Hace un año que el artista holando – argentino Dick Verdult, más conocido como Dick El Demasiado, no venía a nuestro país. Su última visita fue también en BAFICI para presentar su documental biográfico dirigido por Luuk Bouwman. En esta oportunidad, llegó para presentar su última producción audiovisual Viva Matanzas, una pieza de ficción que recrea una batalla naval histórica que tuvo lugar en la Bahia de Matanzas, Cuba, en 1628. Una batalla muy singular ya que nadie murió, pero que sin embargo fue fundamental en la liberación de dos continentes, Europa y Latinoamérica.

– ¿Cómo surge la idea de recrear esta batalla?

– En los años 90, fui a Cuba y me encontré con el director de un instituto cultural que me regaló un libro cubano llamado Los holandeses en el Caribe, con una idea muy antieuropea. Ahí me llamó la atención como se recreaba esta batalla que es muy famosa en Holanda, tanto como la de San Lorenzo acá. Pero allá no se sabe mucho de ella, simplemente que se ganó y que se llevaron todo el botín. Al leerlo, creí que me iba a encontrar con escenas heroicas pero no, era todo una decadencia. No murió nadie, pero sin embargo sirvió para liberar a esos dos continentes. Luego me propuse a interpretar las catástrofes como si fueran coreografías ya que considero que en las mismas también hay una organización del movimiento. Algo que había hecho con mi grupo de arte y performance. Fue el núcleo de la película.

Viva Matanzas, de Dick Verdult
Viva Matanzas, de Dick Verdult

– Siendo un artista multidisciplinario, ¿de qué manera pensaste la película?

– Había un guión, pero no uno tradicional por escenas. El mismo relataba las ideas que tenía de los personajes guiar a quiénes iban a interpretarlos. Es algo estratégico para organizar la situación. Involucré a las personas del pueblo de Calanda y Castellote al interior de Aragón para los bailes y coreografías. Quería algo bien basto y bruto como si fuera una tradición ancestral pero en esa región se baila "la jota" que es un baile muy interesante que encajó de maravilla. Mi única ley era que los españoles fueran los elegantes y los holandeses los torpes para contrastar con el final de la batalla. Como gesto diplomático. Cómo los bailarines no eran profesionales, ensayaron durante unos meses en sus tiempos libres. Se filmó en dos fines de semana y en total fueron once días de filmación.

Foto de José Antonio Bielsa Arbiol
Foto de José Antonio Bielsa Arbiol

-¿Qué sentiste al volver a filmar después de tanto tiempo?

– Había descuidado ese oficio. Me estaba centrando más en la performance. Eso se debe a que filmar conlleva mucho tiempo, podés tardar varios años y me daba la sensación de estar atascado en un ascensor por cómo te compenetrás con ese proyecto. Ya me había despedido de esa idea. Volvió en el momento indicado cuando me pude permitir el lujo de, al trabajar en tantos otros proyectos, no sentirme presionado de finalizarlo. De estar bajo tensión. Ahora estoy preparando un largometraje también de ficción. Del cine me gusta el juego de la manipulación, dónde vos tenés a las personas encerradas mirando solamente algo que vos elegís su duración. Además, disfruto mucho el proceso de edición.

-¿Cómo fue la experiencia de mostrarla en el pueblo dónde la filmaste?

– Era la primera vez que la mostraba. Fue increíble. Se realizó en el Ayuntamiento donde todos los que participaron estaban muy expectante en verse en la pantalla grande. Además, se proyectó mi documental. De todos modos, en esos momentos suelo ponerme algo nervioso acerca de la reacción del público ya que en otra obra de teatro o concierto podés cambiar o modificar parte del repertorio según la reacción del público, acá no. Me pasó con el documental de estar viéndolo en las salas y esperar reacciones de los espectadores en determinadas escenas que yo las veía graciosas y que nadie se riera. Es rarísimo, pareciera que bailás con alguien que no sabe.

-¿Qué directores te inspiran?

– Me gusta mucho el cine de Luis Buñuel. Más que nada sus películas mexicanas. Comprendo lo que hacía. Admiro mucho su naturalidad y su bizarrés, donde no había duda de lo que quería hacer. El vivía así. Me identifico mucho en su manera de trabajar que no se basaba en una organización recta y militar sino más bien en fijar objetivos claros. Últimamente, estuve viendo mucho cine vietnamita.

– Sos un músico muy reconocido, uno de los primeros en hacer cumbia, ¿qué rol juega en tu película?

– Es una parte fundamental porque es algo universal que llega a las personas sin importar el idioma. Compuse algunos temas pero tenía un interés particular en usar temas ya conocidos que sabía que funcionarían bien. Como Mecha flan, que canta uno de los protagonistas al comienzo.

Viva Matanzas, de Dick Verdult
Viva Matanzas, de Dick Verdult

– De chico viviste varios años en la Argentina, ¿qué te gusta hacer cada vez que venís de visita?

– Me encanta La Boca, suelo quedarme ahí cada vez que vengo. No suelo ser un turista convencional que va a recorrer museos, prefiero observar a las personas en la calle viviendo su cotidianidad. También, voy mucho a Tigre, me trae muchos recuerdos de mi infancia aunque haya cambiado mucho desde aquellos años. Antes era un paraíso increíble sin casas solamente pescadores y trabajadores cortando naranjas. En esta oportunidad, voy a ir a filmar allá.

Funciones:
Sábado 6 de abril a las 12:45hs | Múltiplex Belgrano – Sala 1
Martes 9 de abril a las 23:30hs | Cine Gaumont – Sala 2
En el marco del Festival, Dick hará un show el Sábado 13 de Abril, 23hs, en Casa Colombo.

Bonus track: DOCUMENTAL: "ES VERDAD PERO NO AQUÍ. LA HISTORIA DE DICK EL DEMASIADO"
Proyeccion + charla: Casa Nacional del Bicentenario Riobamba 985 – Jueves 25 de Abril – 19 hs.

Ficha técnica
Director de fotografía: Luuk Bouwman
Guión y Dirección: Dick Verdult
Edición: Dick Verdult, Maria van Heeswijk
Productor: Dick Verdult
Produccion ejecutiva: Nelly Voorhuis
Compañía: Centro Periferico Internacional
Música: Dick El Demasiado
Sonido: Kees de Groot

SIGA LEYENDO