (57), Carlos Alonso en su estudio (58) y Marta Gavensky y Sergio De Cecco en una función de títeres en San Telmo (55)
Retrato de Beatriz Guido (57), Carlos Alonso en su estudio (58) y Marta Gavensky y Sergio De Cecco en una función de títeres en San Telmo (55)

El Zapallo o el paso al arte conceptual y al activismo

"Este andar libre de los '50 alimenta su espíritu activista de los 80 y 90, se conecta con esa militancia posterior durante última dictadura militar y la democracia".

Como en 1947, The Buenos Aires Herald causó un impacto profundo en su vida. La primera vez, cuando aún era una adolescente, leyó un anuncio de búsqueda de azafatas por parte Scandinavian Airlines. En 1978, otra vez un aviso en contratapa, tuvo conocimiento de la revista Persona, una de las primeras publicaciones feministas de Buenos Aires, y a partir de aquella inquietud conoció a María Elena Oddone, fundadora del Movimiento de Liberación Femenina y su arte comenzó a dejar la representación documental y se volcó hacia lo conceptual, con el eje puesto en la mujer.

De la serie “Zapallo”, 1982, fotografía blanco y negro
De la serie “Zapallo”, 1982, fotografía blanco y negro

Así surge su emblemática serie el Zapallo (1982), presente en la muestra de waldengallery, que se expuso en los últimos tiempos de la dictadura en los Talleres Brígida Rubio y en Lugar de Mujer y en la que realiza una analogía biologista entre la fecundidad -representada en las semillas-, lo interior como motor por sobre lo exterior, la forma.

"La del Zapallo es la primera serie de arte específicamente feminista que tuvo Buenos Aires, ya sobre el final de la dictadura. Ella explora la mirada desde una mujer al cuerpo de otra mujer, con un contacto directo con el cuerpo, con la fertilidad femenina y ese jugar con un zapallo cortado a la mitad que remite a formas orgánicas".

Otro momento crucial en su aporte de activismo artístico fue la publicación del primer Cuaderno de existencia lesbiana, en 1987, que llevó adelante junto a Adriana Carrasco, y que fue la piedra basal de difusión sobre un tema del que hasta ese momento no se hablaba y mucho menos publicaba. Hace una poco más de una década, la obra fue reeditada en un solo volumen por la Librería de Mujeres, aunque hallarlo no es sencillo.

Cuaderno de existencia lesbiana (Librería de Mujeres), Amor de mujeres. El lesbianismo en la Argentina, hoy (Planeta) y Legados de libertad: el arte feminista en la efervescencia democrática (Editorial Biblos)
Cuaderno de existencia lesbiana (Librería de Mujeres), Amor de mujeres. El lesbianismo en la Argentina, hoy (Planeta) y Legados de libertad: el arte feminista en la efervescencia democrática (Editorial Biblos)

La serie prohibida

En 1988, como parte de la muestra Mitominas II. Los mitos de la sangre, presentó una serie fotográfica inspirada en el informe de Shere Hite, socióloga y sexóloga estadounidense de origen alemán. Allí, capturaba a una pareja de lesbianas pintando su cuerpo con sangre menstrual.

El escenario fue el Centro Cultural Ciudad de Buenos Aires; en la actualidad Centro Cultural Recoleta, y aún antes de la apertura hubo polémica y la serie de cinco imágenes nunca fue exhibida.

La muestra está compuesta por seis series diferentes y también fotografías y notas de su labor periodística
La muestra está compuesta por seis series diferentes y también fotografías y notas de su labor periodística

Infobae Cultura consultó a la curadora por la ausencia de estas imágenes en la exhibición: "Esta serie fotográfica no se llegó a exponer en el ámbito del arte, pero sí en el feminista. Estaba pensada para la exposición Mitominas II, pero finalmente el grupo decidió que no se expusiera por temor a que las censuraran. Lo anecdótico es que una obra de Liliana Maresca, que era un cristo con una transfusión de sangre, no le hizo ninguna gracia al párroco de la Iglesia del Pilar, que estaba al lado en Recoleta, y terminaron desplazando la obra hacia un espacio no visible". Sin quererlo, Fusková exponía las contradicciones dentro del colectivo lésbico.

En 2016, en la muestra Mitominas, 30 años después, también en el Recoleta, parecía una buena oportunidad para finalmente conocer estas piezas que por mucho tiempo parecieron pertenecer al ámbito de la leyenda. Pero otra vez no fue posible, en esta oportunidad porque una de las modelos que posó para la obras no dio su autorización para que fueran mostradas en público.

"Esas fotografías son un trabajo colectivo, una de las mujeres que posa no quiere que circule por el ambiente del arte. Esas obras están en la casa de Ilse, las he trabajado, y se encuentran en mi libro Legados de libertad en el capítulo dedicado a Ilse. Allí están, pero no se puede mostrarlas, una pena, pero hay que respetar la decisión de la persona que posa", dice Rosa.

Con Claudina Marek coescribió “Amor de mujeres. El lesbianismo en la Argentina, hoy”
Con Claudina Marek coescribió “Amor de mujeres. El lesbianismo en la Argentina, hoy”

De su relación de 22 años con la fallecida activista Claudina Marek surgió Amor de mujeres. El lesbianismo en la Argentina, hoy (Planeta, 1994), en diálogo con Silvia Schmid. Marek fue una de las tantas mujeres que le escribieron luego de haberla visto en el show de Legrand.

En 2008 fue homenajeada en el Primer Encuentro Nacional de Mujeres Lesbianas y Bisexuales de Rosario y en 2015, declarada Ciudadana Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires por la Legislatura porteña, convirtiéndose así en la primera activista lesbiana oficialmente reconocida en el marco de los derechos humanos.

Fusková el día que fue nombrada Ciudadana Ilustre de la Ciudad (Infojus)
Fusková el día que fue nombrada Ciudadana Ilustre de la Ciudad (Infojus)

"Su lucha tenaz por modificar un sistema patriarcal heterosexista que somete a las mujeres y a las lesbianas la eleva a la máxima referencialidad lésbica de nuestro país, ejemplo y estímulo para muchas de las generaciones posteriores", dijeron durante la ceremonia de premiación porteña.

Como en sus fotos de los '50, como en su serie del Zapallo, Fusková siempre reveló un ojo por el compromiso, más allá de la estética, y hoy, pasados los 90 años, pone su energía en campañas contra la contaminación y el respeto por la ecología, dentro del grupo Conciencia Solidaria. Su espíritu, su deseo de avanzar, de luchar por las causas que parecen imposibles sigue vigente. Como su arte.

*Ilse Fusková, la libertad de pasear sola
Waldengallery, Viamonte 452, San Nicolás
De lunes a viernes de 13 a 17 hs
Hasta el 6 de septiembre
Entrada gratuita

SEGUÍ LEYENDO