365 historias que transformaron las costumbres de los porteños

Por Diego Zigiotto 

“365 días en Buenos Aires” (Ediciones B), de Diego M. Zigiotto
“365 días en Buenos Aires” (Ediciones B), de Diego M. Zigiotto

Desde hace más de quince años vengo trabajando con la ciudad de Buenos Aires y su historia. Al principio pensaba que a los porteños quizás no les interesaría conocer secretos y detalles de su ciudad.

A pesar de esa creencia, con mucho miedo, y luego de invertir mis ahorros en una edición de autor, publiqué en 2007 mi primer libro, Las mil y una curiosidades de Buenos Aires. La primera tirada se agotó en dos meses, por lo que pronto tuve ofertas de dos editoriales "de las ligas mayores" para formar parte de su catálogo. Para mi sorpresa, y quizás también para sorpresa de la editorial, la nueva edición, más profesional, se agotó en apenas nueve días. Confirmé entonces que mi creencia era errónea y que no solo la mayoría de los porteños no conocía Buenos Aires a fondo sino que estaban ávidos por descubrirla. Mis miedos iniciales se diluyeron por completo.

Las mil y una curiosidades… va hoy por su duodécima edición y, afortunadamente, se sigue vendiendo. En los años siguientes publiqué otros cuatro libros, siempre sobre la ciudad de Buenos Aires. En diciembre de 2018, hace apenas unos días, salió el sexto, 365 días en Buenos Aires.

Hacía años que me rondaba en la cabeza la idea de publicar una agenda sobre la ciudad. Me imaginaba contar en cada día un hecho destacado que nos hablara de nuestra propia historia. Desconocía, sin embargo, que las agendas tributan IVA, y que como las editoriales no pagan ese impuesto, era demasiado complicado lanzarnos a hacer una con el sello de siempre.
Fue entonces cuando profundicé la idea y me pregunté ¿por qué no hacer un libro con estos hechos? Completar cada día del año con uno o más acontecimientos destacados de la Historia porteña desde su fundación parecía un desafío importante pero sencillo; sin embargo, se fue haciendo cada vez más complejo.

Por ejemplo, ¿vieron que uno piensa que actualmente no pasa nada en el verano? Bueno… quizás pensarían lo mismo en los diarios del siglo XIX o XX. No fue sencillo encontrar hechos trascendentes o curiosos en los meses de enero y febrero. Tuvimos que revolver bibliotecas y hemerotecas hasta encontrar los ansiados hechos para las páginas del nuevo libro. Para chequear fechas que hasta en algunos libros estaban erróneas, para encontrar curiosidades y hasta "perlitas" que lograran invitar al lector a seguir descubriendo Buenos Aires.

Ddiego M. Zigiotto
Ddiego M. Zigiotto

La investigación en las hemerotecas porteñas suele ser una aventura en sí misma… Diarios que faltan, colecciones que se perdieron por la voracidad de los roedores o la humedad de los edificios, microfilmes que se evaporaron, huelgas de personal, o incluso falta de tóner en las impresoras, y varios etcéteras, complicaron la faena.

Auxiliado por mi editora y una colaboradora, la tarea se fue completando. Llevó su tiempo, claro, pero finalmente, el libro tenía todos los días ocupados con hechos relevantes.

Solo restaba escribir: volcar esos miles de datos en las páginas en blanco, para que se transformaran en un libro. No solo tenían que ser hechos… mi idea era mostrar además cómo día a día, año tras año, la ciudad fue creciendo, cómo se fueron transformando las costumbres de los porteños.

En las casi quinientas páginas del libro se alternan así los actos en la Buenos Aires del siglo XVIII por la asunción del rey Carlos III con las marchas del movimiento "Ni una menos", la primera iluminación artificial en la plaza de Mayo con el primer matrimonio de dos mujeres, las inauguraciones más famosas con la historia de un hombre que inventó la máquina de hacer llover.

Lo más hermoso de esta tarea sucede cuando buscando datos para sorprender al lector me sorprendo a mí mismo. Así encontré hechos que desconocía: brotes de enfermedades, naufragios en el Río de la Plata o accidentes de aviación cuyas repercusiones no llegaron hasta nosotros y sin embargo han sido parte de nuestra historia.

Ese es el espíritu de este nuevo libro. El mismo que he tratado de expresar en los cinco anteriores: descubrir nuestro origen. Explorar las calles de empedrado de hace cientos de años, levantar adoquines, pasear por las grandes avenidas, redescubrir monumentos para sentir y comprender por qué esta ciudad en la que vivimos es tan especial. Para emocionarnos los 365 días del año por seguir siendo parte de su historia.

SIGA LEYENDO

"Historia de la guita": relato de esa obsesión argentina llamada dinero

Últimas Noticias

MAS NOTICIAS